marzo 10, 2020

UJAT: las manos quietas

De Primera Mano/Por Rodulfo Reyes/Villahermosa.- La presunta agresión sexual de que fue víctima una alumna de Medicina de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), el pasado jueves, enseñó lo frágil de las estructuras de la comunidad Juchimán, pero también evidenció las manos que quieren acalambrarlas.

En lo que va del año ningún evento noticioso había conmovido tanto a la sociedad tabasqueña como el ataque que sufrió Mariana “N”, de 23 años, que se prepara para médico en la División Académica de Ciencias de la Salud (DACS), y que fue lesionada gravemente en cuello y abdomen por oponer resistencia tras ser violentada en su departamento del fraccionamiento Palmitas, en la colonia Atasta.

A una sola voz la colectividad reaccionó con enojo y se aprestó a la cacería del atacante, que fue captado en videos de vigilancia de la zona.

El viernes, un día después de cometido el delito, en la conmemoración oficial con motivo del Día Internacional de la Mujer, el rector de la UJAT, Guillermo Narváez Osorio, exigió a las autoridades resolver la agresión.

La postura oficial se dio conforme a lo acostumbrado en estos casos. La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), por ejemplo, no ha dejado de solidarizarse cuando se comete algún atropello con alguno de sus miembros.

En el caso Palmitas, sin embargo, se ha detectado que algunas manos domésticas alentaron peligrosamente la convulsión de la base estudiantil.

¿Por protagonismo las autoridades se involucraron más allá del respaldo institucional a la causa?

¿Alguna mente considera que con apoyos subrepticios puede posicionarse en la arena política estatal?

Fue evidente que algunas fuerzas internas le metieron el hombro a la protesta de más de tres mil participantes, sin que esto le quite mérito a la capacidad de convocatoria de los organizadores.

La manifestación tuvo buena respuesta por tratarse de una causa justa. Los estudiantes elevaron la voz porque mañana puede ser cualquiera de ellos.

La captura de José Luis “N”, alias ‘El Colocho’, ocurrida el sábado en Jalpa de Méndez ante una denuncia ciudadana, desinfló la presión ciudadana.

La detención del presunto feminicida (fue acusado de ese delito en grado de tentativa) viene a contener la avalancha que empezó a crecer desde el jueves pasado y que el viernes con la marcha se veía cuantiosa.

En estos momentos la conversación pública se centra en la afirmación del gobernador Adán Augusto López Hernández de que la agresión a Mariana “N” se trató de un “caso doméstico”.

Es posible que el mandatario haya hecho esa declaración porque la primera información que tuvo entre manos indicaba que la agresión se había perpetrado dentro de su propia casa.

De las pruebas científicas que presente la Fiscalía General del estado para que dentro del plazo que dio el Juzgado se compruebe la responsabilidad de José Luis “N”, va a depender si escala o se contiene el conflicto.

En este punto hay que estar muy pendientes: el alcalde de Jalpa de Méndez, Jesús Selván, difundió en sus redes sociales la captura de ‘El Colocho’ sin difuminar su rostro y dando por hecho que era culpable.

PARA SU INFORMACIÓN…

¿SERÁ VERDAD QUE el proveedor de las medicinas ‘patito’ del Hospital Regional de Pemex es un allegado al jefe de un poderoso grupo de la llamada ‘Cuarta transformación’ y por eso las autoridades de Pemex han sido omisas para presentar una denuncia ante los decesos causados por la Heparina sódica para pacientes hemodializados? La 4T parece tropezar en la misma piedra priísta.

Share
Comentarios desactivados en UJAT: las manos quietas