Agencias/Ciudad de México. Una nueva investigación sostiene que el inhabitable planeta Venus ofrece lecciones vitales sobre el potencial de vida en otros mundos, y también de cómo puede terminar siendo la propia Tierra.

“A menudo asumimos que la Tierra es el modelo de habitabilidad, pero si consideramos este planeta de forma aislada, no sabemos dónde están los límites y las limitaciones”, explica en un comunicado el astrofísico de la Universidad de California Riverside y primer autor del artículo, Stephen Kane. “Venus nos da eso”.

Publicado en la revista Nature Astronomy, el artículo recopila gran parte de la información conocida sobre la Tierra y Venus. También describe a Venus como un punto de anclaje desde el cual los científicos pueden comprender mejor las condiciones que excluyen la vida en planetas alrededor de otras estrellas.

Aunque presenta una atmósfera similar a una olla a presión la Tierra y Venus comparten algunas similitudes. Tienen aproximadamente la misma masa y radio. Dada la proximidad a ese planeta, es natural preguntarse por qué la Tierra resultó tan diferente.

Muchos científicos suponen que el flujo de insolación, la cantidad de energía que Venus recibe del sol, provocó una situación de invernadero descontrolada que arruinó el planeta.

“Si se considera que la energía solar que recibe la Tierra es del 100%, Venus capta el 191%. Mucha gente piensa que por eso Venus resultó diferente”, dijo Kane. “Pero espera al segundo lugar. Venus no tiene luna, que es lo que le da a la Tierra cosas como las mareas oceánicas e influye en la cantidad de agua aquí”.

Además de algunas de las diferencias conocidas, más misiones de la NASA a Venus ayudarían a aclarar algunas de las incógnitas. Los científicos no saben el tamaño de su núcleo, cómo llegó a su velocidad de rotación actual, relativamente lenta, cómo cambió su campo magnético con el tiempo, ni nada sobre la química de la atmósfera inferior.

“Venus no tiene un campo magnético detectable. Eso podría estar relacionado con el tamaño de su núcleo”, dijo Kane. “El tamaño del núcleo también nos da información sobre cómo se enfría un planeta. La Tierra tiene un manto por el que circula calor desde su núcleo. No sabemos qué está pasando dentro de Venus”.

El interior de un planeta terrestre también influye en su atmósfera. Ese es el caso de la Tierra, donde nuestra atmósfera es en gran medida el resultado de la desgasificación volcánica.

La NASA tiene misiones gemelas a Venus planeadas para finales de esta década, y Kane está ayudando en ambas. La misión DAVINCI sondeará la atmósfera llena de ácido para medir gases nobles y otros elementos químicos.

“DAVINCI medirá la atmósfera desde arriba hasta abajo. Eso realmente nos ayudará a construir nuevos modelos climáticos y predecir este tipo de atmósferas en otros lugares, incluida la Tierra, a medida que seguimos aumentando la cantidad de CO2”, dijo Kane.

La misión VERITAS, dirigida por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, no aterrizará en la superficie, pero permitirá a los científicos crear reconstrucciones detalladas del paisaje en 3D, revelando si el planeta tiene placas tectónicas activas o volcanes.

“Actualmente nuestros mapas del planeta están muy incompletos. Es muy diferente comprender cómo de activa es la superficie y cómo puede haber cambiado a lo largo del tiempo. Necesitamos ambos tipos de información”, dijo Kane.

En última instancia, el artículo aboga por misiones como éstas a Venus por dos razones principales. Una es la capacidad, con mejores datos, de utilizar Venus para garantizar que las inferencias sobre la vida en planetas más lejanos sean correctas.

“La parte aleccionadora de la búsqueda de vida en otras partes del universo es que nunca vamos a tener datos in situ de un exoplaneta. No iremos allí, ni aterrizaremos ni tomaremos medidas directas de ellos“, dijo Kane.

“Si pensamos que otro planeta tiene vida en la superficie, es posible que nunca nos demos cuenta de que estamos equivocados y estaríamos soñando con un planeta con vida que no la tiene. Sólo lo conseguiremos si comprendemos adecuadamente los planetas del tamaño de la Tierra que podemos visitar, y Venus nos brinda esa oportunidad“.

La otra razón para investigar Venus es que ofrece una vista previa de cómo podría ser el futuro de la Tierra.

“Una de las principales razones para estudiar Venus es nuestro deber sagrado como cuidadores de este planeta, de preservar su futuro. Mi esperanza es que al estudiar los procesos que produjeron el Venus actual, especialmente si Venus tuvo un pasado más templado que ahora está devastado, podamos aprender lecciones. Nos puede pasar a nosotros. Es una cuestión de cómo y cuándo“, dijo Kane.

Los investigadores discutieron los principales factores que han influido en las respectivas vías evolutivas de Venus y la Tierra, cómo estos factores podrían ponderarse en su influencia general y las mediciones que arrojarán más luz sobre sus impactos en las historias de estos mundos. Además, analizamos la importancia de Venus con respecto a los recientes estudios decenales y cómo estos informes de consenso comunitario pueden ayudar a dar forma a la exploración de Venus en las próximas décadas.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.