Agencias/Ciudad de México.- Las autoridades sanitarias elevaron  a 30 la cifra de muertos en la explosión por un escape de gas en el Hotel Saratoga de La Habana, este domingo.

El Ministerio cubano de Salud Pública (Minsap) actualizó a las 11:30 de la mañana las cifras de esta tragedia que sacudió el viernes el corazón histórico y turístico de la capital cubana.

Entre los fallecidos había cuatro menores de edad y una mujer embarazada. Todos eran de nacionalidad cubana -en su mayoría vecinos de La Habana-, salvo la ciudadana española Cristina López-Cerón Ugarte.

El número total de heridos se elevó por su parte a 84, de los que 24 permanecen hospitalizados, con 19 adultos y cinco menores de edad.

De entre los ingresados en centros médicos, siete personas permanecen en estado crítico y seis califican como graves. Además hay 11 heridos leves.

Entre estos heridos hay una cubano-americana y un español, César Román Santalla, pareja de la española fallecida.

Las tareas de rescate prosiguen sin descanso entre los escombros del hotel Saratoga, más de 48 horas después de la explosión que hizo colapsar una sección del edificio -de siete alturas- y derrumbarse la fachada de las tres plantas inferiores.

Estos esfuerzos se centran en lograr el acceso al doble sótano del edificio, donde se cree que podría haber más personas atrapadas. En esas dos plantas subterráneas había un almacén, tiendas y oficinas de la administración.

Las autoridades han indicado que se buscaba a 19 personas (aunque esta cifra no se ha actualizado al elevar la cifra de fallecidos), de los que 13 eran trabajadores del hotel.

El intendente de La Habana Vieja, Alexis Acosta, indicó en declaraciones que las “acciones de rescate y salvamento” llevan 44 horas en marcha sin pausas.

“En la madrugada se ha trabajado intensamente por poder llegar al sótano del hotel, que era la parte de servicio del hotel donde se encuentran evidentemente los trabajadores que estaban ese día y que aún no han aparecido. Deben estar en esa área”, explicó.

El Gobierno cubano ha avanzado que parece que se trató de un escape de gas, como apuntan las pesquisas preliminares. Una comisión está investigando los hechos.

En el momento de la explosión un camión cisterna de gas licuado estaba aparcado frente al hotel y recargando un depósito del hotel. Se cree que la manguera pudiera tener una fisura.

Díaz-Canel habló ya este viernes de un “lamentable accidente” y descartó que se tratase de “una bomba” o un atentado.

Otros 17 edificios colindantes se vieron afectados por el accidente y en los próximos días se realizará una evaluación técnica a tres bloques y al propio hotel para ver si son “salvables” o es preciso demolerlos.

El Saratoga fue construido en 1880 y desde 1911 funcionaba como un hotel. Su última restauración tuvo lugar en 2005, según medios oficiales.

Con cinco estrellas, el hotel estaba considerado uno de los más lujosos de la ciudad. El establecimiento se encuentra en pleno Paseo del Prado, una de las principales avenidas de La Habana Vieja, en el corazón histórico de la capital cubana, uno de sus grandes reclamos históricos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.