Agencias/ Ciudad de México.- La reacción ecológica de los activistas y accionistas contra las grandes petroleras es una buena noticia para el sector de la aviación, que se prepara para ampliar sus propios objetivos medioambientales, dijo el viernes el director de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA por su sigla en inglés).

Willie Walsh, director general de la IATA, sostuvo que los desafíos que encontraron Exxon, Chevron y Shell esta semana podrían fomentar la inversión en los combustibles de bajas emisiones que tanto necesitan las aerolíneas.

“Me parece estupendo que se critique a la industria petrolera. Todo lo que acelere la producción de combustibles sostenibles es positivo”, declaró Walsh a Reuters.

Las grandes petroleras sufrieron duras derrotas el miércoles, ya que el 61% de los accionistas de Chevron exigió recortes en las emisiones de uso final y Exxon Mobil vio cómo se elegía a un par de candidatos activistas para su consejo de administración con el fin de impulsar las exigencias en cuestiones climáticas.

Un tribunal holandés también ordenó a Royal Dutch Shell que redujera drásticamente sus emisiones.

La pandemia del COVID-19 ha aumentado la atención y la presión sobre las emisiones climáticas, dijo Walsh.

En la reunión anual de la IATA, que se celebrará en octubre, se pedirá a las aerolíneas mundiales que se comprometan a reducir a la mitad sus emisiones netas para 2050, sostuvo Walsh, confirmando las indicaciones de su predecesor, Alexandre de Juniac.

Jefe de IATA responsabiliza a gobiernos por prolongar crisis de viajes aéreos

El jefe del organismo que congrega a la industria aérea IATA culpó a los gobiernos excesivamente estrictos por extender las medidas restrictivas para el sector de viajes, aunque espera que el panorama mejore en el segundo semestre del año.

El director general de IATA, Willie Walsh, exjefe de IAG que controla a British Airways, espera que datos positivos de la efectividad de las vacunaciones contra el COVID-19 convenzan a los gobiernos de empezar a remover las restricciones.

“Hay mucha evidencia para ser optimistas que indica que, entrando en la segunda mitad de este año, veremos un mejor ambiente que permitirá que más personas viajar”, dijo a Reuters el viernes.

La mayoría de los viajes aéreos internacionales siguen deprimidos, casi 18 meses después del inicio de la pandemia, debido a las restricciones sanitarias.

Walsh, quien asumió el cargo más alto en IATA en abril, dijo que los gobiernos están siendo demasiado reacios al riesgo y deberían cambiar las normas para reflejar los datos que muestran que los viajes con personas vacunadas o con pruebas negativas de coronavirus representan una amenaza menor para la tasa de infecciones de un país.

“La crisis en la industria de las aerolíneas, que inicialmente fue causada por una pandemia de salud, ahora es realmente una crisis causada por restricciones impuestas por los gobiernos”, dijo Walsh.

El ejecutivo mencionó a Gran Bretaña en particular, citando reglas que requieren que las personas que ingresan al Reino Unido desde casi todos los países se realicen al menos dos pruebas de coronavirus y entren en cuarentena. Walsh también criticó la “confusión ridícula e increíble” generada por mensajes políticos contradictorios sobre los viajes.

Muchos países en la “lista ámbar” de Gran Bretaña para viajes de riesgo medio tienen tasas de transmisión muy, muy bajas, dijo Walsh.

Gran Bretaña y Estados Unidos tienen altos niveles de vacunación, lo que, según Walsh, le da confianza en que se podría abrir un corredor de viajes entre los países en junio.

“Creo que hay una buena razón para ser optimistas en que deberíamos poder ver el vuelo transatlántico abierto de Reino Unido y Estados Unidos nuevamente”, sostuvo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.