Agencias / Ciudad de México.- Un adolecente de 17 años, de Nueva York (EEUU), descubrió un planeta mientras buscaba estrellas como pasante en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, informó esta semana la agencia espacial.

Wolf Cukier, estudiante de último año de secundaria, había recibido la tarea de examinar variaciones en el brillo de las estrellas captadas por el Satélite de Inspección de Exoplanetas en Tránsito (TESS). Mientras exploraba un sistema estelar ubicado a 1,300 años luz de la Tierra, observó lo que parecía ser una ligera mancha en uno de los soles del sistema llamado TOI 1338.

“Al principio pensé que era un eclipse estelar, pero el momento era incorrecto. Resultó ser un planeta”, señaló Cukier.

En 2019, cuando Wolf Cukier terminó su tercer año en la Escuela Secundaria de Scarsdale en Nueva York, se unió al Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, como pasante de verano. El joven no podría imaginar que la oportunidad de trabajar en la agencia espacial estadounidense le aportaría mucho más que experiencia.

Su trabajo consistía en examinar las variaciones en el brillo de las estrellas capturadas por el Satélite de Estudio de Exoplanetas en Tránsito (TESS, por sus siglas en inglés) de la NASA, en el marco del proyecto de ciencia ciudadana Cazadores de Planetas.

​Cukier contó que estaba revisando todos los datos que los voluntarios habían marcado como “binaria eclipsante” (un sistema formado por dos estrellas que giran una alrededor de la otra y que, vistas desde la Tierra, sufren eclipses y tránsitos mutuos). Al tercer día de trabajo identificó una señal del sistema TOI 1338, que está a 1.300 años luz de distancia en la constelación de Pictor.

“El planeta bloqueó la luz de esas dos estrellas, lo que provocó un pequeño descenso en la cantidad de luz que llegó al telescopio. Eso fue lo que noté al principio”, explicó más tarde a CBS.

TOI 1338 b, como se llama ahora, es el primer planeta circumbinario identificado por TESS y el único planeta conocido en el sistema. El exoplaneta es alrededor de 6,9 veces más grande que la Tierra, no es tan chico como Neptuno ni tan grande como Saturno.

Las dos estrellas orbitan entre sí cada 15 días. El planeta orbita casi exactamente en el mismo plano que las estrellas, por lo que experimenta eclipses estelares regulares.

Una de las estrellas tiene alrededor de un 10% más de masa que nuestro Sol, mientras que la otra es más fría, más tenue, con sólo un tercio de la masa del Sol.

El descubrimiento fue presentado en un panel de discusión durante la 235 reunión de la American Astronomical Society en Honolulu este el 6 de enero.

Difíciles de detectar

Una vez que comunicó el descubrimiento a sus mentores, estos pasaron varias semanas verificando su observación. Finalmente concluyeron que lo que había descubierto era un planeta 6,9 veces más grande que el nuestro y que orbita en torno a dos estrellas, en lo que se conoce como un planeta circumbinario.

Debido a que esas estrellas binarias orbitan entre sí cada 15 días, no fue tarea fácil distinguir los eventos del tránsito del único planeta conocido de tal sistema, bautizado como TOI 1338-b. Los planetas que orbitan dos estrellas son más difíciles de detectar que los que orbitan solo una.

En este caso, la estrella mayor es aproximadamente un 10 % más grande que nuestro Sol, mientras que la más pequeña, de aproximadamente un tercio de esa masa, es más fría y tenue.

¿Qué es y cómo funciona TESS?

TESS es una misión de exploración astrofísica de la NASA dirigida y operada por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), EEUU, y administrada por el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

El satélite especializado en exoplanetas tiene cuatro cámaras, cada una de las cuales toma una imagen de fotograma completo de un trozo de cielo cada 30 minutos durante 27 días.

Los científicos utilizan las observaciones para generar gráficos de cómo el brillo de las estrellas cambia con el tiempo. Según explica la NASA, cuando un planeta cruza frente a su estrella desde nuestra perspectiva, un evento llamado tránsito, su paso causa una marcada disminución del brillo de la estrella.

Pero los planetas que orbitan dos estrellas son más difíciles de detectar que los que orbitan una. Los tránsitos de TOI 1338 b son irregulares, entre cada 93 y 95 días, y varían en profundidad y duración gracias al movimiento orbital de sus estrellas. TESS sólo ve los tránsitos que cruzan la estrella más grande; los tránsitos de la estrella más pequeña son demasiado débiles para ser detectados.

Los investigadores señalaron que la órbita del exoplaneta con dos estrellas es estable, por lo menos lo será durante los próximos 10 millones de años. Sin embargo, el sistema tienen una particularidad, y que el ángulo de la órbita del planeta con respecto a la Tierra cambia lo suficiente como para que el tránsito del planeta se modifique cada ocho años.

​Los científicos todavía tienen hasta 2023 para recabar toda la información posible de este sistema tan particular. Pasado este tiempo habrán de esperar hasta 2031 para que se produzca un nuevo tránsito detectable desde nuestra posición, aquí en la Tierra.

Comentarios desactivados en Ubica adolescente desde observatorio de la NASA un planeta con dos soles