Agencias/Ciudad de México.- La alcaldesa de París Anne Hidalgo se expresó confiada de que la calidad del agua en el río Sena cumplirá con los estándares olímpicos este verano y que ella misma se encargará de cerciorarlo tirándose a nadar en la vía acuática, posiblemente junto al presidente Emmanuel Macron.

El Sena servirá de escenario para las maratones de aguas abiertas en París 2024, además de los tramos de natación de los triatlones de los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos.

A una pregunta sobre si cumplirá con sus promesa de nadar en el Sena antes de las justas, Hidalgo replicó afirmativamente: “Desde luego que sí, ya que la calidad del agua será buena”.

Durante décadas, el Sena ha sido tóxico para la fauna marina y los nadadores, empleándose nada más como vía para la transportación de mercancía y paseos turísticos. También acabó como la tumba de bicicletas sin uso y demás desechos. Nadar en el Sena, salvo excepciones, ha sido ilegal desde 1923.

Hidalgo mencionó nuevos métodos para poder limpiar el río, cuya calidad de agua fue cuestionada recientemente por un grupo ambientalista.

Una planta de tratamiento de agua en Champigny-sur-Marne, al este de París, fue inaugurada.

La semana próxima será inaugurada una inmensa cuenca de almacenamiento con la que se busca reducir la necesidad de arrojar aguas residuales al Sena cuando llueve. El enorme hoyo excavado al lado de la estación de trenes de Austerlitz podrá acumular el equivalente de 20 piscinas olímpicas con agua sucia que serán tratadas en vez de ser dispersadas en el río.

Hidalgo señaló que ha invitado a altos funcionarios para nadar en el Sena en un evento denominado “el gran clavado” a fines de junio o comienzos de julio. El propio Macron, quien prometió nadar en el río, fue invitado, confirmó la alcaldesa, además de los líderes del comité organizador de París 2024 y el presidente del COI Thomas Bach.

“Nos vamos a zambullir en el Sena, ya muchos voluntarios se han apuntado para hacerlo conmigo y todos los atletas que estarán ahí”, dijo Hidalgo “Todos vamos a estar bien nadando en el Sena”.

El costo estimado de la limpieza del Sena alcanza los 1.400 millones de euros (1.500 millones de dólares), pagados por las autoridades del gobierno nacional y de París.

Durante décadas el Sena ha sido tóxico para la fauna marina y los nadadores y fue empleado solamente como vía de transporte de mercancía y para paseos turísticos. También acabó como tumba de bicicletas y demás desechos. Nadar en el Sena, salvo excepciones, ha sido ilegal desde 1923.

Hidalgo mencionó nuevos métodos para limpiar el río, cuya calidad de agua fue cuestionada recientemente por un grupo ambientalista. Por su parte fue inaugurada una planta de tratamiento de agua en Champigny-sur-Marne, al este de París. Y la semana próxima será inaugurada una inmensa cuenca de almacenamiento con la que se procurará reducir la necesidad de arrojar aguas residuales al Sena cuando llueve. El enorme hoyo producto de una excavación al lado de la estación de trenes de Austerlitz podrá acopiar el equivalente a 20 piscinas olímpicas de agua sucia, que serán tratadas en vez de ser derivadas al río.

La alcaldesa Hidalgo señaló que ha invitado a altos funcionarios a nadar en el Sena en un acontecimiento denominado “el gran clavado” a fines de junio o comienzos de julio. El propio Macron, que prometió nadar en el río, estuvo incluido en la invitación, confirmó la intendente. También fueron exhortados los líderes del comité organizador de París 2024 y el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el alemán Thomas Bach.

“Vamos a zambullirnos en el Sena. Ya muchos voluntarios se han apuntado para hacerlo conmigo y todos los atletas que estarán ahí”, anticipó. Hidalgo. “Todos vamos a estar bien nadando en el Sena”, confió ante la prensa.

Según Hidalgo, ella estará nadando en el Sena antes de los Juegos y exhortó a Emmanuel Macron a hacerlo; el nivel de contaminación en el río del norte francés descendió drásticamente en los últimos 20 años. El costo estimado de la limpieza del emblemático río del norte de Francia es de 1400 millones de euros (1,500 millones de dólares), y será afrontado por el estado nacional y el de París.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.