Agencias/ Ciudad de México.- Atentados, ultras, ciberataques: Alemania se prepara para hacer frente a todas las amenazas, a un de la Eurocopa-2024, que tendrá lugar con los conflictos en Oriente Medio y en Ucrania como telón de fondo.

El principal objetivo es asegurar la protección de los 2.7 millones de espectadores que se esperan para los partidos, así como los campos base de las 24 selecciones repartidos por todo el país, al igual que los diez estadios que albergarán los 51 partidos, del 14 de junio al 14 de julio.

Las zonas de aficionados podrían acoger hasta 12 millones de personas.

“Desde el inicio la seguridad fue la mayor de nuestras prioridades”, afirmó el exjugador Philipp Lahm, presidente del comité organizador de la competición, en una reciente entrevista a la AFP.

En pocas ocasiones el contexto geopolítico se presentó tan tenso, y la Eurocopa de fútbol, al igual que los posteriores Juegos Olímpicos de París, se hallan en el punto de mira de extremistas y terroristas, ya que ofrecen una tribuna de primer nivel para todo tipo de reivindicaciones.

Alemania estrenará un dispositivo presentado como inédito para este gran evento internacional: todas las naciones que participan en el torneo enviarán expertos -más de 300 en total- que se reunirán en un centro de cooperación internacional de policía (IPCC), en Neuss (oeste).

https://twitter.com/EURO2024/status/1790061626281906282

Su tarea, junto con las autoridades alemanas, la Europol y la UEFA, será vigilar y coordinar el conjunto de las medidas de seguridad desde una inmensa sala de 500 metros cuadrados, equipada de 129 ordenadores y de una pantalla gigante de 40 metros cuadrados.

“Cada país conoce mejor que cualquier otro a sus alborotadores, los expertos extranjeros presentes en Neuss podrán identificarlos más rápidamente”, explicó a la AFP Oliver Strudthoff, director del IPCC.

“Las delegaciones estarán más o menos reforzadas en función del número y de la peligrosidad de sus aficionados. Inglaterra, por ejemplo, tendrá muchos más representantes que Suiza”, añadió.

Sobre el terreno, todos los efectivos serán movilizados: a lo largo de la duración del torneo los policías federales no tendrán derecho a vacaciones.

Durante un mes, Alemania controlará el conjunto de sus fronteras con sus nueve países vecinos. “En los trenes y en las estaciones, la policía federar reforzará visiblemente su presencia”, indicó asimismo un portavoz del ministerio alemán de Interior. Mismo caso en los aeropuertos.

Conocido por sus hooligans, Londres prohibió por su parte el viaje a Alemania de “más de 1.600” aficionados ingleses y galeses considerados violentos.

De las 24 selecciones participantes, Ucrania será objeto de “medidas especiales de protección”, anunció recientemente la ministra alemana de Interior, Nancy Faeser.

Entre 800 y 1,300 agentes de las fuerzas del orden serán desplegados alrededor de los diez estadios del torneo.

https://twitter.com/EURO2024/status/1789995294005825603

Para asegurar las inmediaciones, tres perímetros de seguridad serán instaurados para detectar eventuales armas y explosivos: en un primero se controlará a los vehículos, un segundo para los aficionados a pie, en el que se registrarán sus mochilas, y un tercero en el que los espectadores deberán escanear sus entradas.

Las zonas de aficionados serán también objeto de una vigilancia particular, como la mayor de ellas, en el corazón de Berlín, en la puerta de Brandeburgo, con una capacidad para varias decenas de miles de aficionados.

El peligro podría llegar también del cielo, el ejército alemán, la Bundeswehr, será solicitado a través del centro nacional para la seguridad del espacio aéreo que se halla a 70 kilómetros del IPCC. Y se determinarán zonas de restricción de vuelo para evitar los riesgos de los drones.

“Los grandes eventos deportivos son siempre objetivos potenciales para ataques terroristas”, apunta Johannes Saal, experto en seguridad de la universidad de Lucerna, quien considera que la situación es “muy tensa” en el contexto de la guerra en Gaza, pero también de la amenaza yihadista, siempre presente.

Tres años después, se acabaron las restricciones y se espera la presencia de 2,7 millones de aficionados en los 10 estadios del torneo, desde el partido de inauguración el 14 de junio entre Alemania y Escocia en Múnich a la final un mes después en Berlín.

Las diferentes fases de venta de entradas han sido un éxito, ya fuera a través del sorteo (20 millones de peticiones para 1,2 millones de boletos), los cupos reservados a cada federación o los últimos billetes atribuidos a los más rápidos, lo que ha dejado más de un frustrado.

Más allá de los felices poseedores de boletos, Alemania se prepara para un flujo masivo de aficionados (unos 12 millones según las previsiones) llegados de todos los rincones del continente, que estarán repartidos en las 10 ciudades que organizarán encuentros.

El conflicto en Oriente Medio y el atentado reivindicado por el Estado Islámico (EI) a finales de marzo en Moscú (con 144 muertos), colocan la amenaza islamista como el mayor desafío a superar por los organizadores alemanes.

https://twitter.com/EURO2024/status/1790048484256563564

Para Alemania, el riesgo de atentado islamista “es real y al máximo nivel desde hace tiempo”, indició a finales de noviembre el director de la inteligencia interior (BfV), Thomas Haldenwang.

“Hacemos todos los esfuerzos posibles para detectar a tiempo los planes terroristas islamistas y prevenirlos”, indicó a finales de marzo la ministra alemana del Interior, Nancy Faeser, en una entrevista con el diario Handelsblatt.

La ministra anunció además que durante la duración del torneo se restablecían “temporalmente” los controles en todas sus fronteras.

Un contexto geopolítico que recuerda al que vivió Francia con motivo de la Eurocopa-2016, apenas unos meses después de los atentados de enero y noviembre de 2015 en París y en marzo de 2016 en Bruselas, por la misma célula que atacó el Estadio de Francia y varios puntos de la capital francesa cuatro meses antes.

Finalmente, el torneo continental, que se disputó del 10 de junio al 10 de julio, se celebró sin atentados y en un ambiente festivo.

Los preparativos de la competición están en la buena vía, aprovechando la experiencia germana en la organización del Mundial-2006, con ocho de los 10 estadios repitiendo participación casi dos décadas después.

Deportivamente, la competición comenzará a calentarse rápidamente, ya que a partir de este jueves se irán anunciando las convocatorias de las selecciones nacionales (con 26 jugadores). La anfitriona Alemania lo hará a las 11h00 GMT, Francia unas horas más tarde (18h00 GMT).

Los ‘Blues’, vigentes subcampeones del mundo, figuran entre los grandes favoritos al título, junto con Inglaterra, finalista de la Eurocopa-2021, mientras que Alemania parece haberse recuperado de un año horroroso en 2023 y cuenta sobre todo con el apoyo de su público para luchar por el título.

El jefe de orquesta de la organización del torneo, Philipp Lahm reitera desde hace meses en cada entrevista que concede que el éxito del torneo pasa por un fuerte entusiasmo popular, que sólo puede ocurrir en caso de un buen papel de la ‘Mannschaft’, como ya ocurrió en el Mundial-2006 (tercer puesto).

La final de la Liga de Campeones el 1 de junio en Londres con el Borussia Dortmund (frente al Real Madrid), unos días después de la final de la Europa League con el Bayer Leverkusen (ante el Atalanta), deben servir de calentamiento a los hinchas alemanes para alentar a su selección.

https://twitter.com/EURO2024/status/1788954651326550148

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.