Agencias, Ciudad de México.- El partido por la Supercopa de Chile terminó suspendido este domingo a diez minutos del final cuando Colo Colo ganaba por 2-0 a Huachipato en el Estadio Nacional de Santiago, debido a incidentes ocasionados por un grupo de barristas del conjunto albo en las tribunas.

La Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) no se ha pronunciado sobre la decisión final del encuentro, que podría ser reprogramado para terminar de jugarlo y definir al campeón en una reunión de directorio este lunes, según declaró a medios locales el gerente deportivo de Colo Colo, Daniel Morón.

El duelo que enfrentó a los Acereros como vencedores de la temporada 2023 y al Cacique, ganador de la Copa Chile, fue detenido en el minuto 79 luego de que un contingente de personas invadiera la pista de atletismo antes de la última barrera de contención que los separaba de la cancha.

La galería norte donde se ubicó la barra de Colo Colo mantuvo la tensión desde el inicio del partido, accediendo al sector cubierto de la pista de tartán delante de las tribunas y subiendo sobre las rejas que separaban la zona de la cancha.

Al medio tiempo la violencia terminó de desatarse con el lanzamiento de trozos de las sillas y otros objetos de peligro en un enfrentamiento y provocación de un grupo de barristas del Cacique contra las fuerzas del orden.

Al partido se le había reducido el aforo de los más de 40 mil a menos de 30 mil debido a que no se disponía de suficientes policías, que durante la semana estuvieron abocados a prestar apoyo por los incendios en Valparaíso y el funeral del expresidente Sebastián Piñera, que falleció en un accidente de helicóptero.

Una demora de media hora tuvo el comienzo del segundo tiempo, aunque los actos violentos y provocaciones no habían cesado y los individuos se mantenían sobre las rejas y detrás de ellas a nivel del campo.

La ANFP había anunciado un registro nacional de hinchas, con un ingreso controlado por reconocimiento facial en un dispositivo de seguridad para el encuentro que quedó opacado.

Tras la suspensión, los barristas terminaron de quemar parte de las sillas de un sector de la tribuna, además de haber causado daños en ese sector del estadio donde hay un memorial en recuerdo de los desaparecidos y detenidos de la dictadura chilena.

La Supercopa significaba la vuelta del fútbol al Estadio Nacional, luego de dos años por el cierre debido a renovaciones para los Juegos Panamericanos Santiago 2023 y el primer partido oficial del volante de Colo Colo Arturo Vidal, que regresa al fútbol chileno tras 17 años de carrera internacional, además había comenzado con un minuto de silencio tras los acontecimientos de una semana trágica para el país austral.

Uno de los conflictos dentro de la violencia cometida por los barristas contra las fuerzas del orden fue la retirada de mantos y banderas con consignas de Colo Colo y otros contra el expresidente Piñera, quien fue directivo del club, y en. contra del actual presidente de la ANFP, Pablo Milad.

En lo deportivo, el equipo dirigido por el argentino Jorge Almirón dominaba el partido y el marcador desde el primer tiempo cuando marcó los dos goles. Uno de cabeza convertido por el atacante Carlos Palacios, y otro de penal marcado por Vidal quien mostró estar físicamente en condiciones de jugar.

El futbolista referente del equipo albo y de la selección chilena intentó tras la paralización del encuentro en el segundo tiempo dialogar con los invasores de la cancha, en un intento por terminar el partido, pero fue imposible.

El escenario del fútbol chileno para el inicio de la temporada está ensombrecido además por una huelga declarada por el Sindicato de Futbolistas Profesionales de Chile (Sifup) que frena el comienzo de la liga chilena, pautado para la próxima semana debido al aumento a seis de la cuota de jugadores extranjeros en campo.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.