Agencias/Ciudad de México.- A tan solo unos meses de iniciar los Juegos Olímpicos en París, no está claro si algún deportista ruso que se clasifique acudirá en realidad.

La pregunta es si Moscú aceptará las condiciones que el Comité Olímpico Internacional le impuso a Rusia tras su invasión a Ucrania.

A fin de cuentas, podría depender de cada atleta decidir si participa.

El COI espera que 36 deportistas rusos –posiblemente hasta 54—obtengan los resultados suficientes en los eventos eliminatorios para competir en París.

Se les permitirá participar como “deportistas neutrales”, lo que significa que no pueden usar la bandera de su nación ni escuchar su himno. Tampoco pueden participar en deportes de conjunto, como el fútbol y el basquetbol.

Los deportistas vinculados con las fuerzas militares o que han expresado apoyo para la guerra estarán vetados.

Las mismas restricciones se aplican a Rusia y Bielorrusia. Los deportistas rusos y bielorrusos tampoco podrán participar en la ceremonia inaugural del 26 de julio.

El presidente ruso Vladimir Putin ha cuestionado las reglas y ha pedido que tanto el Comité Olímpico como el Ministerio del Deporte de su país emitan recomendaciones para definir si los deportistas deben competir en París.

Hay puntos de vista contrastantes por parte del Comité Olímpico Ruso y del Ministerio.

Mediante distintas publicaciones en las redes sociales, Stanislav Pozdnyakov, presidente del Comité, dijo que el COI “una y otra vez idea criterios ilegítimos” para los deportistas, y “consistentemente emite órdenes políticas externas para aislar al deporte ruso”.

El 5 de abril, Pozdnyakov comparó a los tenistas rusos que están dispuestos a jugar en París con “un equipo de agentes extranjeros”. Indicó que juegan y ganan dinero principalmente en el extranjero y critican las políticas rusas.

Pozdnyakov tiene el rango de coronel del Ejército ruso.

En cambio, el ministro del Deporte, Oleg Matytsin, ha dicho que Rusia no debería boicotear los Juegos.

“Debemos preservar la posibilidad de diálogo lo más posible y participar en las competiciones”, manifestó el mes pasado, en comentarios reproducidos por la agencia noticiosa estatal Tass.

Rusia envió a 335 deportistas a Tokio 2021, donde obtuvo 20 preseas de oro y 71 totales. Participó sin símbolos nacionales entonces, así como en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 y 2022, por un escándalo de dopaje.

Ucrania se opone a que los rusos participen en los Juegos Olímpicos de París en esa capacidad, pero relajó su política de boicotear los eventos donde compitieran deportistas rusos, así fuera como miembros de una delegación neutral.

El presidente del COI Thomas Bach sugirió el mes pasado que “las amenazas de boicot” por parte de ambos países no constituían ya un problema.

“Ahora podemos decir que esta discusión, en este momento, ha concluido”, dijo Bach a una reunión de funcionarios deportivos de Oceanía en las Islas Fiji. “Todavía tenemos opiniones distintas. Una dice que hemos ido demasiado lejos con las sanciones para quienes violaron la Carta Olímpica. Otra indica que no hemos ido suficientemente lejos. Normalmente esto te muestra que estás en una buena posición, si es que las dos partes no están totalmente contentas”.

La postura del COI sobre Rusia ha derivado en algunas exigencias para que adopte una postura similar ante Israel por la guerra en Gaza. Bach descartó esa posibilidad el mes pasado.

Una delegación rusa neutral constaría principalmente de participantes en deportes de combate, como el judo y la lucha. A ellos se sumarían probablemente varios de los principales tenistas del mundo, incluido Daniil Medvedev, excampeón del Abierto de Estados Unidos.

Medvedev dijo este mes al diario ruso Sport-Express que tenía previsto jugar en París. Al menos tres ciclistas rusos y un gimnasta de trampolín serían también incluidos.

Varios activistas ucranianos rastrean la actividad de los deportistas rusos en las redes sociales, en busca de cualquier expresión que viole las reglas de neutralidad del COI.

Un deportista vigilado de cerca es el luchador Abdulrashid Sadulaev, bicampeón olímpico de lucha. Originalmente, se le permitió participar en el preolímpico, pero perdió esa autorización el 4 de abril, ante lo que el órgano rector de ese deporte consideró “nueva información sobre su apoyo a la guerra entre Ucrania y Rusia”.

El Comité Olímpico de Ucrania envió el viernes una carta abierta a Bach, en la que argumentó que otros nueve luchadores clasificados de Rusia y uno de Bielorrusia habían expresado respaldo a la guerra.

Doce rusos se han clasificado hasta ahora tan sólo en lucha. Más podrían avanzar el mes próximo.

El judo, uno de los deportes favoritos de Putin desde su niñez, podría tener a 10 o 12 representantes rusos en París, estima la Federación Internacional.

Sin embargo, algunos influyentes entrenadores y dirigentes rusos se han negado a enviar a sus deportistas a los eventos preolímpicos.

La Federación Rusa de Remo indicó que se ausentaría de las próximas eliminatorias en protesta contra lo que su presidente tachó de “condiciones discriminatorias”.

Por su parte, las entidades de natación y gimnasia han abierto convocatorias para deportistas neutrales, aunque no queda claro si las figuras principales se han inscrito. Decenas de solicitudes de los deportistas bielorrusos fueron aprobadas.

Independientemente de lo que se decida en Moscú, Rusia no competirá en el atletismo olímpico.

World Athletics, el organismo que rige este deporte, no ha retirado su veto a los deportistas rusos y bielorrusos en las competencias que avala, incluidos los Juegos Olímpicos.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.