Agencias/ Ciudad de México.- El Comité Organizador de Pekín para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 afirmó que por el momento no contempla confinar la capital china ante el reciente aumento de casos de coronavirus registrados en China en los últimos días.

El confinamiento de la ciudad durante la celebración de los Juegos “está de momento descartada”, aseguró Huang Chun, funcionario del Comité Organizador de Pekín 2022, citado por los medios locales.

Según Huang, pese a que la variante ómicron se ha detectado ya en algunas ciudades chinas como Tianjin, a unos 80 kilómetros de Pekín, “la situación está bajo control”.

En Tianjin, las autoridades respondieron a los primeros contagios locales de la variante prohibiendo a los residentes que abandonen la ciudad sin una PCR negativa, y también han iniciado una campaña de pruebas masivas en la que ya han efectuado test a 9 de sus casi 14 millones de habitantes.

“Nos ceñiremos a las medidas de prevención ya planteadas. A menos que haya un gran brote durante el evento, no hay necesidad de ajustarlas. Ahora mismo confinar Pekín no es una opción, pero siempre hay margen de maniobra para cambiar de política si fuera necesario”, anunció Huang.

Los Juegos se celebrarán en sintonía con la estrategia china de ‘cero covid’ y con la amenaza de la contagiosa variante ómicron.

Así, atletas, periodistas y trabajadores llegados del extranjero deberán permanecer aislados en una burbuja sin contacto con el exterior en la que deberán someterse a pruebas diarias de ácido nucleico.

Además, se exigirá una cuarentena previa de 21 días tras llegar a Pekín a aquellos que no estén vacunados.

El sistema de burbujas se pondrá oficialmente en marcha el 23 de enero de 2022 (los Juegos se celebrarán del 4 al 20 de febrero) y terminará al final de los Paralímpicos de Invierno (del 4 al 13 de marzo), aunque ya hay personal trabajando dentro de la burbuja desde el pasado 4 de este mes.

Los Juegos convertirán a la capital china en la primera ciudad en haber albergado citas olímpicas de invierno y de verano, por lo que las autoridades no quieren permitirse ningún error.

Aparte de lo meramente deportivo, la atención estará también puesta en el boicot diplomático a los Juegos anunciado por Estados Unidos y otros países que denuncian abusos contra los derechos humanos por parte de China y en cómo gestionará el país los Juegos de forma que no rompan su burbuja de control total sobre el coronavirus.

China espera tranquilizar a la población y garantizar que la cita olímpica no va a alterar la vida sin covid, relativamente habitual en el país a excepción de algunos rebrotes esporádicos.

Asimismo, la reciente amenaza de ómicron llega a menos de un mes del Año Nuevo Lunar, en el que los chinos tradicionalmente viajan a sus lugares de origen, aunque este año muchas ciudades han recomendado pasar las fiestas en el lugar habitual de residencia para minimizar riesgos.

Estos Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing son traicioneros para los grandes patrocinadores, que intentan mantenerse callados sobre el historial de abuso de derechos humanos de China y salvaguardar los 1,000 millones de dólares que han desembolsado al Comité Olímpico Internacional.

Esta cifra podría alcanzar los 2,000 millones este año. Los patrocinadores incluyen a marcas de prestigio como Coca-Cola, Procter & Gamble, Visa, Toyota, Airbnb y Panasonic.

Los patrocinadores más importantes del COI han quedado entre la espada y la pared debido al boicot diplomático que lidera Estados Unidos, el poder económico que representa China con una población de 1,400 millones y la amenaza de represalias del gobierno de Beijing.

China, por su participó, en un boicot total de los Juegos Olímpicos de Moscú 1980.

“Los patrocinadores tratan de moverse en un margen estrecho, de alcanzar la máxima exposición, pero tampoco ser vistos como muy cercanos a las acciones del gobierno chino”, comentó mediante un correo electrónico Mark Conrad, profesor de legislación deportiva y ética de la Escuela de Administración de Empresas Gabelli de la Universidad Fordham.

El COI propició la tensión al volver a un país en el que los abusos de derechos humanos fueron documentados antes de los Juegos Olímpicos de Verano en 2008.

Las violaciones de los derechos humanos perpetrados contra los uigures musulmanes y otras minorías generan un conflicto con los principios de la Carta Olímpica. El documento consigna que “el deporte estar puesto al servicio del progreso armónico de la humanidad, con el objetivo de promover una sociedad pacífica preocupada con la preservación de la dignidad humana”.

The Associated Press contactó a la mayoría de los patrocinadores olímpicos, pero prácticamente sólo hubo silencio con respecto a sus planes o comentaron que el enfoque estaba en los atletas. Un patrocinador que si respondió, la compañía de servicios financieros Allianz, dijo que estaba “en constante contacto con el COI” y que apoyaba los ideales de los Juegos.

Una persona en contacto con los patrocinadors, y que no fue autorizada para pronunciarse y pidió no ser identificada, señaló que la actitud generalizada, especialmente para los que se enfocan fuera del mercado de China, apunta a no mencionar Beijing y operar con mucha cautela.

“No me sorprende que los patrocinadores se mantengan en silencio”, comentó Dae Hee Kawk, director del Centro de Mercadotecnia Deportiva de la Universidad de Michigan. “Potencialmente podrían perder negocios”.

Están preocupados por una posible represalia. La NBA lo vivió en carne propia en 2019 cuando el entonces gerente general de los Rockets de Houston Daryl Morey apoyó a través de Twitter las protestas pro democracia en Hong Kong. El mes pasado, el patrocinador olímpico Intel se disculpó tras publicar una carta en su sitio de internet en el que pedía a sus proveedores evitar suministros de la región de Xinjiang, China.

Los patrocinadores tienden a saturar con publicidad durante los meses próximos a una cita olímpica. La actividad ha sido menor debido a que la pandemia ha provocado la cancelación de los lucrativos paquetes de hospitalidad.

“Es ensordecedor el silencio de las patrocinadores, más que cualquier comunicado”, escribió Conrad, el profesor de Fordham.

Los Juegos Olímpicos posteriormente se realizarán en verano en París, seguido de Milán y Cortina d’Ampezzo, Italia, en Invierno y Los Ángeles. El COI también anunció a Brisbane en Australia para el verano 2032 y Sapporo, Japón, es contendiente a los Olímpicos de Invierno 2030.

El presidente del COI Thomas Bach ha insistido que los Juegos Olímpicos deben ser “políticamente neutrales”. Pero no suelen serlo. Hace cuatro años, durante los Juegos de Invierno en Pyeongchang, Corea del Sur, Bach promovió conversaciones entre ambas Coreas.

El año pasado, la Asamblea General de las Naciones United aprobó la Resolución de Tregua Olímpica con un consenso de 193 estados miembro, de los cuales 173 copatrocinaron la resolución.

Bach ha declinado condenar el supuesto genocidio o referirse a los derechos humanos en China. Pocas veces menciona a los uigures por nombre.

“Estamos enfocados plenamente en los atletas”, dijo Bach. “Brindamos que puedan participan, que cuentan con el apoyo de sus gobiernos nacionales. El resto es política”.

De cualquier manera, numerosos comités olímpicos, como los de Estados Unidos, Alemania, Australia, Canadá, Gran Bretaña y Países Bajos, han recomendado a sus delegaciones utilizar teléfonos desechables, redes privadas virtuales (VPN) y crear cuentas de correo electrónico durante su estadía en China.

Comentarios desactivados en Descartan confinamiento en JJOO de Invierno en Pekín