Agencias/Ciudad de México.- El ministro de Defensa de Colombia Diego Molano dijo que investigan a miembros retirados del Ejército de ese país que participaron en el asesinato de Jovenel Moïse Presidente de Haití, el pasado miércoles.

Colombia recibió el jueves una solicitud oficial de la agencia policial internacional Interpol para entregar información sobre los presuntos autores del asesinato, señaló Molano.

La información inicial sugiere que son ciudadanos colombianos y miembros retirados del Ejército.

La policía haitiana dijo que 28 personas llevaron a cabo el ataque contra el Presidente, 26 de ellos colombianos y dos ciudadanos estadounidenses de ascendencia haitiana, informó la agencia de noticias AFP en un tuit.

El grupo de atacantes irrumpió en la residencia oficial de Moïse la madrugada del miércoles. Se trata del primer asesinato de un jefe de Estado haitiano en más de un siglo.

Las tropas colombianas están consideradas entre las mejores del mundo después de haber luchado contra guerrillas locales en selvas y montañas durante más de cinco décadas.

Los soldados a veces se sienten tentados a dejar el Ejército por la perspectiva de ganar más dinero trabajando como contratistas en el Medio Oriente y en otros lugares.

El asesinato dejó a la nación caribeña envuelta en una lucha de poder mientras políticos rivales compiten por llenar el vacío político.

Miembros clave del comando que asesinó al Presidente de Haití, Jovenel Moise, llevaban tres meses en el país preparando el ataque, según fuentes judiciales que hablaron con los medios locales.

Otros implicados llegaron a Haití el mes pasado desde el país vecino de República Dominicana, según dijo el juez Clément Noël al periódico Le Nouvelliste.

Durante ese tiempo, según el medio, habían acumulado armas, dinero y vehículos para el ataque.

Hasta ayer por la noche, las autoridades haitianas habían arrestado a 17 personas, incluyendo a dos estadounidenses y varios colombianos.

Al menos otros tres presuntos responsables fueron abatidos en enfrentamientos con la Policía y ocho huyeron.

Nöel interrogó a uno de los estadounidenses, James Solages, quien dijo que se había involucrado en la operación luego de “encontrar el trabajo en internet”, pero creía que iba a fungir como traductor para el grupo.

Según dijo, pensaba que el objetivo era arrestar al Presidente Moise, mas no matarlo.

“Los mercenarios habían estado en Haití durante unos tres meses”, dijo Solage, según el juez.

Según la Policía de Haití, el comando estaba formado por al menos 28 personas y seguían buscando a más implicados. En el grupo había varios ex militares colombianos, algunos de los cuales fueron abatidos.

En tanto, el Ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano, dijo que al menos seis de los miembros del escuadrón parecían ser ex miembros del Ejército de su país y ordenó a la Policía y a las fuerzas armadas colombianas cooperar con la investigación.

Según el diario colombiano El Tiempo, uno de los arrestados era Manuel Antonio Grosso Guarín, un ex miembro de las fuerzas especiales de contraterrorismo del Ejército de Colombia.

Grosso había viajado a Punta Cana, en República Dominicana, el pasado 4 de junio, junto con otros tres ex militares, y cruzaron a Haití dos días después, añadió el periódico.

Moise, de 53 años, fue asesinado en su casa por el comando alrededor de la 1 de la madrugada del miércoles. El Primer Ministro Claude Joseph asumió el Gobierno y declaró estado de sitio por dos semanas.

El jueves, las autoridades haitianas arrestaron a 11 sospechosos armados después de que irrumpieran en la Embajada de Taiwán en el suburbio de Pétion-Ville, en Puerto Príncipe, afirmó el viernes el Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán, agregando que la embajada no sufrió pérdidas de propiedad e instando al personal diplomático a aumentar la seguridad en Haití, que es uno de los 15 estados que mantienen relaciones con Taipéi en lugar de Pekín.

Por el momento, el primer ministro interino, Claude Joseph, que asumió el cargo hace menos de tres meses, tiene el control de la nación de 11 millones de personas.

Joseph habló con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, vía telefónica el miércoles.

Pero alguien está desafiando el control del poder de Joseph. El día antes de su asesinato, Moïse nombró a Ariel Henry para el cargo de primer ministro.

Si bien, nunca prestó juramento, Henry le dijo a un periódico local que él –y no Joseph– es el primer ministro, pero agregó que estaba a favor de él para evitar agravar más la situación en el país.

Mientras tanto, el jueves, la enviada especial de la ONU a Haití, Helen La Lime, aseguró a la prensa que Joseph es el primer ministro y que la nación planeaba seguir adelante con la primera ronda de las elecciones presidenciales en septiembre, y una segunda ronda en noviembre.

Moïse tenía muchos enemigos y había enfrentado un creciente descontento en los meses previos a su asesinato.

Parte de la ira fue alimentada por el hecho de que había gobernado por decreto desde enero de 2020, después de que expiraran plazos parlamentarios y no se celebraran elecciones legislativas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.