Agencias/Ciudad de México.- Una estrella enana blanca que completa una rotación completa cada 25 segundos es el objeto de su clase confirmado que gira más rápido, según astrónomos de las universidades de Sheffield y Warwick.

Han establecido el período de giro de la estrella por primera vez, confirmándolo como un ejemplo extremadamente raro de un sistema de hélice magnética: la enana blanca extrae plasma gaseoso de una estrella compañera cercana y lo lanza al espacio a unos 3,000 kilómetros por segundo.

Informado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, es solo la segunda enana blanca de hélice magnética que se ha identificado en más de 70 años gracias a una combinación de instrumentos potentes y sensibles que permitieron a los científicos vislumbrar la estrella veloz.

Una enana blanca es una estrella que ha quemado todo su combustible y se ha desprendido de sus capas externas, y ahora está experimentando un proceso de encogimiento y enfriamiento durante millones de años. La estrella que observó el equipo de Sheffield y Warwick, llamada LAMOST J024048.51 + 195226.9, o J0240 + 1952 para abreviar, tiene el tamaño de la Tierra, pero se cree que es al menos 200,000 veces más masiva. Es parte de un sistema estelar binario y su inmensa gravedad extrae material de su estrella compañera más grande en forma de plasma.

En el pasado, este plasma caía sobre el ecuador de la enana blanca a gran velocidad, proporcionando la energía que le ha dado este giro vertiginoso. En contexto, una rotación del planeta Tierra tarda 24 horas, mientras que el equivalente en J0240 + 1952 es de tan solo 25 segundos. Eso es casi un 20 por ciento más rápido que la enana blanca confirmada con la velocidad de giro más comparable, que completa una rotación en poco más de 29 segundos.

Sin embargo, en algún momento de su historia evolutiva, J0240 + 1952 desarrolló un fuerte campo magnético. El campo magnético actúa como una barrera protectora, lo que hace que la mayor parte del plasma que cae se expulse de la enana blanca. El resto fluirá hacia los polos magnéticos de la estrella. Se acumula en puntos brillantes en la superficie de la estrella y, a medida que estos giran dentro y fuera de la vista, provocan pulsaciones en la luz que los astrónomos observan desde la Tierra, que luego utilizaron para medir la rotación de toda la estrella.

La autora principal, la doctora Ingrid Pelisoli, del Departamento de Física de la Universidad de Warwick, dijo en un comunicado que “J0240 + 1952 habrá completado varias rotaciones en el poco tiempo que la gente tarda en leerlo, es realmente increíble. La rotación es tan rápida que la enana blanca debe tener una masa superior a la media sólo para permanecer unida y no romperse”.

“Está extrayendo material de su estrella compañera debido a su efecto gravitacional, pero a medida que se acerca a la enana blanca, el campo magnético comienza a dominar. Este tipo de gas es altamente conductor y adquiere mucha velocidad en este proceso, lo que lo impulsa lejos de la estrella y hacia el espacio”.

J0240 + 1952 es una de las dos únicas estrellas con este sistema de hélice magnética descubierto en los últimos 70 años. Aunque el material arrojado fuera de la estrella se observó por primera vez en 2020, los astrónomos no habían podido confirmar el giro rápido que es un ingrediente principal de una hélice magnética, ya que los pulsos son demasiado rápidos y tenues para que otros telescopios los observen.

Para visualizar la estrella a esa velocidad por primera vez, el equipo utilizó el instrumento HiPERCAM altamente sensible, que fue diseñado y construido por un consorcio liderado por la Universidad de Sheffield y financiado por una Beca Avanzada del Consejo Europeo de Investigación. HiPERCAM está montado en el telescopio óptico más grande del mundo, el Gran Telescopio Canarias (GTC) de 10,4 metros de diámetro en La Palma, para capturar la mayor cantidad de luz posible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.