Agencias/Ciudad de México.- Los Panthers de Carolina gastaron más de 150 millones de dólares reestructurando su línea ofensiva y realizaron un canje por el wide receiver Diontae Johnson en un intento por ayudar al quarterback Bryce Young a maximizar su potencial.

Está por verse si esto ayuda o no a que Young dé el paso necesario hacia adelante luego de terminar 2-14 como novato titular en 2023.

Sin embargo, el quarterback de segundo año lució muy emocionado acerca de los cambios organizacionales en este receso previo a la próxima campaña, luego del primer entrenamiento con el nuevo entrenador Dave Canales.

“Es muy bueno tener algunas caras nuevas por aquí”, dijo Young luego del primer día del minicampamento. “Todos están con hambre y son grandes jugadores. … Hay bastantes nuevas ideas, nueva energía y gente nueva. Ahora mismo la misión es que todo eso llegue a cuajar, y que nosotros podamos estar en la misma página enfocados en convertir esto en un equipo ganador”.

Los Panthers invirtieron mucho en Young el año pasado, y es absolutamente vital para su futuro que muestre avances.

Carolina envió a cuatro selecciones de draft y al wide receiver D.J. Moore a los Bears de Chicago para trepar a la primera posición del draft el año pasado y así conseguir a Young, quien ganó el trofeo Heisman de 2021 en Atlanta. Es un movimiento que eventualmente le costó a Carolina la primera selección del draft de la NFL que se realizará esta semana puesto que los Panthers terminaron con marca de 2-15, la peor de la liga.

Carolina no cuenta con un reclutamiento de primera ronda para la noche.

Las complicaciones de Young en Carolina fueron ampliadas por el éxito de C.J. Stroud, que fue seleccionado un puesto debajo de Young por los Texans de Houston.

Young promedió apenas 180 yardas lanzadas por partido con 11 touchdowns y 10 intercepciones.

No ayudó que pasara mayor parte de la temporada bajo presión, capturado en 62 ocasiones – el segundo mayor número en la liga. Young se negó a decir si la constante presión impactó su confianza, y prefirió hablar solamente acerca del futuro.

Sin embargo, el nuevo gerente general Dan Morgan seguramente sintió la necesidad de fortalecer el centro de la línea ofensiva, firmando a los guardias Robert Hunt de los Dolphins en un contrato de cinco años valorado en 100 millones de dólares, y Damian Lewis de los Seahawks en un convenio de cuatro años por 53 millones de dólares.

“Tengo esa mentalidad de adentro hacia afuera”, dijo Canales. “Comienza desde el frente. Siempre he creído eso acerca del fútbol americano. Inicia desde la línea ofensiva y la línea defensiva. Obteniendo esos puestos críticos, ésas fueron las primeras movidas que hicimos”, en la agencia libre.

Morgan también quería más jugadores creativos en el juego aéreo, mediante el canje por Johnson. Hará mancuerna con el veterano de confianza Adam Thielen y la selección de segunda ronda del año pasado Jonathan Mingo.

Canales quiere que Young se desprenda del ovoide en 2,7 segundos o menos, lo cual requiere de resolver en sus progresiones. Young acabó 24to en la liga la temporada pasada con un tiempo promedio de ejecución del lanzamiento de 2,9 segundos, según ESPN Stats e información.

Otra meta es que Young no ponga demasiada presión sobre sí mismo, y que se vuelva más dependiente de sus compañeros de equipo.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.