mayo 7, 2024

Tabasco: Bombas molotov en la tierra del Presidente 

De Primera Mano/Por Rodulfo Reyes/Villahermosa.-  Que civiles armados hayan lanzado bombas molotov en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y en comercios del municipio conurbado de Nacajuca, significa, para el gobernador interino Carlos Manuel Merino Campos, una señal del “buen trabajo” que viene desempeñando la administración morenista de Tabasco.

Merino Campos es mandatario sustituto desde el 28 de agosto de 2021 que Adán Augusto López Hernández solicitó licencia por tiempo indefinido como gobernador del edén para hacerse cargo de la Secretaría de Gobernación, a invitación del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Conocido como “el capi” por tener estudios truncos de aviación, Merino Campos ha sido diputado local y federal, así como senador las veces que el ex secretario de Gobernación ha pedido licencia a esos cargos.

Ahora como autoridad sustituta no ha podido con la crisis de inseguridad que atraviesa el estado como producto del presunto involucramiento de autoridades tabasqueñas con grupos delincuenciales.

El pasado 26 de enero, el encargado de la gubernatura declaró que era igual de malo portar una playera del equipo América que una de un cartel de las drogas con sede en Jalisco.

El funcionario respondió así a una pregunta de reporteros sobre la detención de dos jóvenes usando una camiseta con las siglas CJNG.

La declaración del político tabasqueño desencadenó un alud de críticas. El periodista deportivo David Faitelson escribió en su cuenta de X, antes Twitter:

“El Club América debe pedirle una explicación al gobernador de Tabasco, Carlos Manuel Merino. ¿Cómo es posible que diga que usar las siglas de un grupo criminal ‘es tan terrible’ como portar una playera del América? Es evidente que nos gobierna cada estúpido”.

El problema de inseguridad en el edén comenzó el 22 de diciembre del año pasado, cuando se suscitó una balacera en la casa del entonces titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Hernán Bermúdez Requena, según informó el nuevo titular de la dependencia, general Víctor Hugo Chávez Martínez.

A partir de entonces se desató una serie de actos criminales con saldo de decenas de asesinatos por parte de una organización delictiva presuntamente auspiciada por servidores públicos morenistas.

A finales de año y a principio de 2024 se registraron cierres de carreteras y quemas de vehículos, así como ejecuciones que son divulgadas en redes sociales.

La víspera del pasado Día de Reyes, el gobierno federal anunció el envío de una fuerza de tarea compuesta por dos mil 500 soldados y marinos de élite del equipo táctico que capturó a Joaquín El Chapo Guzmán.

Casi cinco meses después la ola delictiva continúa, y la semana pasada, desde la mañanera, el presidente López Obrador informó que se enviaría a otros 800 efectivos castrenses a reforzar los trabajos contra la inseguridad en Tabasco, su tierra.

La semana pasada se suscitaron hechos que encienden todas las luces de alerta en la tierra de López Obrador:

El jueves un comando atacó con bombas molotov dos comercios de Nacajuca; y la madrugada del viernes, civiles armados arrojaron los mismos artefactos a vehículos estacionados en la acera de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

En ambos casos no hubo heridos; en el video que muestra el ataque a los comercios se observa claramente que los civiles armados balearon y arrojaron los explosivos cuidándose de no dañar a las personas, en un acto aparentemente para causar psicosis.

El fin de semana anterior se dieron a conocer  videos que exhiben ejecuciones de supuestos delincuentes a manos de grupos rivales.

“Son señales del buen trabajo que se viene haciendo (en materia de lucha contra la delincuencia)”, afirmó el gobernador Merino Campos sobre los explosivos contra los comercios de Nacajuca y las instalaciones policíacas.

El encargado de la Quinta Grijalva rechazó que dichos actos de violencia sean un reto de los delincuentes a las autoridades.

El clima de inseguridad que se registra en la entidad ha provocado que haya caído la afluencia de visitantes a la Feria de Tabasco 2024 a niveles nunca vistos antes.

El problema se agudiza porque las autoridades aseguran que, pese a las evidencias de que la delincuencia se encuentra desbordada, el gobierno está haciendo un buen trabajo en materia de seguridad.

El pasado 17 de abril fue asesinado en el municipio de Cárdenas el líder cañero José Livio Pons Echeverría, quien era simpatizante del partido vinotinto y apoyaba la campaña para gobernador de Javier May Rodríguez, abanderado de Morena-PT-PVEM.

May suspendió sus actos de campaña de ese día para estar con la familia de la víctima, y pidió una investigación exhaustiva para dar con los responsables del homicidio.

Nunca el edén había tenido los niveles de violencia registrados en la gestión del partido del presidente López Obrador.

@RodulfoReyes

Share

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.