Agencias/Ciudad de México.- Hace un año Elon Musk desveló a través de Twitter, su medio favorito para ofrecer actualizaciones acerca de su vida personal y su compañía Tesla, que había decidido desprenderse de casi todas sus posesiones materiales, lo que incluía las casas que tenía repartidas alrededor del mundo.

En un principio muchos pensaron que se trataba de otra de sus ocurrencias que acabaría quedando olvidada, pero en los meses siguientes el empresario fue desprendiéndose poco a poco de su impresionante portafolio inmobiliario, valorado en 100 millones de dólares, y este lunes ha anunciado que venderá la última de sus propiedades: una mansión de nueve habitaciones en San Francisco que él mismo ha definido como un ‘lugar especial’ y que sacó al mercado el pasado noviembre solo para apresurarse a retirarla poco después.

Hasta ahora, Musk solía alquilarla para diferentes eventos, pero espera encontrar una gran familia dispuesta a desembolsar los 37,5 millones de dólares que pedía inicialmente por la vivienda para convertirla en su hogar.

El fundador de Tesla, que planea alquilar su próxima casa, cree que librarse de la mayor parte de sus pertenencias, a excepción de su ropa, le ayudará a sentirse ‘menos abrumado’ y le permitirá distanciarse de los estigmas asociados a los multimillonarios como él por todos los lujos de los que suelen rodearse.

Hace más de un año, Musk, de 49 años, anunció por primera vez que planeaba vender sus casas y la mayoría de sus posesiones como una forma de mitigar las constantes críticas sobre su riqueza, ya que llegó a ser la persona más rica del mundo en el pico de valor de las acciones de su automovilística eléctrica. En cuestión de días tras su promesa, puso dos de sus propiedades de California a la venta.

La semana pasada, ProPublica destapó que Musk, el director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, y el presidente de Berkshire Hathaway, Warren Buffett, han pagado cifras ridículas en concepto de IRPF en relación con sus enormes riquezas, citando datos filtrados del Servicio de Impuestos Internos de EEUU (IRS, por sus siglas en inglés) sobre las declaraciones de miles de los estadounidenses más ricos. Musk no pagó impuestos en 2018 y, en 2015 y 2017, pagó menos de 70.000 dólares, según el informe.

Tras el informe de ProPublica, Musk tuiteó que seguirá pagando impuestos a la renta en California en proporción al tiempo que esté en el estado, que, según dijo, será significativo. De todas formas, Musk se mudó a Texas el año pasado, y ahora vive en un piso de unos 50,000 dólares alquilado a SpaceX, su empresa aeroespacial, en medio de su planta de montaje y despegue.

Comentarios desactivados en Vende Elon Musk su última mansión en San Francisco