Agencias/Ciudad de México.- Aunque nadie daba un centavo por la película, Aquaman y El Reino Perdido ha emergido como el faro luminoso del Universo Extendido de DC (DCEU), marcando no solo el mayor éxito post-pandemia sino también el logro más significativo de los últimos cinco años. Dirigida por James Wan y protagonizada por Jason Momoa, la secuela ha recaudado más de US $412 millones a nivel mundial, superando las expectativas y desafiando las predicciones iniciales.

A pesar de la disminución constante en la cantidad de cines que la proyectan, Aquaman y el Reino Perdido ha mantenido su posición en el top 10 de la taquilla durante seis semanas consecutivas. El filme generó casi US $3 millones en la taquilla doméstica (Estados Unidos y Canadá) el pasado fin de semana, llevándola más allá de la asombrosa marca de los US $400 millones a nivel global.

Aunque la cifra actual está lejos de los colosales US $1.1 mil millones que la primera entrega alcanzó en 2018, representa una mejora notable en comparación con el rendimiento comercial de las últimas películas del ya extinto DCEU.

China se erige como el mercado más destacado fuera de América del Norte, contribuyendo con US $61 millones hasta el momento. Este país, que anteriormente mostró un entusiasmo inusual por la primera entrega, ha demostrado nuevamente su aprecio por las historias de superhéroes, superando las cifras de Oppenheimer, dirigida por Christopher Nolan, que alcanzó los US $63 millones en China el año pasado.

El éxito de Aquaman y el Reino Perdido contrasta con el rendimiento considerado insatisfactorio de Black Adam en 2022, que acumuló US $393 millones a nivel mundial. La caída en la taquilla del DCEU se hizo evidente con Black Adam y se acentuó con The Flash, Blue Beetle y ¡Shazam! La Furia de los Dioses, las últimas dos generando menos de $130 millones en todo el mundo.

Este declive ha llevado a una reestructuración del DCEU bajo el liderazgo de los nuevos CEO James Gunn y Peter Safran, con un reinicio planeado y la dirección de la primera película de la nueva era, Superman: Legacy, programada para 2025.

La producción de Aquaman y el Reino Perdido tuvo un presupuesto informado de US $200 millones, y su éxito en la taquilla ahora la coloca en el punto de equilibrio. A pesar de las críticas mixtas que recibió al inicio, con un modesto 34% de aprobación en Rotten Tomatoes, la película ha sido respaldada por una impresionante puntuación del 81% por parte de la audiencia, destacando la disparidad entre la recepción de los críticos y el aprecio del público.

Este hito financiero no solo consolida a Aquaman y el Reino Perdido como un éxito del DCEU, sino que también resalta la capacidad del público para abrazar narrativas de superhéroes después de los desafíos y cambios en la industria cinematográfica durante y después de la pandemia. La combinación de la dirección de Wan y la actuación carismática de Momoa ha demostrado ser una fórmula ganadora, revitalizando la franquicia y dejando a los fanáticos ansiosos por futuras entregas.

El filme es el punto final del DCEU, que en los últimos cinco años destacó por sus tremendos fracasos, y esto nos lleva a preguntar, ¿podrá mantener este impulso el nuevo universo cinematográfico de DC en las próximas entregas, o será este un resplandor fugaz y se avecinan nuevos fracasos? Solo el tiempo lo dirá, pero por ahora, el reino de Atlantis brilla con un resplandor renovado en la pantalla grande.

Comentarios desactivados en Recauda 412 millones de dólares película “Aquaman y el Reino Perdido”