noviembre 22, 2021

Subordinación castrense al poder civil

Utopía/Por Eduardo Ibarra Aguirre/Ciudad de México.- Antes del “Imponente desfile por el 111 aniversario de la Revolución” –como cabeceó un diario capitalino–, se pronunciaron dos discursos a cargo del comandante supremo de las fuerzas armadas y del general secretario, quien dijo algo importante en tiempos en que irresponsablemente periodistas venidas a políticas coquetean con mandos militares y los convocan a dar un golpe de Estado. O el esquizofrénico Gilberto Lozano –exempleado de Fomento Económico de México (Oxxo, Coca Cola y parte del Tecnológico de Monterrey)–, que altanero y retrógrada como es llegó al extremo de insinuar la liquidación física del presidente Andrés Manuel.

Son los costos del ejercicio pleno, como nunca, de la libertad de expresión en tiempos de la “dictadura plebiscitaria” (Enrique Krauze) y la saga autoritaria (Roger Bartra), así como de todos los derechos políticos estampados en la Constitución por el Constituyente de Querétaro.
“Porque las fuerzas armadas y la Guardia Nacional tenemos claro que la subordinación al poder civil es norma, responsabilidad y convicción, debido a que la profesión militar jamás contempla aspiraciones políticas, su esencia es otra”, postuló el secretario de la Defensa Nacional, y esto que no es novedoso en boca de un titular de la Sedena adquiere singular importancia en la coyuntura de la polarización política que no por referirla a México es nueva y tampoco deja de ser global, en un tiempo en que el 1% de los habitantes concentra la mayor parte de la riqueza mundial y las mayorías viven en la indigencia, la pobreza extrema y moderada, como fruto del capitalismo salvaje de la última media centuria.

Para Luis Cresencio Sandoval una pieza clave de la narrativa castrense es que la profesión jamás contempla aspiraciones políticas, su esencia es otra y se puede apreciar en las acciones que realizan las tropas.

Acciones que durante el gobierno de la Cuarta Transformación –antes hubo otro que se llamó “Mover a México”, administración que terminó en total descrédito sin que hablaran de “polarización”–, se amplían y ahora contempla también el desfile del 20 de noviembre –disminuido hasta desaparecerlo del calendario cívico por la tecnocracia gobernante de 1982 a 2018–, es sinónimo de militarización, cuando lo que hacen las fuerzas armadas en seguridad pública y nacional, obras de infraestructura y demás, es bajo las órdenes del comandante en jefe, del mando civil al que están obligadas a obedecer y con respaldo en la arquitectura jurídica.

Desobedecer al mando institucional sería una verdadera militarización de la vida mexicana. Es atinada, por ello, la visión del especialista Javier Oliva Posada quien sostiene que presenciamos un fenómeno de visibilización del protagonismo de la milicia. Nada oculto por la acostumbrada hipocresía de la clase política que, entre otras cosas, era jacobina de día y de noche rezaba en la capilla de Los Pinos. Y la llamada militarización para el experto Raúl Benítez Manaut es un fenómeno de los últimos dos siglos.

Finalmente, la entrega de la medalla a la honestidad que es un símbolo que representa la integridad, confianza, valentía e identidad del pueblo de México, por el comandante supremo al general secretario y al almirante secretario, misma que es otorgada a los servidores públicos cuya honradez y honestidad brindadas a la población constituyen un ejemplo del compromiso hacia nuestro país, es un hecho que revela la apreciación que tiene el presidente que mejor simboliza la honestidad y honradez en el poder político.

Acuse de recibo

Para Moisés Edwin Barreda, periodista y editor, es “Fabulosa e importante columna, mi estimado Ibarra. Deja muy clara la mala fe del tal Córdova, chivo que tiene rato de salvar las trancas, o de frecuentes fugas del corral. Atinadísima la referencia al ministro Zaldívar para subrayar la mala fe y lo trasnochado de ese sujeto, que no sé por qué artes continúa en el cargo del que hace rato debió ser desechado, dada la tenacidad con que pone rocas en el camino a la 4T. Claro, está obligado a ello porque la chambita que tiene se la debe a la oligarquía. Por muy órgano desconcentrado que sea, se debe hacer auditoría al INE. Se debe promover que el Congreso tome cartas en el asunto.” https://indicepolitico.com/el-derrochador-ine-y-la-suprema-corte/ (…) Margarita (Margara, la llama Teresa Gil) Zavala Gómez del Campo, la candidata presidencial que juraba saber “cómo ganarle a López Obrador” y resultó un completo fiasco, hizo uso de la palabra en la Cámara de Diputados en el debate presupuestal y pontificó lo siguiente: “Y voy a empezar, el Partido Acción Nacional va en contra. Y voy a empezar, digamos, que de la última parte. Nosotros, todos recibimos una modificación y un dictamen, pues me parece además, que con corto tiempo, pero que tiene parte que hace unas reducciones y unas ampliaciones. Bueno, para nosotros no estamos ni de acuerdo con todas las reducciones ni todas las ampliaciones”…
http://www.forumenlinea.com/
https://www.facebook.com/forumenlinea
[email protected]
Twitter@IbarraAguirreEd

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.