Agencias/Ciudad de México.- El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prohibió el asilo a quienes atraviesen ilegalmente la frontera desde México, informaron desde la Casa Blanca.

Además, Washington agilizará la deportación de inmigrantes ilegales que supongan una amenaza para la seguridad nacional y la sociedad.

“El Presidente [Joe] Biden cree que debemos asegurar nuestra frontera. Por eso anunció hoy [4 de junio] una medida ejecutiva para impedir que los inmigrantes que crucen ilegalmente nuestra frontera sur reciban asilo”, informó la Casa Blanca en un comunicado.

También se informó que las autoridades estadounidenses comenzaron a tramitar rápidamente los casos de asilo para acelerar la expulsión del país de aquellos inmigrantes que carezcan de motivos legales, según la Casa Blanca.

“A través de este proceso, el Departamento de Justicia podrá gestionar más rápidamente los casos y el Departamento de Seguridad Nacional será capaz de deportar más rápidamente a las personas que no tienen una base legal para permanecer en Estados Unidos”, señala el comunicado emitido.

Se indica que ambos organismos ya iniciaron el examen de los casos en un orden acelerado.

Además, tal y como señala la Casa Blanca, EEUU comenzará “lo antes posible” a deportar a aquellos inmigrantes ilegales que supongan una amenaza para la seguridad nacional y la seguridad pública.

Biden promulgará restricciones significativas inmediatas a los migrantes que buscan asilo en la frontera entre Estados Unidos y México mientras la Casa Blanca intenta neutralizar la migración como una responsabilidad política antes de las elecciones de noviembre.

La Casa Blanca detalló la tan esperada proclamación presidencial que prohibiría a los migrantes recibir asilo cuando los funcionarios estadounidenses consideren que la frontera sur está desbordada.

El Mandatario demócrata prevé una acción unilateral durante meses, especialmente después del colapso de un acuerdo bipartidista sobre seguridad fronteriza en el Congreso que la mayoría de los legisladores republicanos rechazaron a instancias de Donald Trump, el presunto candidato presidencial republicano.

La orden entrará en vigor cuando el número de encuentros fronterizos entre puertos de entrada alcance los 2 mil 500 por día, según altos funcionarios de la Administración. Eso significa que la orden de Biden debería entrar en vigor de inmediato, porque esa cifra es más alta que los promedios diarios actuales.

Las restricciones estarían vigentes hasta dos semanas después de que el número de encuentros diarios sea igual o inferior a mil 500 por día entre puertos de entrada, en un promedio de siete días. Esas cifras fueron reportadas por primera vez por The Associated Press el lunes.

Una vez que esta orden entre en vigor, los migrantes que lleguen a la frontera pero no expresen temor de regresar a sus países de origen estarán sujetos a una expulsión inmediata de Estados Unidos, en cuestión de días o incluso horas.

Esos migrantes enfrentarían castigos que podrían incluir una prohibición de cinco años para volver a ingresar a Estados Unidos, así como un posible proceso penal.

Mientras tanto, cualquier persona que exprese ese temor o intención de solicitar asilo será examinada por un funcionario estadounidense, pero con un estándar más alto que el que se utiliza actualmente. Si pasan la evaluación, pueden buscar formas más limitadas de protección humanitaria, incluida la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura.

La orden de Biden fue detallada por cuatro altos funcionarios de la Administración que insistieron en el anonimato para describir el esfuerzo a los periodistas.

Sin embargo, quedan muchas preguntas y complicaciones sobre cómo se implementaría la nueva política de Biden.

Por ejemplo, la Administración ya tiene un acuerdo con México en el que  la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador se compromete a aceptar hasta 30 mil ciudadanos al mes de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela una vez que se les niegue la entrada desde Estados Unidos, y altos funcionarios dicen que eso continuará bajo este orden.

Pero no está claro qué sucede con los nacionales de otros países a quienes se les niega la admisión según la directiva de Biden.

Altos funcionarios también reconocieron que el objetivo del Gobierno de deportar a los migrantes rápidamente se complica por la insuficiencia de fondos del Congreso para hacerlo.

La Administración también enfrenta ciertas limitaciones legales cuando se trata de detener a familias migrantes, aunque dijo que continuaría cumpliendo con esas obligaciones.

Comentarios desactivados en Prohíbe Gobierno de Biden dar asilo y acelera deportación migrantes en EEUU