Agencias/Ciudad de México.- Un inmenso mural de campaña en una fachada de San Salvador con el rostro de Nayib Bukele, reelecto este domingo por una mayoría aplastante, lleva un lema que le va como anillo al dedo: “Paso a paso”.

Así es como este político de 42 años con pelo engominado, declaradamente populista y difícil de encasillar políticamente, ha ido convenciendo a los salvadoreños de que a cambio de darles seguridad en las calles con su mediática política de mano dura contra la violencia pandillera, a costa de los derechos humanos, le dieran carta blanca para concentrar todo el poder en su puño.

Eso incluye un régimen de excepción que dura ya casi dos años y con el que ha puesto tras las rejas a más de 70.000 personas, acusadas de pertenecer a las maras. Con eso, El Salvador pasó a convertirse en uno de los países más seguros de América y él en el líder más popular de la región latinoamericana, según el Latinobarómetro de 2023.

Pero esa medida extrema de suspensión de las garantías ha desatado las alarmas entre los organismos de derechos humanos y familiares de personas víctimas de detenciones arbitrarias, torturas en las cárceles y otros crímenes de Estado.

Su victoria, más que augurada en los sondeos, le convierte en el primer presidente en ser reelegido desde la llegada de la democracia en 1992 al país más pequeño de Centroamérica, de poco más de seis millones de habitantes.

Pero si lo ha hecho no es solo porque contaba con el favor de gran parte de la población, sino porque, según varios juristas, su candidatura violó la Constitución, que en varios artículos prohíbe expresamente la reelección inmediata.

De acuerdo con información del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de El Salvador, que hasta las 22:00 horas local (04:00 horas GMT) lleva 1.900 actas escrutadas, el presidente Nayib Bukele tiene una notable delantera.

Con el 22% de actas contabilizadas, el TSE informa de que Nayib Bukele, actual presidente que busca reelegirse en el cargo, suma ya 1 millón 90.522 votos, mientras que en segundo lugar se encuentra Manuel Flores, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda) con apenas 93.846 votos.

Previamente, Bukele se proclamó como el ganador de la jornada electoral, con más del 85% de los votos y un mínimo de 58 de 60 diputados de la Asamblea, según sus números.

“El récord en toda la historia democrática del mundo”, sentenció el mandatario, quien de ganar gobernaría otros cinco años la nación centroamericana.

En conferencia de prensa, la magistrada presidenta del Tribunal Supremo Electoral de El Salvador (TSE), Dora Esmeralda Martínez, señaló que la elección fue un éxito debido a la participación ciudadana masiva, tanto en El Salvador, como el proveniente del extranjero.

Aproximadamente 6,2 millones de salvadoreños fueron habilitados para votar este 4 de febrero en los más de 1.500 centros de votación que se instalaron a lo largo y ancho del país.

Además de Bukele, en la boleta presidencial aparecieron Joel Sánchez (Alianza Republicana Nacionalista, derecha), Manuel Flores, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), José Renderos (Fuerza Solidaria, derecha), Luis Parada (Nuestro Tiempo, centro) y Marina Murillo (Fraternidad Patriota Salvadoreña, nacionalista).

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.