Agencias/Ciudad de México.- Expediente Warren: Obligado por el demonio ha vuelto a traer el terror paranormal a las salas de cine. Ed y Lorraine Warren, de nuevo interpretados por Patrick Wilson y Vera Farmiga, debían enfrentarse esta vez a un caso judicial y tratar de demostrar que un joven cometió un crimen bajo el yugo de una posesión. La historia, basada en el caso real de Arne Cheyne Johnson, encaraba el reto de no contar por primera vez con James Wan en la dirección, aunque para reto el de Ruairi O’Connor, el actor bajo el personaje poseído en cuestión, que ha tenido que enfrentarse a intensas y terroríficas escenas durante el rodaje sufriendo consecuencias físicas.

Según ha contado O’Connor en una entrevista con ComicBook, la importante carga física de las escenas de posesión en las estuvo atado a una cama le dejó moratones y los brazos hinchados. El actor habla de que durante las diferentes tomas que se grabaron sintió cómo si hubiera estado esposado en aquel lugar durante varios días, lo que no fue nada fácil a causa de tener una complexión física delgada.

“Creo que la parte que más más destaco ahora, o la parte que probablemente estoy lidiando más con mi terapeuta, es probablemente las demandas físicas del papel. Fue como si estuviera atado o esposado a esa cama durante cuatro días. De hecho, hicimos dos tomas de escenas de cama esposadas, así que tuve que sacudirme…”, comenzaba explicando.

O’Connor admite que cuando terminó de rodar vio que varias partes de su cuerpo abultaban más de lo normal por el hinchazón, sintiendo como si tuviera una masa muscular fruto de varios años de ejercicio físico. “Mis antebrazos son normalmente muy delgados y ligeros, pero eran enormes, parecía que había estado en el gimnasio durante 10 años con esteroides”. continúa el actor.

Y es que vez de optar por usar efectos digitales y toneladas de CGI para las escenas sobrenaturales, Expediente Warren 3 optó por mostrar el terror de la forma más veraz y realista posible, atando a uno de sus protagonistas a una cama y pidiéndole que emulara de manera intensa el comportamiento de una persona poseída. Claro, que esta pretensión de ser más realistas y conseguir trasmitir mayor terror se saldó con daños físicos en uno de sus actores.

No obstante, el intérprete señala que no se sintió molesto, puesto que le ayudó a lograr más veracidad en su interpretación como Arne Cheyne Johnson. “Pero solo fue el hinchazón. Luego las lágrimas se vuelven reales, los gritos se vuelven reales y estás muy agradecido, porque es mucho más fácil cuando hay algo visceral a lo que responder. Pero luego puse frío las muñecas para devolverlas a su tamaño normal, o un poco menos de lo normal, supongo, como es el tamaño normal de mi antebrazo”, matiza.

Al menos, parece que O’Connor logró el efecto deseado, puesto que público ha respondido muy favorablemente a esta tercera entrega de Expediente Warren. O eso dicen los datos de taquilla, dado que el pasado fin de semana fue número uno en Estados Unidos con 24,1 millones de dólares, todo un logro en plena pandemia. Sin embargo, que un actor tenga que lidiar con daños físicos en un rodaje no debería de ser bien visto, por muy buenos que sean los resultados del efecto que se pretende conseguir con ello.

Comentarios desactivados en Sufre Ruairi O’Connor heridas físicas en rodaje de ‘Expediente Warren 3’