Agencias/InsurgentePress/ Mexicali.- Mirla Verdugo trabaja en la Secretaría de Seguridad Pública de Baja California, ellas es tarjetahabiente de HSBC, sin saberlo, un ‘hacker interno’ concentró sus cuentas en una sola, luego retiró todos los ahorros y solicitó un crédito para descuento vía nómina. El daño a su patrimonio es de 625 mil pesos producto de un préstamo que nunca pidió y de sus ahorros que desaparecieron.

Como ella, en Mexicali hay al menos otras 10 personas que han acudido ante la justicia estatal y federal para denunciar el robo del que han sido víctimas con el mismo modus operandi, sin que el banco acceda a devolverles sus ahorros, pues argumenta que la firma electrónica que utilizan los usuarios y los “hackersinternos”, tiene el mismo valor probatorio que la firma autógrafa y “son totalmente válidos los actos celebrados”.

Los afectados sospechan que estas prácticas ilegales las realizan directivos y empleados de HSBC, pues tienen acceso a cuentas y contraseñas de los usuarios, además de que ninguno de los defraudados tiene servicio de banca electrónica y para hacer movimientos bancarios acuden a las sucursales. Es decir, no se percatan de sus transacciones sino hasta que reciben sus estados de cuenta mensuales.

Las víctimas presentaron denuncias en la Fiscalía General de la República (FGR) y en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), además de quejas en la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), la agencia gubernamental defensora de los usuarios de servicios financieros en México.

Las prácticas consisten en hacer una transferencia de HSBC hacia la cuenta personal de la víctima para instantes después sacarla y colocarla en otro banco, por lo que el usuario se entera al mes siguiente cuando se le aplican los descuentos del “préstamo”. En todos los casos usan traspasos digitales, por lo que se sospecha que se trata de empleados en poder de cuentas y contraseña.

De estas prácticas ilegales denunciadas a partir de abril de 2018 por mujeres y hombres con vida laboral en diferentes sectores, sólo uno obtuvo la liberación de la supuesta deuda y el reintegro de 160 mil pesos que le fueron descontando por el “préstamo”, sin que a la fecha se conozcan resultados de la investigación que inició la FGR.

Otras denuncias se encuentran en la PGJE de Baja California, entre ellas una demanda por usurpación de identidad y fraude contra HSBC y sus empleados. Algunas víctimas tienen cita esta semana en Condusef para conocer la situación de sus quejas, pero sobre todo para exigir que les regresen su dinero.

Según HSBC, en estas operaciones se entiende que el usuario manifestó su voluntad y consintió las operaciones generadas en su patrimonio, “pues como es sabido la firma electrónica (usuario y contraseña) sustituye a la firma autógrafa y tiene el mismo valor probatorio, por lo que las operaciones, instrucciones y convenios que se lleven a cabo con ésta se identifican y autentican plenamente ante el banco al cliente y expresan el consentimiento otorgado, haciendo totalmente válidos los actos celebrados”.

Por tanto, la institución bancaria declara que los reclamos son improcedentes ya que las transacciones se hicieron a partir de la contraseña personalizada autorizada por el usuario para sus cuentas. Estas operaciones, agrega, no pueden ser desconocidas, repudiadas, rechazadas o revocadas por el cliente.

En su caso, Mirla Verdugo presentó una solicitud de aclaración en el banco y un recurso jurídico, pero advirtió que ni HSBC ni las autoridades investigadores buscan el hilo, aunque se han resuelto casos similares pero corresponden a víctimas que trabajan en el Poder Judicial. “Eso es discriminacion”, espetó.

En el Sistema de Justicia Penal se encuentra en proceso el caso 0202-2018- 23458 por usurpación y suplantación de identidad, al solicitarse un supuesto préstamo de 162 mil pesos en la cuenta bancaria de Marcos, a quien HSBC le descontó dos pagos del supuesto crédito realizado por banca electrónica en abril de 2018.

“Nunca he tramitado el Token (dispositivo para operaciones electrónicas), por lo que solicité una aclaración al banco y una investigación ante la PGJE porque alguien desde dentro hizo estos movimientos bancarios en perjuicio de mi patrimonio”, expresó.

La profesora Tanya Domínguez tenía dos cuentas en HSBC (nómina y ahorros) y, de manera abusiva la institución bancaria le “desapareció” sus ahorros y le aprobó un supuesto crédito. Es decir, de la noche a la mañana perdió más de 400 mil pesos y ahora tiene que pagar un supuesto préstamo. La suma dispuesta desde su cuenta bancaria es de 637 mil 269 pesos.

En octubre de 2018 presentó su inconformidad en la sucursal del Centro Cívico de Mexicali, sobre todo porque todos sus movimientos bancarios los hace en persona, pues no cuenta con la aplicación de banca electrónica para hacer transferencias y traspasos por esa vía.

Comentarios desactivados en Rechaza HSBC devolver dinero a cuentahabientes hackeados en Mexicali