Agencias, Ciudad de México.- Nickelodeon, una de las principales redes de televisión infantil, no ha estado exenta de controversias y acusaciones de abuso. A lo largo de los años, ha habido varios casos de escándalos que han involucrado a figuras prominentes de la red y a empleados. Uno de los casos más notables fue el de Dan Schneider, un prolífico productor y creador de programas para Nickelodeon, que fue acusado de comportamiento inapropiado y abusivo hacia jóvenes actores que trabajaron en sus programas.

El documental de Discovery, Quiet on Set: The Dark Side of Kids TV, lanzado el 17 de marzo, arroja luz sobre la polémica e incluye el testimonio de Drake Bell, quien admitió que a los 15 años fue víctima de abuso sexual en las oficinas de Nickelodeon, mientras estuvo trabajando como actor de televisión. Durante los últimos días, Josh Peck, compañero de Drake en la serie Drake y Josh, ha sido duramente criticado por no emitir opinión sobre el caso de Bell y Nickelodeon. Ahora el actor toma las redes para lanzar un comunicado.

Peck interpretó a Josh Nichols en Drake y Josh, un estudiante torpe y simpático que vive con su hermanastro, Drake. La química entre Peck y su coprotagonista, Bell, contribuyó al éxito del programa. Peck demostró su talento cómico y su habilidad para conectar con el público juvenil. Además de Drake & Josh, Peck participó en otros proyectos de Nickelodeon, incluyendo películas y programas especiales. Esto fue lo que dijo respecto al escándalo de Quiet on Set:

Terminé el documental ‘Quiet On Set’ y me tomó unos días procesarlo. Me comuniqué con Drake en privado, pero quiero brindar mi apoyo a los sobrevivientes que fueron lo suficientemente valientes como para compartir con el mundo sus historias de abuso físico y emocional en los sets de Nickelodeon. Hay que proteger a los niños. Revivir esto públicamente es increíblemente difícil, pero espero que pueda traer sanación para las víctimas y sus familias, así como el cambio necesario en nuestra industria.

El abuso infantil en Hollywood es un tema delicado y preocupante que ha salido a la luz en numerosas ocasiones a lo largo de los años. La industria del entretenimiento, con su glamour y promesas de fama y fortuna, ha sido un terreno fértil para los depredadores que se aprovechan de la vulnerabilidad de los niños y adolescentes que buscan carreras en el cine y la televisión. Estos abusos pueden manifestarse de diversas formas, desde el acoso sexual hasta la explotación laboral y emocional, y pueden tener consecuencias devastadoras en la vida de los jóvenes afectados, dejando cicatrices emocionales que perduran mucho tiempo después de que se apagan las luces de la fama.

A pesar de los esfuerzos por mejorar los protocolos de protección infantil en la industria, los casos de abuso siguen surgiendo de manera periódica, revelando la necesidad continua de una vigilancia y acción rigurosas para salvaguardar el bienestar de los jóvenes talentos. La denuncia y el apoyo a las víctimas, así como la rendición de cuentas de los perpetradores, son pasos cruciales para enfrentar este problema y crear un entorno seguro y saludable para las generaciones futuras de artistas en Hollywood.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.