Agencias/Ciudad de México.- La administración del presidente de los Estados Unidos Joe Biden se puso del lado del promotor que presentó una demanda antimonopolio contra la FIFA y la Federación de Fútbol de Estados Unidos sobre la política del organismo rector del fútbol mundial en contra de realizar juegos de liga en otros países y le pidió a la Suprema Corte que permita que el caso proceda en un juicio.

En el informe de 23 páginas que presentó la procuradora general Elizabeth B. Prelogar, el gobierno dijo que la Suprema Corte debería revisar el caso y debería permitir que se mantenga la decisión del Tribunal de Apelación del Segundo Circuito del 2023.

La Federación “no actuó de forma independiente. En su lugar, participó en conjunto con una asociación de miembros que adoptó una política que vincula a sus asociaciones miembro y recurrió a esa política como su justificación declarada para negar la aprobación de los encuentros propuestos”, escribió el gobierno.

El gobierno añadió que la Federación “no fue elegida de manera aleatoria como miembro FIFA, tampoco fue un ente pasivo o un espectador inconsciente en la adopción y cumplimiento de la política del 2018”.

Relevant Sports, que controla el dueño de los Dolphins de Miami Stephen Ross, anunció en agosto del 2018 que tenía intención de recibir en enero del siguiente año un encuentro del Barcelona contra el Girona en Miami Gardens, Florida.

Pero en octubre 2018, la FIFA indicó que su consejo directivo adoptó una política que “enfatizaba el principio deportivo que los juegos oficiales de liga deben disputarse dentro del territorio del respectivo miembro de la asociación”. El Barcelona desistió de su compromiso de jugar en Florida.

La Federación rehusó otro permiso a Relevent en el 2019 para autorizar un duelo de liga entre dos equipos de Ecuador.

Relevent demandó asegurando que es una violación a la Ley Antimonopolio Sherman y una interferencia tortuosa.

En julio del 2021, la juez de Distrito Valerie Caproni otorgó una moción a la Federación para desechar la demanda antimonopolio. El Segundo Circuito de Apelaciones restableció la demanda antimonopolio en marzo 2023 en una decisión unánime de la juez superior Debra Ann Livingston y los jueces de circuito Raymond J. Lohier Jr. y Gerard E. Lynch.

La Federación le pidió a la Suprema Corte en agosto que atrajera el caso y el noviembre invitó al gobierno a presentara un informe dando su opinión.

La FIFA presentó una nueva moción para desechar con una fecha de juicio en diciembre, asegurando que la Federación no es su agente en el país y que el tribunal no tiene jurisdicción sobre la FIFA. Mientras que la Federación de Estados Unidos presentó una moción para desechar el caso bajo el argumento que las acusaciones estaban impedidas por un acuerdo al que llegó la Federación y Relevent en el 2016.

La FIFA, la Federación y el abogado de Relevent, Jeffrey Kessler, no respondieron a las peticiones de comentario.

La carta señalaba que la asignación de mercados era una violación per se de las leyes antimonopolio de Estados Unidos. También destacó la preocupación del DOJ de que la regla propuesta por la FIFA viola potencialmente las leyes antimonopolio de los Estados Unidos “al restringir el territorio en el que los equipos pueden jugar partidos de liga.”

En julio de 2021, un tribunal federal de distrito de Nueva York determinó que Relevent Sports LLC no había demostrado una conspiración ilegal para restringir dónde juegan los equipos en virtud de la Ley Sherman, y que no había demostrado adecuadamente que hubiera existido un acuerdo previo a la política de 2018 entre la FIFA y la USSF para restringir el mercado de los partidos de fútbol. Relevent Sports recurrió la decisión del tribunal de distrito.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.