Agencias, Ciudad de México.- Seis meses después del inicio de una guerra que ha devastado Gaza, el Comité Olímpico Palestino está luchando contra inmensurables obstáculos para garantizar que sus atletas participen en los Juegos de París. El director técnico, Nader Jayousi, dice a France 24 que su delegación busca llevar un “mensaje de paz” al mundo e inspirar a los niños palestinos, “cuyos sueños han sido destrozados por las bombas”.

Los atletas palestinos han participado en todos los Juegos Olímpicos de verano desde que fueron admitidos por primera vez en los Juegos de Atlanta en 1996.

Cada participación ha tenido un significado especial para los residentes de los Territorios Palestinos y la diáspora palestina, brindando a los apátridas un lugar para competir con el resto del mundo.

Participar en París será aún más significativo en el contexto de la guerra que ha devastado la mayor parte de la Franja de Gaza y ha causado la muerte, según funcionarios de salud del enclave controlado por Hamás, de al menos a 33.000 personas, incluidos algunos de los atletas que habían fijado su mira en los Olímpicos.

“Entre atletas, entrenadores y personal de clubes, la escena deportiva palestina ha perdido al menos 170 personas”, dijo Jayousi, desde la sede del Comité Olímpico Palestino, cerca de Jerusalén.

Entre las víctimas están el entrenador del equipo olímpico de fútbol, ​​Hani Al-Masdar, y la estrella del voleibol Ibrahim Qusaya, ambos fallecidos durante los bombardeos israelíes en Gaza.

“A estas tragedias hay que añadir la destrucción de infraestructuras: el estadio de Yarmouk, las oficinas del Comité Olímpico en Gaza y varios otros estadios. (…) Si la guerra terminara hoy, al menos el 70% de la población de Gaza se quedaría sin hogar, y no estaría pensando en practicar algún deporte”, añadió el director técnico.

Jayousi explicó que la guerra obligó al comité palestino a reducir sus ambiciones, poniendo fin abruptamente a un programa pionero destinado a aumentar el número de atletas que califican para los Juegos Olímpicos.

A pesar del enorme revés, las esperanzas palestinas recibieron un gran impulso el mes pasado, cuando Omar Ismail consiguió un primer boleto en taekwondo masculino, una hazaña que Jayousi espera que otros atletas igualen en las próximas semanas.

La delegación palestina presentó un récord de cinco atletas en los Juegos de Tokio. Jayousi manifiesta que el objetivo era “superar ese número”. Sigue confiando en que los comodines ayudarán a su país a presentar la delegación más grande hasta la fecha en la historia de los Juegos Olímpicos.

France 24: ¿Cuáles eran sus objetivos para los Juegos Olímpicos de París y cómo ha afectado el estallido de la guerra su preparación? 

Nader Jayousi: Hay que entender que la escena deportiva en Palestina está completamente paralizada desde el 7 de octubre. Cuando comenzaron estos eventos, estábamos con nuestra delegación en los Juegos Asiáticos en China, consiguiendo un logro histórico con la primera medalla de bronce de Palestina para Hala Alqadi en kárate. Desde entonces, hemos dedicado nuestro tiempo a intentar garantizar la seguridad de nuestros atletas, algunos de los cuales son de Gaza.

Habíamos estado ejecutando un programa piloto, centrándonos por primera vez en un grupo de atletas de élite para intentar asegurar su clasificación para los Juegos Olímpicos. Pero el parón llegó en el peor momento posible, en la recta final de los preparativos, el momento más importante del ciclo olímpico. Es devastador.

Intentamos adaptarnos acortando la lista de deportistas, enviándolos a entrenar a países amigos. Seguimos adelante y logramos nuestro objetivo: nos hemos clasificado para los Juegos de París, en taekwondo. Es histórico.

F24: ¿Han podido entrenar en los últimos seis meses?

N.J.: Nos llevó 40 días sacar de Gaza a nuestro campeón de halterofilia, Muhammad Hamada, con su hermano, que también es su entrenador.

Es un excampeón mundial juvenil y estuvo muy cerca de conseguir la clasificación para los Juegos Olímpicos. Lamentablemente, cuando comenzó esta tragedia, él se encontraba en el norte de Gaza, una de las primeras zonas en ser invadidas.

Mentalmente es extremadamente fuerte. De hecho, continuó el entrenamiento durante los primeros meses de la guerra. Tenemos imágenes de él entrenando en su casa y se pueden escuchar los aviones militares y los drones. Pero entonces empezó la hambruna y perdió entre 15 y 17 kilos, lo que es extremadamente perjudicial si eres levantador de pesas.

Ahora mismo está en Tailandia, para las eliminatorias olímpicas, haciendo lo mejor que puede. Si no lo logra, ojalá podamos conseguirle un comodín para París. Es solo un ejemplo. Estamos aquí para todos nuestros deportistas, a su servicio, para darles la oportunidad de competir.

F24: ¿Cómo pueden los atletas concentrarse en el deporte cuando hay tanto sufrimiento en casa? 

N.J.: Es la base mental sobre la que hemos construido a nuestros atletas. Tienen suficiente conciencia y madurez para comprender que esto no es solo un sueño individual. No se representan solo a sí mismos; representan un país, una historia, una causa.

Así es como nuestros atletas se mantienen concentrados. Llevamos 75 años pasando por esto. Si dejamos que nos afecte la cabeza, seremos derrotados en dos días. Tenemos que ser mentalmente muy fuertes. Podemos superarlo, lo hemos superado. Estaremos en los Juegos Olímpicos.

F24: ¿Qué tipo de apoyo han recibido de otros países o del Comité Olímpico (COI)? 

N.J.: Contamos con un buen apoyo de nuestros países árabes hermanos, que han organizado campos de entrenamiento para nuestros equipos.

Nuestra selección nacional de fútbol consiguió un logro histórico al alcanzar en enero los octavos de final de la Copa Asiática. Se formaron en Arabia Saudita, en Doha (Qatar), en Kuwait. Contamos con un apoyo masivo de países de todo el mundo que creen en las aspiraciones de los palestinos de tener éxito en los deportes.

En cuanto al COI, siempre estamos en contacto con ellos, y el propio (presidente del COI), Thomas Bach, dijo que harán todo lo posible para asegurar la participación de Palestina en los Juegos Olímpicos de París.

Consideran muy importante dar a Palestina la oportunidad, como a cualquier otro país, de estar en los Juegos. Y acabamos de renovar nuestro compromiso 100% con la Carta Olímpica y los reglamentos del COI.

Así que creo que lo estamos haciendo bien en términos de apoyo de países amigos, incluidos, sin duda, los países occidentales.

F24: El COI descartó sanciones a la delegación israelí por la guerra en Gaza, rechazando comparaciones con las sanciones impuestas a Rusia por su invasión de Ucrania. ¿Está de acuerdo con esta decisión?

N.J: Como miembros de un Comité Olímpico, evitamos hablar de cuestiones políticas. Nuestro campo es el deporte. No tengo ningún comentario sobre Rusia y Ucrania. Y la presencia de Israel en los Juegos Olímpicos no es un tema que discutamos. Si nuestros dirigentes tienen algo que decir sobre este tema, lo escucharán en los medios de comunicación.

Puedo responder cualquier pregunta técnica sobre nuestros deportistas, ese es el alcance de nuestro trabajo. No intervenimos en política de ninguna manera, ni siquiera en la nuestra.

F24: Los Juegos podrían enfrentar a atletas palestinos e israelíes. ¿Es esto algo que discute con su equipo?

N.J.: ¿Cree que a los palestinos les pone nerviosos cuando se encuentran con israelíes?

Nos encontramos con israelíes todos los días, en nuestras ciudades, nuestras calles, nuestras escuelas. Y normalmente los encontramos con sus armas. Entonces, la idea de encontrarnos con ellos en los Juegos Olímpicos no es algo que nos preocupe.

Iremos a los Juegos Olímpicos a competir y representar a nuestro país de la mejor manera posible. No nos preocupa encontrarnos con nadie.

F24: ¿Qué significará ver la bandera palestina ondeada por su delegación durante la ceremonia de apertura el 26 de julio? 

N.J.: En medio de todas estas atrocidades y todas estas tragedias, la gente verá atletas que insisten en hacer realidad su sueño, en representar un país y una causa.

Creo que representa un gran mensaje de paz, mostrando al mundo a qué aspiran los palestinos. También es un mensaje para las generaciones futuras, para nuestros niños cuyos sueños han sido destrozados por bombas y cohetes. Estos niños verán modelos a seguir y aspirarán a ser como nuestros atletas que compitieron en los Juegos Olímpicos de París.

Hay un gran mensaje que debemos transmitir: no nos rendimos, no nos damos por vencidos. Preservaremos la identidad palestina a través del deporte y demostraremos que somos un pueblo pacífico, lleno de orgullo y de respeto por otras naciones.

Hasta la fecha, Palestina cuenta con dos cupos garantizados en París 2024: el taekwondista Omar Yaser Ismail competirá en la categoría -58 kg. luego del boleto obtenido en marzo en el clasificatorio asiático de Tai’an, China, y habrá un competidor en la prueba ecuestre individual de Doma Clásica, gracias a la clasificación en Doha, en febrero de 2023, previo al inicio del conflicto bélico.

El anuncio, en el cual el jerarca alemán estimó en “entre seis y ocho” el total de representantes palestinos (entre clasificados e invitados), se produjo en un contexto de inminentes cierres de rankings, de múltiples preolímpicos y de otros certámenes con pasajes en juego, varios de ellos exentos de presencia palestina principalmente por los perjuicios en las instalaciones deportivas de entrenamiento derivados de la guerra entre el Estado de Israel y Hamas.

En una reunión celebrada el miércoles 18 de abril, Bach le había reiterado al mandamás del Comité Olímpico Palestino, Jibril Rajoub, el compromiso de sostener a los deportistas. En las declaraciones brindadas a la AFP, insistió en que “desde el primer día apoyaron de muchas maneras para permitirles participar en las clasificaciones y seguir su entrenamiento”.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.