Agencias, Ciudad de México.- Robinho ingresó al penal de Tremembé, en una zona rural de Brasil donde se espera que cumplirá al menos el 40% de su condena de nueve años por violación.

Las autoridades brasileñas informaron que el retirado futbolista de 40 años de edad pasará los próximos 10 días en soledad en su celda, una medida frecuente por la seguridad de los condenados por violación cuando ingresan.

El código penal de Brasil establece que condenados como Robinho podrían beneficiarse con un régimen de cárcel más flexible por buen comportamiento. El ex del Real Madrid y Manchester City, entre otros clubes, podrá estar elegible para ese estatus en 2027, cuando habrá purgado casi la mitad de su condena.

Tremembé aloja a 430 presos en sus pabellones y se encuentra a 150 kilómetros (93 millas) al noreste de Sao Paulo. Se divide entre prisioneros que deben permanecer a tiempo completo, como es el caso de Robinho, y otros que pueden salir durante el día y regresan para pasar la noche.

El tamaño de las celdas puede variar de entre ocho y 15 metros cuadrados (de 86 a 160 pies cuadrados). Hasta seis prisioneros pueden estar encarcelados en las celdas más grandes, según el gobierno de Sao Paulo. El penal de Tremembé cuenta con canchas de fútbol, una sala ecuménica y una biblioteca en su infraestructura. Sólo se permite visitantes en los fines de semanas, pero los abogados pueden ir y venir durante horas de trabajo.

Robinho, fue sentenciado en Italia a nueve años de prisión por estar vinculado en un abuso sexual grupal en 2013 cuando jugaba con el AC Milan. Italia solicitó su encarcelamiento en su país de origen, ya que se había marchado al momento de ser condenado en 2017.

Brasil no extradita a sus ciudadanos, pero permite el cumplimiento de las sentencias de tribunales extranjeros en su territorio.

Robinho se entregó a la policía. Sin estar esposado, dejó su edificio de apartamentos en Santos, a las afueras de Sao Paulo, en un vehículo policial.

“Les informé que me podían llevar (a la sede de la policía federal”, dijo Robinho en un video divulgado por las autoridades locales. Indicó que sus tres hijos serán cuidados por su madre al cumplir su sentencia.

Horas antes, el Ministro de la Suprema Corte Luiz Fux negó el habeas corpus de Robinho y que le hubiera permitido seguir en libertad hasta que agotara todas sus apelaciones. Apeló ante la Corte Suprema de Brasil piden un nuevo juicio en su país, bajo el argumento de soberanía nacional.

Su abogado, José Eduardo Alckmin, dijo a la prensa que el fallo sobre la apelación deberá conocerse en abril.

Tremembé es un penal conocido por alojado a presos famosos. Tal es el caso de Alexandre Nardoni, quien mató a su hija de seis años al arrojarla del sexto piso de su edificio en 2008; el violador en serie Roger Abdelmassih, un doctor; y uno de los hijos de Pelé, Edson Cholbi do Nascimento, quien fue encontrado culpable de participar en una trama de lavado de dinero.

El primer juez en votar, Francisco Falcão, dijo que Robinho deberá cumplir su sentencia en Brasil. Añadió que el exfutbolista no puede quedar impune, y que una fricción diplomática entre Brasil e Italia podría emerger en caso de que la sentencia no sea ejecutada.

“No hay ningún obstáculo para validar la ejecución de esta sentencia. Fue confirmada por un tribunal en Milán, que es la autoridad competente de este caso”, dijo Falcão. “La condena es definitiva. El acusado no estuvo ausente al ser juzgado en Italia, él estaba representado”.

El juez Raul Araújo, uno de los dos que estuvo en desacuerdo con la mayoría, argumentó que Robinho no puede ser encarcelado en Brasil por un caso en el que fue encontrado culpable en Italia.

La jueza Isabel Gallotti, una de las pocas mujeres en el STJ, se mostró en desacuerdo.

“La sentencia foránea es amplia, bien fundamentada y bien argumentada”, indicó Gallotti.

The court also ruled it will be up to authorities in Santos to decide when and how to jail Robinho.

Robinho reside en Santos, a las afueras de Sao Paulo. Entregó su pasaporte a las autoridades brasileñas en marzo de 2023. Se ha declarado inocente e insiste que sus relaciones sexuales con la mujer en un bar de Milán fueron consensuales.

EL STJ también dictamos que las autoridades de Santos deberán decidir cuándo y cómo encarcelar a Robinho.

El abogado Jacopo Gnocchi, que representa a la víctima, dijo que su clienta está satisfecha con la decisión del STJ.

“Creemos que esta es la justa conclusión del caso que sucedió en Italia, con garantías para toda la defensa que luego fueron encontrados culpables”, dijo Gnocchi a la web brasileña UOL. “Respetamos y entendemos que la constitución brasileña no permite la extradición (de sus ciudadanos), pero eso no cambia el hecho que la sentencia final es justa”.

En un entrevista con TV Record, Robinho aseveró que el racismo tiene la culpa de su sentencia en Italia.

“Jugué sólo cuatro años en Italia y me cansé de las historias de racismo. Desafortunadamente existe hasta ahora. (El caso de violación) fue en 2013 y estamos en 2024. La misma gente que no hace nada contra (el racismo) es la que me sentenció”.

También Robinho recibió elogios del nuevo seleccionador nacional Dorival Júnior en la víspera de un partido amistoso contra Inglaterra en el estadio Wembley. Júnior le dirigió durante una etapa en Santos.

“Robinho fue mi jugador, una persona fantástica. Un profesional superior al promedio”, dijo el técnico en una rueda de prensa. “Es un momento complicado para expresarse. Pienso primero en las familias de los afectados, de las víctimas de estos episodios, que a veces no se hablan. Quedan silenciados porque la gente no tiene una voz”.

La audiencia en la corte acabó con el suspense de una prórroga, ya que aunque la mayoría de los magistrados se pronunció ampliamente a favor del cumplimiento de la condena en Brasil, se produjo un empate en relación a la entrada inmediata de Robinho en prisión o a la posibilidad de que apelara en libertad.

En el último instante, el magistrado Ricardo Villas Bôas Cueva cambió su voto y se formó la mayoría para el cumplimiento inmediato de la condena de cárcel.

Robinho, de 40 años, fue condenado a nueve años de prisión por la Justicia de Italia por su participación en una violación colectiva en Milán en 2013, pero nunca llegó a cumplir la pena debido a que regresó a Brasil, país que prohíbe la extradición de sus nacionales.

Las autoridades italianas solicitaron a la Justicia brasileña que homologase la condena y que, en consecuencia, determinase el encarcelamiento del exfutbolista para que cumpla la pena en su país de origen.

El exdelantero, que surgió como profesional en el Santos de Pelé y jugó en el Real Madrid y también pasó por el Manchester City, fue hallado culpable de participar en una violación colectiva a una joven albanesa en una discoteca de Milán, en su etapa como jugador del AC Milan.

El juez instructor, Francisco Falcão, afirmó que un posible rechazo a la petición de la Justicia italiana significaría una nueva violación a la dignidad de la víctima, ya que el “criminal quedará totalmente impune por la incapacidad de Brasil de volver a juzgar el mismo hecho”.

Dijo igualmente que un rechazo a la petición puede generar una crisis diplomática, ya que Brasil dejaría de cumplir sus compromisos de cooperación, así como un nuevo episodio de descrédito para la Justicia de Brasil, cuya falta de eficacia para sancionar criminales ha sido varias veces condenada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El magistrado explicó en su voto que a la Justicia brasileña no le corresponde revisar la sentencia ya proferida en firme por un tribunal italiano ni abrir un nuevo juicio, sino tan solo revisar si se cumplen todos los requisitos para aceptar la petición de Italia para que el exfutbolista cumpla su pena en Brasil.

“La legislación impide la revisión del mérito de la sentencia. Tan sólo tenemos que determinar si se cumplen los requisitos para la transferencia de la ejecución de la pena”, dijo.

En ese sentido, afirmó que todos los requisitos son atendidos debido a que el condenado se encuentra en Brasil, su sentencia es definitiva y el hecho que originó la condena constituye también un delito en el país.

Desmontó, además, uno por uno, todos los argumentos de la defensa sobre supuestas violaciones a la Constitución que impedirían atender la petición de la Justicia italiana.

Aseguró que si bien no existe un tratado entre Brasil e Italia que permita este procedimiento, el mismo está previsto en tratados internacionales firmados por Brasil como las convenciones de Viena, Palermo y Mérida.

Robinho atrajo la atención nacional en 2002 al liderar a Santos a su primer título nacional desde la era de Pelé a los 18 años. Volvió a consagrarse dos años después al anotar 21 goles en 36 duelos del Brasileirao.

Ganó la Copa Confederaciones de 2005 con Brasil y se fue al Real Madrid, pero no destacó en un equipo que contaba con Ronaldo, Zinedine Zidane y David Beckham. Pasó al City en 2008 y un año después fue acusado de violación tras una salida nocturna en Leeds. La policía no presentó cargos.

Regresó a Santos en 2010 como mentor de Neymar. Ganó la Copa de Brasil y se ganó un lugar como titular con la selección en el Mundial de Sudáfrica 2010. Fichó con el Milan tras el Mundial y ganó el título de la Serie A ese año. Tras el caso de violación volvió a Santos, además de etapas en China y Turquía.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.