Agencias/ Ciudad de México.- Luís Felipe Vieira, detenido en Lisboa por sospechas de fraude fiscal y blanqueo de capitales, entre otros, anunció hoy que suspende “con efectos inmediatos” sus funciones como presidente del Benfica.

El pasado viernes, Vieira presentó su declaración ante el juez a través de un comunicado leído por uno de sus abogados a las puertas de la sede judicial.

“El Benfica está primero. Ante los eventos de los últimos días, en el ámbito de la operación ‘Tarjeta roja’, en el que estoy directamente señalado, y dado que la investigación en curso puede constituir un factor de perturbación, suspendo, con efectos inmediatos, el ejercicio de mis funciones como presidente”, sostiene en la nota.

El hasta ahora dirigente de los “encarnados”, de 72 años, fue detenido junto con otras tres personas, una de ellas su hijo, en el marco de una investigación para esclarecer posibles negocios fraudulentos de más de 100 millones de euros.

Durante la ausencia de Vieira, que ha pasado ya dos noches en el calabozo a la espera de que el juez le tomara declaración, el vicepresidente de “las águilas”, el exjugador del Benfica, Milán y Fiorentina, Rui Costa, había cogido las riendas del club.

En una primera reacción, el club emitió el miércoles un comunicado en el que la dirección prometió “defender sin ninguna reserva, de forma cohesionada y como compete, los intereses del club”, que “no es objeto de investigación”, y ofreció completa colaboración a las autoridades.

Los delitos de los que ha sido acusado son sospecha de fraudes calificados por el Fondo de Resolución Bancaria y también por delitos de fraude fiscal calificado y blanqueo de capitales, según ha revelado hoy Nascer do Sol.

Esta operación también apunta a José António dos Santos, empresario y amigo del presidente lisboeta, conocido como el ‘rey de las gallinas’ y el mayor accionista privado del Benfica SAD, con alrededor del 12% del capital, que también está bajo arresto, según ha revelado CMTV. Las detenciones tuvieron lugar hoy en el Estadio da Luz, en la sede de Novo Blanco y en las empresas vinculadas al José António dos Santos, en un operativo realizado por más de un centenar de agentes de la PSP y la Inspección Fiscal.

Nascer do Sol apunta, además, que el presidente del Benfica es también sospechoso de delito de abuso de confianza relacionado con ganancias millonarias que habría obtenido de la venta del 25% del capital del Benfica SAD a un empresario extranjero. Esta investigación se originó en el caso Monte Branco, una red suiza de fraude fiscal y blanqueo de capitales que operaba en Portugal y fue desmantelada en 2011.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.