Agencias/Ciudad de México.- Imágenes satelitales pueden ayudar a construir programas de monitoreo de varamientos de cetáceos (ballenas, delfines y marsopas) en regiones remotas y redes de varamientos a nivel mundial.

Es la conclusión de un estudio publicado en Frontiers in Marine Science por un equipo internacional de científicos dirigido por el British Antarctic Survey (BAS).

Los varamientos de ballenas se están convirtiendo en un problema crítico para la salud de los océanos y se requiere urgentemente un aumento en la capacidad para monitorear y comprender los varamientos. La Organización Mundial de la Salud anunció recientemente su enfoque “One Health”, que reconoce las condiciones oceánicas que impactan a las ballenas a menudo en el ecosistema marino, con posibles ramificaciones para la salud humana también. Los principales expertos en mamíferos marinos hicieron de la respuesta al varamiento de ballenas uno de los tres objetivos principales de la Conferencia Mundial de Mamíferos Marinos en 2019.

Las investigaciones discuten cómo hacer de los satélites una herramienta de monitoreo viable a largo plazo, particularmente para lugares donde la capacidad de respuesta al varamiento es muy limitada y donde las encuestas son poco frecuentes. Para las regiones remotas, los satélites podrían formar una herramienta de “respuesta temprana”, alertando a los organismos responsables sobre un problema y permitir una respuesta adecuada, lo que podría aumentar la probabilidad de obtener muestras de diagnóstico útiles para comprender exactamente qué está causando estos eventos.

Según informa el BAS, el equipo analizó imágenes satelitales recolectadas en el Golfo de Penas, Chile en 2019, un área de eventos de varamientos masivos que se repiten anualmente y la ubicación del varamiento masivo más grande conocido original de ballenas barbadas en 2015. Los resultados muestran el poder de los satélites para deducir el ‘timing’ de los eventos, que podrían ser vitales para los programas de monitoreo a largo plazo.

El equipo internacional espera desafiar la disparidad actual en los esfuerzos de monitoreo de varamientos mediante el uso de satélites. También piden asociaciones de colaboración entre los proveedores de satélites y las redes varadas, gobiernos y ONG, para el acceso equitativo a las imágenes de satélite, una recomendación respaldada por el Comité Científico de la Comisión Ballenera Internacional.

La investigación destaca la importancia de colaborar entre las especialidades de teledetección para determinar si los satélites pueden ayudar a comprender las condiciones ambientales e inducidas por el hombre antes, durante y después de un evento de varamientos masivos. Otros datos de teledetección podrían ayudar a resaltar los cambios en el medio ambiente oceánico y proporcionar un sistema de alerta temprana para mitigar los eventos de varamientos masivos y desarrollar redes de varamientos más informadas, informadas y de respuesta rápida.

En el futuro, el equipo planea probar la solidez de esta tecnología asociándose con redes de varamientos eficientes y existentes en áreas de puntos de acceso, como Nueva Zelanda, para desarrollar protocolos de trabajo y procedimientos de detección automatizados. A continuación, se concentrarán en lugares prioritarios remotos como: la región de la Patagonia chilena; gran parte de las costas occidental y oriental de África; las regiones polares; y costas en regiones políticamente turbulentas como el noroeste del Océano Índico.

Ejemplo de avistamientos de ballenas varadas en imágenes de satélite, cortesía de Maxar Technologies.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.