Agencias, Ciudad de México.- Ricky Hill hizo las maletas y se alistó para otro cambio de vida. Su próxima parada: Chicago. El exjugador inglés está acostumbrado a hacer sacrificios y viajar lejos para continuar su carrera como entrenador y reconoció que sus esfuerzos han sido obstaculizados por su color de piel.

“Es algo que odio hacer por que el hogar es donde está el corazón”, aseguró Hill sobre dejar a su esposa desde hace 38 años y su madre de 99 años en busca de una oportunidad única.

El racismo permea en el mundo del fútbol. Jugadores han sido objeto de cánticos racistas y abuso online. Aunque la FIFA y la UEFA han tomado medidas para combatir el abuso contra los jugadores, la falta de diversidad en las altas esferas de los clubes más importantes sigue siendo un problema.

“Son dos peleas por igualdad”, le dijo Hill a The Associated Press.

Hill — que creció en los setenta como parte de la primera generación de jugadores negros en Inglaterra — dice que era normal el abuso racista de los aficionados cuando jugaba con Luton Town.

“Escuchabas canciones sobre ti, la gente te escupía”, contó.

Dice que ese racismo le ha obstaculizado en su intento de continuar su carrera como entrenador en la primera división.

De acuerdo con un reporte de Black Footballers Partnership de 2022, el 43% de jugadores de la Liga Premier son de raza negra y sólo el 4% consiguen un puesto de entrenador en el fútbol profesional. Actualmente sólo dos técnicos de la Liga Premier son de raza negra.

La falta de representación no sólo es un problema en Inglaterra. Hay sólo dos entrenadores negros en la primera división de Francia, uno en la Serie A de Italia y ninguno en España y Alemania.

Wilfried Nancy, quien es francés, lanzó su carrera con el CF Montreal en Canadá y ahora está al frente del Columbus Crew, reinante campeón de la MLS. Es el único entrenador de raza negra en la liga de Estados Unidos.

Nancy no sabe por qué persiste este problema.

“Mucha gente como yo, somos competentes, pero no tienen oportunidad para demostrarlo”, admitió.

Hill sigue luchando. En 2022 demandó a la MLS y USL Championship por discriminación, después de que no lo consideraron para ninguna posición a pesar de su trayectoria con los Tampa Bay Rowdies y la liga de Trinidad y Tobago.

Falta de diversidad en las directivas parece ser la raíz del problema.

La Asociación de Fútbol de Inglaterra lanzó un código de diversidad en 2020 y con lo que estableció metas de contratación para contrarrestar la falta de equidad. Pero el reporte más reciente de noviembre sobre representación no refleja la misma diversidad de jugadores. Sólo el 9% de líderes de alto nivel, 11% de operaciones, 16% entrenadores y 9% de técnicos son de raza negra, asiáticos o de raza mixta.

Podrían inspirarse en Estados Unidos en donde la NFL implementó reglas para intentar igualar el campo para la gente de color en posiciones de entrenadores, gerentes generales y ejecutivos con la “Regla Rooney” que requiere que equipos entrevisten a una persona de color para las vacantes de entrenador.

El sistema ha funcionado. El último año cuatro entrenadores de minorías fueron contratados y habrá un récord de nueve entrenadores de color en la temporada 2024.

Un esquema similar se implementó en divisiones inferiores de Inglaterra en 2019, pero la diversidad sigue siendo un problema.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.