Agencias/Washington.- El Presidente Barack Obama dijo que no infravaloró las potenciales amenazas del mandatario ruso Vladimir Putin, pero reconoció haber “subestimado” el impacto de la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de Estados Unidos del pasado 8 de noviembre.

“No creo haberle (Putin) subestimado, pero creo que subestimé el grado en que, en esta nueva era de la información, es posible con desinformación y con ciberataques tener un impacto en nuestras sociedades abiertas, en nuestros sistemas abiertos”, reconoció Obama en una entrevista emitida el domingo por la cadena de televisión ABC News. Obama advirtió de que esta tendencia se está “acelerando”.

Obama hizo estas declaraciones después de que los servicios de inteligencia de los Estados Unidos publicaran el viernes un informe que sostiene que el Presidente ruso “ordenó” personalmente una campaña para influir en el resultado de las elecciones presidenciales porque prefería que ganara el entonces candidato republicano Donald Trump.

Obama explicó en la entrevista que ordenó a los servicios de inteligencia hacer el informe “para asegurarnos de que comprendemos que esto es algo que Putin lleva haciendo desde hace bastante tiempo en Europa, inicialmente en los antiguos estados satélites donde hay muchos rusoparlantes, pero cada vez más en las democracias occidentales”.

Según el informe de los servicios de inteligencia norteamericanos, el objetivo de la injerencia rusa en los comicios era socavar la credibilidad del proceso democrático y difamar a la candidata demócrata Hillary Clinton para reducir sus posibilidades de éxito en las elecciones presidenciales.

Putin niega que Rusia esté detrás del hackeo a los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata y de John Podesta, jefe de campaña de Clinton. Julian Assange, fundador de WikiLeaks, dice que no fueron los rusos los que les pasaron la información.

Obama recordó a Trump y a los republicanos que Putin no está en su “equipo” y les recomendó que confíen en los servicios de inteligencia de Estados Unidos.

“Si llega un punto en el que la gente en este país siente más afinidad con un líder que es un adversario y ve a Estados Unidos y nuestra forma de vida como una amenaza para él, entonces vamos a tener problemas mayores que sólo el ciberhacking”, advirtió Obama.

Las relaciones entre Washington y Moscú están en uno de los momentos más tensos cuando quedan menos de dos semanas para que Trump asuma la presidencia.

Cuando Obama llegó a la Casa Blanca, anunció el “reset” o reinicio de las relaciones con Rusia tras la tensión entre los dos países durante los últimos meses del Gobierno de George W. Bush.

Durante la campaña electoral de 2012, Obama se mostró en desacuerdo con el entonces candidato republicano Mitt Romney, quien aseguró que Rusia era la mayor amenaza geopolítica para Estados Unidos.

El “reset”, un intento de poner a cero el contador de los problemas bilaterales entre ambos países, fracasó, entre otros motivos, por la crisis de Ucrania, la anexión de Crimea por parte de Rusia, el conflicto sirio y la acogida en Moscú del ex agente de inteligencia estadounidense Edward Snowden tras revelar métodos de espionaje a gran escala.

Obama expulsó a finales de diciembre a 35 diplomáticos rusos en respuesta al hackeo en las elecciones.

Trump considera que la injerencia rusa no tuvo ningún efecto en el resultado de las elecciones presidenciales, ya que no se manipularon las máquinas de votación. El multimillonario asegura que Rusia respetará mucho más a Estados Unidos cuando él sea Presidente.

Comentarios desactivados en Admite Obama haber subestimado hackeo ruso en triunfo de Trump