Agencias, Ciudad de México.- Apenas seis años antes, Yoshinobu Yamamoto miró un juego de playoffs en el graderío del Dodger Stadium y decidió que definitivamente tenía que jugar en las Grandes Ligas algún día.

El lanzador derecho se puso su jersey blanco con el número 18 y su gorra azul, en el pabellón del jardín central del mismo parque.

Yamamoto, quien según muchos es el mejor pitcher fuera de Norteamérica, alcanzó el miércoles una de sus metas. Se incorporó oficialmente a los Dodgers de Los Ángeles mediante un contrato de 12 años, que sería el más cuantioso y duradero otorgado jamás a un pitcher en las mayores.

Pero el as de 25 años, quien militaba en la liga principal de Japón, no estará satisfecho sin muchas oportunidades de experimentar el ambiente de playoffs en Los Ángeles, el mismo que atestiguó como adolescente en 2017, cuando miró a Kenta Maeda actuar en el montículo de Chávez Ravine.

Al jugar junto a Shohei Ohtani en un club repleto de estrellas, Yamamoto pretende también inspirar a los jóvenes en el graderío del Dodger Stadium.

“De hoy en adelante, prometo a todos los fanáticos de Los Ángeles que me concentraré para ser un mejor jugador y convertirme en campeón del mundo como miembro de los Dodgers”, dijo Yamamoto. “Simplemente me detendré para admirar a los jugadores a quienes he visto desde hace tiempo, pero más bien me esforzaré por ser el pelotero en que otros quieran convertirse”.

Los Dodgers formalizaron así el convenio con el codiciado agente libre, quien se reencontrará con su compatriota Shohei Ohtani gracias al derroche invernal del club.

El equipo no reveló el valor del contrato que anunció el miércoles, pero varios reportes de medios han establecido que alcanza los 325 millones de dólares. Ese acuerdo sería el más grande y extenso garantizado para un lanzador de las mayores.

Yamamoto fue cortejado por varios equipos de las mayores después de decidirse por abandonar a los Orix Buffaloes en el receso posterior a la campaña pasada.

Los Dodgers, con gran presupuesto y pocos lanzadores, le consiguieron un acuerdo gigantesco después de adquirir a Ohtani, la doble amenaza y ya Jugador Más Valioso de la Liga Americana y al diestro de Tampa Bay, Tyler Glasnow, este mes.

Yamamoto ha registrado números espectaculares en la liga más importante de Japón en los últimos años, ganando tres premios consecutivos al Jugador Más Valioso de la Liga Nippon Pacific.

Tuvo marca de 16-6 con efectividad de 1.21, ponchó a 169 y regaló sólo 28 bases por bolas, ganando la triple corona de lanzadores japoneses al liderar la liga en victorias, ponches y efectividad.

Yamamoto ha conseguido dos juegos sin hit en los últimos dos años, y tiene un promedio de efectividad de 1.72 en su carrera. Es excepcionalmente bueno limitando el poder de sus rivales, al aceptar solamente 36 cuadrangulares en siete temporadas en Japón.

Los contratos otorgados por los Dodgers a Ohtani, Yamamoto y Glasnow tienen un valor potencial de más de 1.100 millones de dólares, pero las dos superestrellas japonesas generan importantes ingresos internacionales que compensarán el costo de los acuerdos. Los Ángeles es también uno de los equipos más ricos de las mayores bajo la propiedad de Guggenheim Baseball Management, dirigida por Mark Walter.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.