Agencias, Ciudad de México.- La ausencia de Lionel Messi en un amistoso en Hong Kong y su participación tres días después en otro en Japón agravaron el enfado de internautas y medios chinos, que acusan al astro argentino de maniobrar contra Pekín.

El capitán de la albiceleste campeona del mundo fue ruidosamente silbado y abucheado el domingo en Hong Kong, después de no participar en un partido de pretemporada del Inter Miami, alegando una lesión.

Los aficionados, que habían pagado hasta 4,800 dólares de Hong Kong (500 dólares americanos), reclamaron el reembolso de las entradas y silenciaron el discurso de agradecimiento del copropietario del club, David Bekcham.

Solo tres días después, el ’10’ disputó media hora de un amistoso en Japón, encendiendo todavía más a los aficionados chinos, que se sintieron señalados.

El viernes, Tatler Asia, la entidad organizadora del evento, dijo que estaba “profundamente apenada” y prometió a quienes compraron boletos un reembolso del 50%.

“El partido de Hong Kong fue el único de los seis partidos amistosos de pretemporada de Messi en que estuvo ausente”, destacó en un editorial el influyente tabloide nacionalista Global Times, que cuestiona “la integridad del Inter Miami y de Messi”.

“Messi y el Inter Miami no lo pueden dejar así, desdeñando a los aficionados y la opinión pública. Messi no es solo un jugador, sino también una figura pública”, afirma.

“Si hay errores o infracciones en su integridad, la atención que le rodea provocará una enorme reacción adversa”, asegura el tabloide.

El artículo recuerda que la selección argentina tiene previstos dos partidos en China en marzo, menos de un año después de una visita de la albiceleste a Pekín en la que se cerraron importantes contratos publicitarios.

“Se espera que [Messi] dé una explicación razonable antes de esa fecha”, dijo el Global Times.

En su editorial, el diario llega a sugerir que siniestras fuerzas extranjeras han conspirado para dañar la reputación de esta ciudad semiautónoma china.

“Calculado menosprecio”

El gobierno semiautónomo de Hong Kong pidió explicaciones a los organizadores del partido, que renunciaron a la financiación pública del evento y afirmaron que habían recibido repetidas garantías de la participación de Messi.

El jugador rosarino afirmó que su ausencia en Hong Kong fue “mala suerte” y que espera poder volver a la ciudad.

Pero una alta asesora del gobierno local, Regina Ip, replicó que Messi “nunca debería ser autorizado a volver”.

“La población de Hong Kong odia a Messi, al Inter Miami y a la mano negra detrás de ellos por el deliberado y calculado menosprecio a Hong Kong”, aseguró en la red social X.

“Sus mentiras e hipocresía son repugnantes”, agregó.

En China continental, desde donde viajaron muchos aficionados para el partido de Hong Kong, Messi fue tendencia toda la semana en la red social Weibo.

Una publicación en la cuenta del futbolista en la que lamentaba no haber podido jugar recibió una cascada de comentarios sarcásticos y memes como respuesta.

Algunos mostraban a Messi con indumentaria de los soldados imperiales de Japón, en referencia a la participación del astro en el partido de Tokio.

“Messi es muy antipático y arrogante, lo que es realmente molesto”, decía un usuario.

La cuestión es sensible: la actriz hongkonesa Samantha Ko Hoi-ling tuvo que pedir disculpas en la plataforma después de declarar a los medios locales que entendía la ausencia de Messi en Hong Kong.

Hu Xijin, un destacado editorialista nacionalista, llamó a los internautas a expresar críticas “comedidas para no elevar su estatus”.

“Ni que una manifestación suya desidiosa pudiera afectar a nuestra gran nación y herir los sentimientos de toda nuestra sociedad”, afirmó.

Muchos en el centro financiero quedaron consternados el domingo cuando el astro de 36 años no salió al campo durante un partido muy publicitado del Inter de Miami ante un público que había agotado las entradas, y los aficionados exigieron respuestas y un reembolso.

El entrenador del Inter de Miami, Gerardo “Tata” Martino, declaró que Messi no estaba en condiciones de jugar el amistoso del domingo en Hong Kong, pero el miércoles saltó al campo como suplente en el minuto 60 contra el Vissel Kobe.

El diario chino Global Times, controlado por el Estado, dijo que la ausencia de Messi planteaba muchas preguntas sobre el trato diferencial a Hong Kong.

“El partido en Hong Kong se convirtió en el único de los seis amistosos de pretemporada de Messi en este viaje en el que estuvo ausente. La situación (…) ha magnificado estas dudas y sospechas sobre la integridad del Inter de Miami y del propio Messi”.

Algunos aficionados de China continental viajaron 12 horas desde Sinkiang a Hong Kong para ver a Messi, escribió el Global Times, y la decepción del gobierno y de los aficionados es “totalmente comprensible”. El impacto de este incidente ha superado con creces el ámbito deportivo”.

Messi pidió disculpas a sus seguidores chinos en Weibo, una plataforma china similar a X, justo antes del partido del miércoles, diciendo que era una verdadera lástima que no pudiera jugar en Hong Kong debido a una lesión.

“Cualquiera que me conozca sabe que siempre quiero jugar (…) especialmente en estos partidos en los que viajamos tan lejos y la gente está deseando ver nuestros partidos. Ojalá podamos volver y jugar un partido en Hong Kong”, escribió en chino y español.

El partido de Hong Kong congregó a 40.000 aficionados, que pagaron casi 5.000 dólares hongkoneses (640 dólares estadounidenses) por entrada. En Tokio, bloques enteros de asientos del Estadio Nacional de Japón permanecieron desocupados, con sólo 28.614 entradas vendidas.

La Oficina de Cultura, Deportes y Turismo de Hong Kong declaró en un comunicado que, al igual que los aficionados, estaba muy decepcionada por el hecho de que Messi no pudiera jugar en Hong Kong debido a una lesión.

“Sin embargo, tres días después, Messi pudo jugar activa y libremente en Japón (…) el gobierno espera que los organizadores y los equipos puedan dar explicaciones razonables”.

El legislador deportivo Kenneth Fok dijo que el incidente “lanzó sal en las heridas” de los aficionados de Hong Kong, mientras que la asesora principal del gobierno Regina Ip escribió en X que “la gente de Hong Kong odia a Messi, al Inter-Miami y a la mano negra que hay detrás de ellos, por el desaire deliberado y calculado a Hong Kong”.

Scott Wong, un piloto cadete de 26 años, dijo que si Messi vuelve a jugar en Hong Kong se lo pensaría dos veces antes de comprar entradas, por si vuelve a lesionarse.

“Con toda la reacción negativa que enfrentó el Inter de Miami, además de Messi, creo que siente que necesita resarcirse. Por eso prometió volver a jugar”.

El club de Messi, el Inter Miami, aclaró por su parte que simplemente era “demasiado arriesgado” que Messi jugara.

Sigue indignación por ausencia de Messi

La indignación por la ausencia de Lionel Messi en un partido amistoso de su club en Hong Kong generó más consecuencias el sábado, con la cancelación de los dos partidos amistosos que la selección de Argentina disputaría en la parte continental de China.

Los encuentros, previstos para el mes próximo, fueron cancelados por las autoridades locales del fútbol.

El sábado, la Federación de Fútbol de Beijing informó que no organizaría ya el amistoso de Argentina ante Costa de Marfil, previsto para realizarse en la capital china en marzo.

“Beijing no planea por el momento organizar el encuentro en el que Lionel Messi iba a participar”, indicó la Federación, citada por distintos medios locales.

Las noticias surgieron un día después de que las autoridades deportivas de China habían cancelado ya un partido amistoso de Argentina frente a Nigeria.

Argentina, que liderada por Messi se coronó en el último Mundial, programó el mes pasado una gira por China durante la Fecha FIFA que va del 18 al 26 de marzo. Había agendado encuentros ante Nigeria en Hangzhou y frente a Costa de Marfil en Beijing.

Pero Messi, durante una gira con su club Inter Miami, causó la el disgusto de los aficionados en Hong Kong el domingo pasado, cuando no jugó contra una selección local y permaneció en la banca.

El astro dijo que sufría una dolencia inguinal, pero su excusa fue recibida con escepticismo en Hong Kong, luego que jugó 30 minutos el miércoles en Tokio ante el Vissel Kobe.

Explicaciones insuficientes en China: “Messi solo lamentó que una lesión le impidiera jugar, pero no se disculpó. Es una declaración superficial que no ha logrado calmar la ira de los aficionados”, responde Global Times.

“Estoy enfadado no porque Messi no pudiera jugar, sino por la sensación de haber sido engañado. No hubo ni reembolso ni disculpas”, comenta al diario un aficionado que había viajado desde la provincia china de Cantón, vecina a Hong Kong, para ver al astro argentino.

En Weibo, los internautas han criticando la “actitud amigable” del argentino con los japoneses, “tomándose fotografías con celebridades y saludando a los aficionados con una sonrisa de oreja a oreja”, mientras en China parecía “apático” y “con las manos en los bolsillos”.

Los aficionados chinos también arremeten contra David Beckham, accionista del Inter Miami, y políticos como Kevin Yeung, secretario de Cultura, Deportes y Turismo hongkonés, se han referido al asunto: “Una de las condiciones clave de nuestro acuerdo de financiación era que Messi participara en el partido al menos 45 minutos, sujeto a consideraciones de aptitud física y seguridad”.

“El Gobierno hongkonés espera todavía que los organizadores y los equipos den una explicación razonable”, afirmó.

En el momento de la salida a la venta de las entradas, el pasado mes de diciembre, los hinchas se apresuraron a desembolsar sumas exorbitantes, pagando entre 880 y 4.880 dólares hongkoneses (entre 103 y 573 euros) por conseguir cualquiera de las 40,000 disponibles para el partido, que se celebró el pasado domingo.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.