Agencias/ Ciudad de México.- Gracias a su trilogía de El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo, Peter Jackson se convirtió en uno de los directores más respetados del medio. Aunque no pudo repetir el éxito con El Hobbit: Un viaje inesperado, mantuvo su estatus y ahora busca nuevas fronteras a nivel narrativo y tecnológico.

El creador estrenó en 2018 el documental Jamás Llegarán a Viejos, donde hizo uso de avances tecnológicos para mostrar un nuevo retrato sobre los soldados que lucharon durante la Primera Guerra Mundial. En esa misma línea decidió enfocarse en The Beatles: Get Back, pero no contaba con un pleito que constantemente se presentaría con Disney, empresa que adquirió los derechos de distribución de este especial.

El director tenía una tarea muy complicada. Su deseo era mostrar a la famosa banda desde una perspectiva nunca antes vista, lo cual para muchos era simplemente imposible. Jackson tuvo todo el apoyo del equipo de The Beatles, que incluye a Paul McCartney, Ringo Starr, Yoko Ono (viuda de John Lennon), y Olivia Harrison (viuda de George Harrison); así como del supervisor musical Giles Martin, quienes también querían que se rompiera el mito sobre la separación del grupo.

El creador tuvo acceso a muchísimo material nunca antes visto, como 60 horas de video y más de 150 de audio de cuando los artistas estaban trabajando su disco Let It Be, que en algún punto pensaron en llamar justamente Get Back.

Aunque en apariencia la idea suena muy parecida al documental Let It Be de Michael Lindsay-Hogg, en realidad termina por derrumbar muchas de las ideas que aquí se presentaron.

Por años, los expertos y los fans creían que la grabación de este disco había estado llena de rencor, malos tratos, actitudes poco profesionales y muchísima presión entre los integrantes, pero The Beatles: Get Back muestra una dinámica muy diferente, donde The Beatles seguían en un punto alto de creatividad, a pesar de sus discusiones.

Para lograr mostrar con naturalidad esta etapa, Jackson utilizó todo el material posible y Disney decidió no recortar nada, entregando así tres episodios en vez de una película documental. Por desgracia, hubo un pequeño desacuerdo sobre el contenido, pues no es raro escuchar las groserías que los cantantes dicen y tampoco es extraño verlos fumar.

Hay que recordar que Disney prohibió de manera definitiva el tabaco en sus películas por lo que ya no se pueden encontrar escenas donde se ve a alguien fumando. De igual forma, el uso de las groserías es un constante dolor de cabeza para la productora que pide censurarlas y evitarlas en lo posible.

En una entrevista con NME, Peter Jackson reveló que cuando tenía el corte final del documental Disney pensó seriamente en censurar algunas escenas. Sin embargo, McCartney y Ringo se negaron, pues para ellos todo el ambiente debía ser honesto para poder contar su relación como en verdad fue:

Paul lo describió como muy crudo. Él me dijo: “Es una descripción muy precisa de cómo éramos en ese entonces.” Ringo dijo: “Es honesto.” La honestidad es importante para ellos. No quieren que los blanqueen. No quieren ser sanitizados. Disney quería quitar todas las groserías y Ringo, Paul y Olivia dijeron: “Así es como conversábamos. Así es como hablábamos. Así es como queremos que el mundo nos vea.”

En una acción bastante rara para la compañía, Disney decidió ceder y lo que hizo en vez de censurar estos momentos fue poner un aviso al inicio de cada episodio para que el espectador esté al tanto de que hay groserías y gente fumando.

Con las primeras críticas es claro que la decisión fue la correcta, pues muchos agradecen que el documental no intente poner a la banda como un grupo de santos, pero tampoco busque despreciarlos. Se trata, finalmente, de la interacción entre grandes creativos que chocaban de vez en cuando, pero cuya relación era fuerte, estructurada y llena de talento.

Peter Jackson tiene muchas razones para sentirse orgulloso, pues el producto final quedó tal y como había imaginado y fue aprobado por todos los elementos involucrados. El director recuerda cómo estaba listo para recibir notas y críticas de parte de Paul y Ringo sobre algunas escenas, pero ambos le dijeron que el documental era perfecto como estaba y que no había que cambiar nada.

Uno de ellos, Jackson no menciona quién, afirmó que ver The Beatles: Get Back fue uno de los momentos más estresantes de su vida, pero que no le daría notas, porque lo que ahí se veía era como en realidad se llevaban entre ellos.

Comentarios desactivados en Difunde Disney en medio de diferencias documental The Beatles: Get Back