Agencia/Ciudad de México.- Vanderson Chaves ha tenido que lidiar con toda clase de desafíos durante más de una década como esgrimista paralímpico, pero nada como las masivas inundaciones en el estado de Rio Grande do Sul.

El agua se llevó su equipamiento, docenas de medallas, su pasaporte y quizás comprometa su participación en los Juegos Olímpicos de París el próximo septiembre.

El apartamento de planta baja de Chaves, que es ideal para alguien en silla de ruedas, se encuentra en una zona elevada de la ciudad de Porto Alegre. Aun así, eso no evitó que se convirtiera en una de las 230,000 personas que tuvieron que ser desalojadas por las inundaciones.

Días después, su casa sigue bajo el agua y lo poco que aún le queda cabe dentro de un auto. Esto ha afectado su salud mental antes de sus próximas dos competencias clave la próxima semana para asegurar su boleto a los Paralímpicos.

“No hay forma de que esto no me afecte. Para competir y entrenar bien, tienes que estar bien psicológicamente. No lo estoy”, le admitió Chaves a The Associated Press en el Gremio Nautico Uniao, un club que se convirtió en refugio para alrededor de 300 personas desde que iniciaron las inundaciones. “Vengo de una zona pobre de Porto Alegre. Todo ha sido más difícil de lograr para mí. Soy de raza negra, tengo una discapacidad y ahora esto”.

El esgrimista participó en los Paralímpicos de Río de Janeiro 2016 y en Tokio en 2021. Por muchos años ha sido uno de los mejores del continente en florete y sable. Necesita sumar unos puntos más en las dos competencias en Sao Paulo para confirmar que irá a París.

Para lograr su boleto, necesita que le donen equipo y realizar un tedioso viaje debido a que el aeropuerto local quedó inundado.

Chaves viajará el martes a Porto Alegre en una camioneta, un trayecto de seis horas y 460 kilómetros. Posteriormente tomará un avión a Sao Paulo para participar en la competencia del próximo jueves. Sus rivales de Argentina y Estados Unidos continuarán entrenando y preparándose para superar al brasileño en la clasificación.

Hay pocas probabilidades de que vuelva a su departamento pronto debido a que hay pronóstico de fuertes lluvias y las autoridades continúan rescatando a sobrevivientes de las fuertes inundaciones que han dejado al menos 100 fallecidos y 130 desaparecidos.

Su entrenador Eduardo Nunes, reconoció que el esgrimista enfrentará problemas que van más allá del estrés mental y el inesperado largo viaje para clasificar.

“Tendrá nuevos guantes. Para un futbolista eso es como tener nuevos botines. Podría resultar en ampollas, los guantes no serán ablandados. Su traje también debe ser ablandando y no tendrá tiempo para eso y acostumbrarse a moverse con él. Esos pequeños detalles lo afectarán. Pero puede superarlo”, advirtió Nunes. “Lo más difícil será la salud mental. Enfocarse en lo que necesita enfocarse”.

Esgrimistas de Brasil y Estados Unidos le ofrecieron ropa y equipo a Chaves. Si consigue su boleto a París, el gobierno brasileño automáticamente le dará más recursos para competir.

También dos remeros de la selección brasileña dejarán de participar en el preolímpico de la categoría y desistirán del sueño de ir a los Juegos de París 2024 para ayudar a los damnificados por las inundaciones en el sur de Brasil, informaron este jueves fuentes deportivas.

Evaldo Becker y Piedro Tuchtenhagen se habían clasificado para la final del preolímpico de remo, que se disputará en Lucerna entre el 19 y 21 de mayo, donde tenían la última oportunidad para asegurar una plaza para los Olímpicos de París 2024.

“En medio de la calamidad que vive Rio Grande do Sul, los atletas de la Selección Brasileña de Remo renunciaron a competir en el Preolímpico para ayudar a rescatar a las víctimas de las inundaciones”, señaló la Confederación Brasileña de Remo en un comunicado.

Los dos remeros están colaborando en acciones de voluntariado, como recolección de ropa y clasificación de alimentos en la sede del club Gremio, en Porto Alegre, la capital del estado de Río Grande do Sul, fronterizo con Uruguay y Argentina, y el más impactado por los temporales.

No obstante, según los remeros han hecho un llamado para que les sean proporcionadas embarcaciones que les permitan ayudar en los rescates en la zona metropolitana de Porto Alegre, que prácticamente está cubierta por las aguas.

“Tenemos guías y material para rescatar a más personas, pero por el momento no tenemos una embarcación para continuar nuestro trabajo”, dijo Alef Fontoura, otro remero de la selección, citado por el Comité Olímpico de Brasil.

En Rio Grande do Sul hay cerca de 1,5 millones de damnificados por las lluvias torrenciales que han causado una destrucción sin precedentes dejando al menos 108 víctimas mortales y un centenar de desaparecidos.

Los remeros se unen a otros deportistas de diversas categorías como fútbol, piragüismo y surf, que han estado trabajando como voluntarios en medio de la tragedia.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.