Agencias/Ciudad de México.- El incremento de casos de COVID-19 en Tokio alcanzó su punto más alto en dos meses, lo cual casi que garantiza que el gobierno de Japón declarará un nuevo estado de emergencia a partir de la próxima semana y que continuará durante los Juegos Olímpicos de Tokio.

Las aplazadas justas serán inauguradas dentro de dos semanas, el 23 de julio.

El presidente del COI Thomas Bach tiene previsto llegar a Tokio el jueves y cumplirá una cuarentena de tres días en el hotel cinco estrellas del Comité Olímpico Internacional en la capital.

Un nuevo estado de emergencia impediría que hasta los propios japoneses puedan acudir a las competencias. La decisión sobre si se permiten o no espectadores se tomaría el viernes, cuando los organizadores locales se reúnan con el COI y otras entidades.

El cuasi estado de emergencia que rige actualmente debe culminar el domingo.

Tokio reportó 920 nuevos caso el miércoles, en alza con respecto a los 714 del pasado miércoles. Se trata de la mayor cantidad desde los 1,010 del 13 de mayo.

El primer ministro Yoshihide Suga se reunió con sus ministros para analizar las medidas contra el virus y, según versiones de prensa, contempla volver a imponer un estado de emergencia en la capital hasta el 22 de agosto. Los Juegos acaban el 8 de agosto.

Suga no confirmó las versiones, pero resaltó el repunte de casos en Tokio y prometió “hacer todo lo posible para prevenir la propagación de contagios”.

El mandatario indicó que tomará la decisión definitiva el jueves tras consultar con un penal de expertos.

Los espectadores extranjeros fueron vetados hace varios meses atrás. Pero dos semanas atrás, se anunció que las sedes podrían tener una capacidad máxima de 50%, con un techo de 10,000 espectadores.

El aumento de los casos implicaría que las competencias se disputarán sin fans, aunque los patrocinadores y otros invitados tendrían acceso. El entorno sin espectadores también incluiría la ceremonia de apertura en el Estadio Nacional que costó 1,400 millones de dólares.

“Las infecciones se encuentran en su fase de expansión y todos en este país deben entender la gravedad de ello”, dijo el doctor Shigeru Omi, un prominente asesor médico del gobierno.

Los Juegos han seguido adelante, haciendo caso omiso de las recomendaciones de los expertos sanitarios. La insistencia obedece en buena medida a que el aplazamiento de las justas afectó los ingresos del COI. Casi el 75% de lo que el COI factura entra por la venta de los derechos audiovisuales y se calcula que perderían entre 3,000 y 4,000 millones de dólares con una cancelación.

En todo el país, Japón acumula 810,000 casos y casi 14,900 decesos. Apenas el 15% de los japoneses se han vacunado completamente, muy por debajo del 47.4% en Estados Unidos y casi 50% en Gran Bretaña.

https://twitter.com/Tokyo2020es/status/1412735941144424452

El Comité Olímpico Japonés se aliará con la policía para “patrullar” las redes sociales de los atletas nipones y blindar sus cuentas de posibles comentarios de odio por parte de usuarios durante los Juegos Olímpicos de este verano.

El Comité Olímpico Japonés (JOC) trabaja en la creación de un equipo especial, por primera vez y junto a la policía metropolitana de la ciudad anfitriona, para proteger a los 580 atletas olímpicos nacionales de comentarios maliciosos en el ciberespacio, según recogieron este martes los medios locales.

Entre los atletas nipones que acuden a la cita olímpica y han sufrido presiones a través de la red se encuentra la nadadora Rikako Ikee, quien representará a su país tras superar una leucemia.

“Es muy doloroso para una atleta ser golpeada así”, afirmó la popular nadadora nipona en Twitter, haciendo referencia a los mensajes anti-olímpicos recibidos en sus cuentas sociales que la instaban a abandonar la participación en los Juegos de este verano y que denunció el pasado mayo.

La celebración de estos Juegos Olímpicos no cuenta con la aprobación popular japonesa debido a la preocupación por la pandemia y, ante su inminente apertura, en una conferencia a los medios el pasado lunes, el Presidente del Comité Japónes Yasuhiro Yamashita, instó a la ciudadanía a no criticar a los atletas por competir.

El Comité Olímpico Japonés pretende también proteger a los atletas del posible uso indebido de sus imágenes en portales de internet para adultos, especialmente a las mujeres, debido a que recientemente se detectaron fotografías de varias atletas japonesas en sitios web de pornografía, según recoge la televisión local.

La medida es una respuesta ante el aumento, en los últimos años, de mensajes de odio, comentarios difamatorios y ciberacoso en redes sociales en Japón, unas prácticas que desataran grandes críticas en el país en mayo de 2020, tras la muerte de la luchadora japonesa profesional Hana Kimura.

La popular luchadora fue criticada por algunos usuarios en redes sociales durante su paso por un programa de telerrealidad, y su muerte levantó una ola de reacciones contra el ciberacoso.

El propio ministro nipón, Yoshihide Suga, afirmó en su momento que “es importante instruir a los usuarios de Internet en que no deben hacer críticas ofensivas y calumnias”.

https://twitter.com/Tokyo2020es/status/1412698015568220162

Los Juegos Olímpicos de Tokio se perfilan como un evento estrictamente televisivo, si acaso con un puñado de espectadores presentes, cuando sean inaugurados dentro de dos semanas.

El diario japonés Asahi, que citó múltiples fuentes gubernamentales no identificadas, informó el martes que la ceremonia de apertura en el Estadio Nacional — con 68,000 butacas — quedará restringida a invitados especiales (VIP). Las aplazadas justas de verano serán inauguradas el 23 de julio.

Asahi añadió que otros escenarios de magnitud tampoco podrían abrir sus puertas para el público. Sitios más chicos podrían recibir una cierta cantidad de aficionados.

Se prevé que los organizadores de Tokio y el Comité Olímpico Internacional anuncien la política tras una reunión el jueves.

Hace dos semanas, se anunció que las sedes podrían tener una capacidad máxima de 50%, teniendo un techo de 10,000 espectadores. Pero el incremento de los casos de coronavirus en Tokio ha forzado replantear la situación.

El COI embolsa casi el 75% de sus ingresos por los derechos de televisión, y podría generar entre 3,000 y 4,000 millones de dólares en ingresos con unas justas solo para la TV.

Los espectadores extranjeros fueron vetados hace varios meses atrás.

El doctor Shigeru Omi, un prominente asesor médico del gobierno, dijo que la opción con menos riesgo es realizar los Juegos sin público. También calificó de “anormal” celebrar los Juegos durante una pandemia.

Asahi informó que el edicto de competiciones sin espectadores podría aplicarse desde las 9 de la noche y en escenarios amplios donde el 50% de capacidad excede los 5,000.

Los invitados especiales, patrocinadores y otros dignatarios podrán acudir a la ceremonia de apertura y otras sedes, pero Asahi indicó que esas cifras también serán reducidas. El diario señaló que esta “categoría especial” era de 10,000 personas.

El director ejecutivo del comité organizador, Toshiro Muto, dijo hace dos semanas que los VIP podrán ingresar a las sedes — excediendo el límite fijado para público — al estar catalogados como “organizadores” y no espectadores.

“Son muchas las personas involucrados en el COI. Gente relacionada con clientes clave. Y a esa gente se le considera como organizadores de los juegos y no son espectadores”, dijo Muto.

Yoshiro Mori, el expresidente del comité organizador, dijo en una entrevista con la cadena de televisión japonesa TBS que había sugerido la idea de unas competencias sin público a otros dirigentes del gobernante Partido Liberal Democrático.

“Lo que dije fue que debíamos organizar planes en caso de no poder tener público”, señaló.

Mori, un ex primer ministro, renunció hace cinco meses como presidente del comité organizador por unos comentarios considerados como sexistas.

Alrededor de 11,000 atletas olímpicos y paraolímpicos vendrán a Tokio, acompañados por decenas de miles de entrenadores, jueces, dirigentes y periodistas.

La decisión sobre el público podría anunciarse en el mismo día, jueves, que el presidente del COI Thomas Bach llegará a Tokio. Bach pasará su tres primeros días bajo cuarentena en un hotel cinco estrellas de Tokio.

También se espera que el gobierno extienda esta semana un cuasi estado de emergencia, que debería culminar el domingo.

El gobierno de Tokio reportó el martes de 593 casos de coronavirus. Fue el 17mo día seguidos que los casos superaron la cantidad de la semana previa. El sábado, la capital reportó 716 nuevos casos, la mayor cantidad en cinco semanas.

Además, las autoridades de Tokio confirmaron el martes que decidieron sacar el relevo de la antorcha olímpica en todos los tramos que se habían previsto en la capital. Esas etapas iban a comenzar el viernes. La excepción será para eventos en pequeñas islas que están fuera del territorio principal.

https://twitter.com/Tokyo2020es/status/1412667799156281348

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.