Agencias/Ciudad de México.- El dominio de Red Bull ya no es incontestable en la Fórmula 1. McLaren ha conseguido acercarse a los austríacos en las últimas carreras y hasta el intocable Max Verstappen tuvo que sudar en el Gran Premio de Emilia-Romaña para cosechar el quinto triunfo de su cuenta particular esta temporada.

McLaren puede aspirar al campeonato de Fórmula Uno la próxima temporada tras desafiar a Red Bull en 2024, dijo el piloto Lando Norris, mientras el equipo celebraba su primera victoria en un gran premio en Miami.

El triunfo del británico en Miami fue el primero de McLaren desde que el australiano Daniel Ricciardo encabezó junto a Norris un uno-dos en Monza en 2021.

McLaren, el segundo equipo más laureado de la historia de la Fórmula 1 en cuanto a victorias en carreras, no gana un título desde que el ahora siete veces campeón del mundo Lewis Hamilton lograra su primero en 2008.

Al ser consultado sobre si McLaren podría ser aspirante al campeonato dentro de un año, Norris dijo a la cadena de televisión Sky Sports: “100%. Y lo digo con los pies en la tierra”.

“Por mucho que dije al principio de este año que podíamos ganar carreras, quiero creer y debo tener la confianza para decir que el año que viene podemos ir a por más, podemos dar el siguiente paso”, agregó.

Norris se impuso al tricampeón del mundo de Red Bull, Max Verstappen, por 7.6 segundos. El neerlandés había ganado cuatro de las cinco carreras anteriores esta temporada.

Norris añadió que McLaren, actualmente tercero en el campeonato tras Ferrari, podría ganar más carreras este año.

“Creo que nos espera una temporada emocionante entre nosotros, Red Bull y Ferrari. Aún tenemos trabajo por hacer, todavía no estamos al nivel de ellos”, señaló.

Norris también espera que la dinámica con Verstappen cambie.

“Quiero desafiarlo, quiero competir contra él, quiero luchar porque creo que es uno de los mejores pilotos de la Fórmula Uno. Así que si puedo probarme contra él, me estoy probando contra uno de los mejores”, señaló.

El tricampeón holandés venció por un margen inferior a un segundo sudando la gota gorda para mantener su renta en las últimas vueltas con unos neumáticos que se fueron agotando. Norris confirmó que la victoria en el Gran Premio de Miami no fue casualidad y que hay una alternativa en la Fórmula 1 para el Mundial. La duda es si ha llegado demasiado tarde o todavía hay tiempo para que se caliente el campeonato.

La carrera fue de las peores posibles para los intereses de los pilotos españoles. Carlos Sainz tenía una posición franca para optar al podio, pero su estrategia no le permitió más que ser quinto después de que Ferrari se decantase por su compañero Charles Leclerc a la hora de darle las mejores oportunidades en una carrera donde era prácticamente imposible adelantar a cualquier coche.

Por su parte, Fernando Alonso estuvo bloqueado todo el tiempo por el pelotón de cola y minimizó riesgos siendo el decimonoveno de la carrera, su peor posición desde que fichó por Aston Martin y que recuerda a los tiempos en los que vivió una travesía en el desierto defendiendo a la hora pujante McLaren.

La carrera comenzó con el asturiano saliendo desde el pit-lane tras hacer todo tipo de reparaciones en su Aston Martin. El asturiano, sin embargo, se dio de bruces con un circuito de Imola donde adelantar es prácticamente imposible. El bicampeón, en sus tiempos gloriosos, ya fue un auténtico muro contra Michael Schumacher en una de las carreras más icónicas de su carrera en el trazado que también vio perder la vida a Ayrton Senna.

Imola sigue siendo un circuito ratonero, estrecho y con pocos puntos de adelantamiento. Ser de la vieja escuela le confiere identidad, pero también es cierto que con los actuales monoplazas pierde encanto al apenas haber opciones de adelantar más que en la recta de meta. Ese fue el único sitio donde había acción en una carrera que por fin vio sufrir a Verstappen.

Es cierto que el holandés no pasó realmente apuros al ser alcanzado por Norris en la última vuelta, pero tampoco es menos real que el Red Bull que se paseó durante el año pasado y parte de este ya no posee la gran superioridad de antaño. Max miraba con recelo en el podio a un Lando que viene con mucha hambre y eso se le nota en la cara.

Imola quedará para el recuerdo por lo que Verstappen tuvo que pelear para ganar, pero también por ser un sitio aciago para Sainz y Alonso en su lucha por estar en el top-5 del Mundial. Ambos aprendieron que no hay que cejar en el empeño porque Red Bull ya no marca las diferencias como antaño. Cazar alguna victoria en lo que resta de temporada no es imposible para ninguno de los dos.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.