Agencias/Ciudad de México.- Hace dos años, Joselu Mato era un aficionado más del Real Madrid que alentaba al equipo desde las gradas en el Stade de France cuando el equipo ganó su 14to título europeo, para extender su récord.

El delantero anotó dos goles agónicos en otra memorable remontada del Madrid, que se impuso 2-1 sobre el Bayern Múnich para arribar a la final de la Liga de Campeones.

“Intento aprovechar los momentos al máximo”, admitió Joselu, de 34 años. “Respecto a hace dos años, es lo que se siente al ser madridista. Tuve la oportunidad de ir a apoyar al Madrid y ahora voy a vivirlo desde más cerca”.

El camino se asemeja al seguido por el Madrid hacia la final 2022 cuando Karim Benzema y Rodrygo sorprendieron con sus goles posteros para remontar y vencer al Paris Saint-Germain, Chelsea y Manchester City. Ahora, fue el turno del modesto Joselu de poner su nombre en la historia del Madrid ante el poderoso Bayern.

“Uno sueña con tener noches así”, aseguró. “Mis sueños no son tan bonitos como lo de hoy. Uno como delantero sueña con hacer goles y si son como los de hoy, mucho mejor”.

“Uno siempre sueña con esto. Con estar en el momento… Mis sueños no son tan bonitos como lo de hoy. Uno como delantero sueña con hacer goles y si son como los de hoy, mucho mejor”, afirmó.

La llegada de Joselu el verano pasado no fue el fichaje típico del Madrid. La superpotencia prefiere hacer movimientos espectaculares como los de Cristiano Ronaldo, Gareth Bale y Jude Bellingham, o desarrollar su talento como en el caso de Rodrygo, Vinicis Junior y Eduardo Camavinga.

Joselu en cambio, era un delantero veterano, que tuvo una discreta carrera como goleador de equipos menores y cuyos objetivos eran evitar el descenso.

Nacido e Stuttgart, Alemania, Joselu regresó a España con su familia cuando era niño. Tras iniciar su carrera con el Celta de Vigo, firmó en el equipo de reservas del Madrid antes de pasar por clubes alemanes como Eintracht Frankfurt, Hoffenheim, Hannover y en Inglaterra con el Stoke y Newcastle.

Alcanzó su mejor momento al regresar a la España en el 2019 y anotó cifras de dos dígitos en tres campañas con el Alavés y un año con el Espanyol. Esto llevó a que debutara en la selección española con 32 años.

Sus goles no evitaron el descenso del Alavés y Espanyol. Pero de pronto se abrió una puerta.

Cuando el Espanyol descendió, el Madrid se lo llevó un año a préstamo.

El Madrid había perdido a Benzema, pero Joselu claramente no era el reemplazo para el ganador del Balón de Oro 2022. Joselu a lo más era un jugador de banca que podría ingresar en los minutos finales.

Y es exactamente lo que Joselu hizo, cuando el Bayern estaba arriba por un tanto y el Madrid necesitaba de un poco de magia en el Estadio Bernabeu.

Joselu ha sobrepasado las expectativas del equipo, con sus 17 goles en todas las competencias.

Ahora tendrá oportunidad de disputar la final de la Liga de Campeones, especialmente si el Madrid llega a estar abajo en el marcador ante el Borussia Dortmund el primero de junio en Londres.

“Es un reflejo del equipo porque ha aportado mucho esta temporada”, valoró el estratega italiano del Madrid, Carlo Ancelotti. “No ha tenido muchos minutos, pero es un reflejo perfecto de lo que es esta plantilla. Ha aportado mucho sin perder la confianza de que podía hacerlo”.

El camino de José Luis Mato para estar en la Semifinal de la Champions League fue más largo y complicado que el de la mayoría de sus compañeros. El futbolista nacido en Stuttgart, Alemania, fue adquirido por el club en 2009, pero luego de tres temporadas principalmente en su filial, el Real Madrid Castilla, fue vendido al Hoffenheim.

De ahí comenzó una serie de movimientos que difícilmente perfilarían a un jugador a uno de los clubes más importantes de Europa. En Alemania, pasó del Hoffenheim cedido al Eintracht Frankfurt, y después al Hannover 96.

El viaje no terminó ahí. En los siguientes 7 años vistió las camisetas del Stoke City, Deportivo La Coruña, Newcastle, Deportivo Alavés y Espanyol de Barcelona, antes de volver al Madrid, cedido por los Periquitos, quienes descendieron a Segunda División.

Como era de esperarse, su actividad con el Madrid ha sido limitada. Un club que cuenta con Vinicius Jr., Rodrygo y Brahim como opciones adelante limita sus opciones, aunque sus características físicas lo convierten en un ariete por excelencia. El delantero ha visto acción en 46 partidos esta temporada, pero apenas promedia 42 minutos por partido, entrando en 30 de esos partidos desde la banca.

Cuando la noche estaba más tensa, abajo en el marcador y con el reloj avanzando rápidamente, Carlo Ancelotti metió toda la carne al asador. Brahim Díaz y Joselu entraron en lugar de Federico Valverde y Rodrygo. A primera vista, parecería un cambio precipitado, sacando a dos jugadores que han sido baluartes del club blanco en la presente temporada.

Fue a dos minutos de que se cumpliera el tiempo que Joselu, de entre todos los jugadores en el campo, quebró la defensa del Real Madrid, aprovechando un error grosero de Manuel Neuer. Sin duda un gol fortuito, pero habría que estar ahí, en el momento y lugar indicados.

Ese tanto habría sido suficiente para convertir al veterano español en leyenda, pero 3 minutos más tarde empujó un servicio de Antonio Rüdiger para dar la ventaja a Los Blancos.

La realidad es que el el Real Madrid, y más con Ancelotti, parece siempre atinar en los cambios, y se ha convertido en una especie de vampiro para otros equipos europeos. Ya sea Guti, Fábio Coentrao, Gareth Bale o ahora Joselu, el Madrid ha encontrado en su profundidad una de las claves para brillar siempre en Champions League.

Este año, se puede argumentar que a lo largo de 180 minutos (o más) RB Leipzig, Manchester City y Bayern Múnich han sido superiores al Real en cuanto al manejo de juego. Pero donde han fracasado es en que el Real Madrid ofrece acertijos pero parece siempre tener las soluciones.

Ante Leipzig, Brahim marcó el tanto en Alemania que estableció la condiciones para la vuelta; Andriy Lunin fue brillante en los penales contra el City y ahora fue el atacante español de 34 años quien resolvió la serie ante el Bayern solo por estar donde le correspondía.

Joselu, atorado en la banca, sin recibir atención, fue un héroe inesperado para todos. Pero en la capital española parece ser un mantra que en cualquier momento el jugador menos pensado responderá.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.