Agencias, Ciudad de México.- Un nuevo estudio avala que el agua radiactiva del accidente nuclear de Fukushima no se puede almacenar indefinidamente debido al riesgo continuo de terremotos y tsunamis en la región.

Pero al mismo tiempo alertan –en un artículo de la revista Environmental Science and Technology— que no se sabe lo suficiente sobre los impactos a largo plazo del tritio (el principal radionucleido presente, con una vida media de 12.6 años) para determinar si la liberación de más de un millón de toneladas de agua puede considerarse segura o no.

La fusión de la central eléctrica de Fukushima Daiichi en Japón, provocada por el devastador terremoto y tsunami de marzo de 2011, representa el accidente de energía nuclear más grave del siglo XXI hasta el momento.

Sin embargo, la decisión del gobierno japonés de comenzar a liberar el agua radiactiva almacenada en su interior, decisión aprobada por la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), ha generado debate científico y público, dado su potencial de causar daño ambiental durante las próximas décadas.

Como resultado de la nueva investigación al respecto, liderada por la Universidad de Plymouth, se piden garantías de que se llevarán a cabo monitoreos regulares en diferentes componentes del ecosistema de la región para examinar cualquier impacto que la liberación pueda tener en el medio ambiente.

Los autores también han sugerido que se necesita más evidencia sobre los efectos futuros del tritio en presencia de factores estresantes múltiples y emergentes, como la hipoxia, el aumento de la temperatura del océano y los microplásticos, dado que la contaminación ambiental puede ocurrir en muchas combinaciones.

“El tsunami japonés de 2011 fue devastador para las personas que viven a lo largo de toda esta costa. La presencia de una planta de energía nuclear dentro de la región dejó una amenaza duradera, y este estudio destaca algunos de los complejos desafíos que deben gestionarse y las cuestiones científicas que aún deben abordarse”.

“Al estar en una región propensa a terremotos y tsunamis, existe un peligro obvio simplemente almacenando agua radiactiva allí indefinidamente. Pero según nuestra investigación, no se sabe lo suficiente sobre los impactos del tritio en la salud ambiental y humana para decir que la liberación del tritio agua en el océano es completamente segura”, afirma en un comunicado Awadhesh Jha, profesor de toxicología genética y ecotoxicología y autor correspondiente de la investigación.

El nuevo estudio incluye una revisión de la literatura existente sobre el comportamiento del tritio en el medio ambiente y estudios que han evaluado su impacto en especies individuales.

Esto incluye estudios que han puesto de relieve cómo el tritio puede ser absorbido por los sedimentos y los suelos, lo que genera preocupaciones sobre su posible transferencia al ciclo del agua y la red alimentaria.

También se han realizado investigaciones que muestran que el tritio puede causar daños en el ADN de ciertas especies de peces, lo que podría afectar su aptitud física y reproductiva y, en última instancia, la diversidad genética de una población.

Sin embargo, los investigadores dicen que hay pocos datos disponibles sobre la distribución, el comportamiento y los efectos potenciales del agua tritiada y del tritio ligado orgánicamente y, por lo tanto, evaluar los riesgos generales es casi imposible.

También dicen que la situación de Fukushima no se puede comparar con el accidente de Chernóbil, como han intentado hacer algunas autoridades, dadas las diferentes ubicaciones geográficas de las dos plantas y el hecho de que los impactos ambientales a largo plazo de Chernóbil aún están en debate.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.