septiembre 20, 2021

El error de pretender borrar la historia

“La fallida intentona de sustitución de Colón por Tlali”

Por Eros Ortega Ramos/Ciudad de México.- En octubre del año 2020, la estatua de Cristóbal Colón que se ubicaba en la avenida Reforma en la Ciudad de México fue retirada para labores de mantenimiento la madrugada del día 10 del mencionado mes, de acuerdo con información de las autoridades locales. Lo cierto es que tal decisión suscitó la sospecha de su sustitución respecto a la fecha conmemorativa de la llegada de dicha estatua a la ciudad, pues inclusive en las redes sociales distintos usuarios hablaban hasta de un posible derribo, por lo que tal simbolismo de su legado histórico fue uno de los principales temas que desencadenaron un debate que miles de internautas están acostumbrados a llevar hasta el límite en estos espacios digitales. La ausencia de Colón se muestra a continuación:  

   

Fuente:DW

Asimismo, a los pocos días se reveló una convocatoria para congregarse en esa plaza el 12 de octubre, fecha en la cual los países de habla hispana celebran un pasado histórico que, si bien puede contener en su haber conquistas, arrebatos e imposiciones extranjeras, forma parte de una historia imposible de borrar. Menciono esto porque en estos tiempos posmodernos hay gente que piensa que la celebración del aniversario luctuoso de este tipo de personajes que marcaron la llegada de colonizadores y pueblos invasores al continente americano debe de eliminarse por completo. Tan es así que meses antes de haberse tomado la polémica decisión de retirar la estatua de Colón, se llevó a cabo una recolección de firmas vía web para solicitarle al Gobierno de la Ciudad de México que retirara aquel conjunto escultórico ya que representaba una clara apología al colonialismo: 

La tendencia de echar abajo estatuas no es ni mucho menos nueva, pero sí acusada en los últimos meses y Colón es uno de los más perjudicados por ella entre quienes encuentran que su hazaña como navegante no llevó nada bueno al continente americano. Su estatua en Baltimore fue derribada este verano, siguiendo la estela de acciones parecidas con otros homenajeados en las calles […] Ahora le ha tocado al almirante genovés pasar por el taller. No hay fecha para su vuelta al pedestal (ElPaís, 10/X/20).

Es importante recordar que los frailes Pedro de Gante, Diego de Deza, Juan Pérez de Marchena y Bartolomé de las Casas acompañaban al monumento del polémico Colón quien hasta el día de hoy se encuentra permanentemente relacionado con la conquista de América y, por ende, de las imposiciones y los abusos ejercidos en contra de los pueblos originarios de este continente, para muchos injustamente saqueado. A esto, habría que aumentarle la conmemoración de los 500 años de la conquista de Tenochtitlán, la cual reavivó esa polémica en torno a si este tipo de personajes deben de seguir formando parte de los simbolismos históricos que adornan algunos puntos de la ciudad o si, por otra parte, es apropiada la intervención de ese sector de la sociedad inconforme que reclama el reemplazo de estas viejas representaciones simbólicas culturales por otras nuevas. 

Por este motivo, dentro del marco de celebración del Día Internacional de la Mujer Indígena, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, dio a conocer que la estatua de Colón no volvería a reubicarse en su lugar de origen, ya que sería reemplazada por una estatua de una mujer olmeca, en reconocimiento a todas las mujeres de los pueblos originarios: 

Detalló que bajo la supervisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la escultura de Colón será colocada en el Parque América, en la alcaldía Miguel Hidalgo una vez que concluyan los trabajos de restauración. Dijo que próximamente se concretarán los cambios, ya que el INAH también debe retirar la base que servía a la estatua de Colón y adecuar el sitio para recibir la nueva escultura, que estará a cargo del artista Pedro Reyes (Milenio, 05/IX/21).

Fue así como se acordó que “Tlali”, quien se muestra a continuación, sería ahora la encargada de adornar Paseo de la Reforma: 

 

Fuente: Quadratin

Todo marchaba sin contratiempos aparentemente, ya que inclusive Sheinbaum enfatizó en que esta iniciativa tuvo su origen desde el Senado de la República, misma que fue respaldada por parte de diferentes mujeres indígenas. De hecho, con base en sus declaraciones, no se trataba de borrar esa parte colonizadora de la historia, sino de darle reconocimiento a las civilizaciones que fueron invisibilizadas como resultado de dicha colonización. Sin embargo, la reacción no fue la esperada por parte de las autoridades capitalinas, ya que hasta en la plataforma “Change.org” se publicó una petición de exigencia al Gobierno de la Ciudad para reestablecer la estatua de Colón, echando para atrás su reemplazo por parte de Tlali. Y es que el pretender borrar la historia es un groso error para las nuevas generaciones, porque de lo que se trata es de aprender de los errores que se cometieron en el pasado, no de invisibilizarlos con el absurdo afán de evitar incomodidades, polémicas y desagrados por parte de ciertos sectores que reniegan contra esa misma historia que, aunque duela e indigne, jamás podrá ser modificada. Lo que pasó es inalterable, lo que puede pasar, no, de ahí que, si no se quiere repetir dicha historia, exista la necesidad de exponerla tal cual y como sucedió; con sus excesos, injusticias, desgracias e infortunios. 

Gracias por su lectura.   

Twitter: @erosuamero

Facebook: Eros Ortega Ramos

Correo electrónico: [email protected]

Share
Comentarios desactivados en El error de pretender borrar la historia