Agencias, Ciudad de México.- Las acciones de Nvidia Corp siguen en baja con lo cual el fabricante de chips usados en IA entró oficialmente en lo que en los mercados se conoce como territorio de corrección.

Nvidia Corp es la acción más cara del índice S&P 500, y sus acciones cotizan a aproximadamente 23 veces las ventas proyectadas de la compañía durante los próximos 12 meses.

La acción caía un 4.9% y acumula una baja del 11% en tres días a la baja. Una baja de más de un 10% es considerada usualmente una corrección. Otros productores de chips también retroceden. El Índice de Semiconductores de la Bolsa de Filadelfia caía hasta un 2.2%. Broadcom Inc, Taiwan Semiconductor Manufacturing Co y Qualcomm Inc bajaban al menos un 2%.

La caída de los últimos tres días ha borrado de 400,000 millones de dólaress en capitalización bursátil de Nvidia, lo que la llevó por debajo del umbral de los 3 billones de dólares, así como por debajo tanto de Microsoft Corp como de Apple Inc en tamaño. Nvidia alcanzó brevemente la semana pasada la mayor capitalización de mercado del mundo.

“A corto plazo, es plausible que los inversores empiecen a sufrir la fatiga de la IA o se preocupen por la concentración de los índices”, dijo Neville Javeri, gestor de cartera y jefe del equipo Empiric LT Equity de Allspring Global Investments.

Incluso con la caída, Nvidia acumula un alza de más del 140% este año, lo que la convierte en la segunda empresa con mejor rendimiento entre los componentes del índice S&P 500, por detrás de Super Micro Computer Inc, otra de las apuestas favoritas en IA.

Las acciones sufrieron una caída de alrededor del 20% anteriormente este año, aunque rápidamente volvieron a máximos históricos.

Los inversionistas han acudido en masa a Nvidia dada la altísima demanda por sus chips utilizados en el procesamiento de IA. Sin embargo, la magnitud del repunte en sus acciones, las cuales también subieron cerca de un 240% en 2023, ha suscitado preocupaciones sobre su valoración.

Ahora cotiza a casi 23 veces las ventas estimadas para los próximos 12 meses, lo que la convierte en la más cara del S&P 500 según esta medida. Aun así, sigue siendo muy apreciada en Wall Street. Casi el 90% de los analistas seguidos por Bloomberg recomiendan comprar, y el precio objetivo medio de los analistas apunta a un alza de alrededor del 10% desde los niveles actuales.

“El impulso de Nvidia y de los valores de IA en general ha sido asombroso”, afirma Charlie Ashley, gestor de carteras de Catalyst Funds. “En términos de inversión, yo no sería un contrarian en este momento”.

Pero hay un problema con esa valoración. En la era del auge de la inteligencia artificial, nadie puede entender cuáles serán realmente los ingresos del fabricante de chips, ni los analistas de Wall Street que cubren a Nvidia ni los propios ejecutivos de la empresa. Entonces, ¿cómo se supone que inversionistas deben calcular si las acciones están caras o no?

Desde hace más de un año, el aumento en la demanda de chips de Nvidia provocado por el frenesí en torno a la IA ha puesto en ridículo las estimaciones financieras trimestrales de Wall Street. Los analistas no inventan cifras, se guían por datos de la dirección como lo hacen con cualquier otra empresa. Sin embargo, incluso los altos mandos de Nvidia está luchando por anticipar cuánto dinero generará el fabricante dentro de tres meses.

Desde que las ventas de Nvidia comenzaron a dispararse en su trimestre fiscal que finalizó en abril de 2023, los ingresos han superado en un promedio del 13% el punto medio de las previsiones de la propia empresa, más del doble del promedio de la última década. Cuando Nvidia informó sus resultados en agosto, las ventas superaron su proyección en un 23%, el mayor ritmo desde al menos 2013, según datos recopilados por Bloomberg.

En parte, lo que hace tan complicado crear un modelo para Nvidia es que la oferta es la variable más incierta cuando la demanda está en auge, lo que hace que el caso del fabricante de chips sea único, dice Brian Colello, analista de Morningstar, quien el mes pasado elevó su precio objetivo para las acciones a 105 dólares desde 91 dólares. En la actualidad se cotizan a alrededor de 127 dólares.

Suponiendo una mejora constante en la capacidad de Nvidia para aumentar la oferta, Colello dijo que añade hasta 4,000 millones de dólares a los ingresos trimestrales de Nvidia para calcular las ventas del próximo trimestre.

“No soy el primer analista que eleva su precio objetivo o valor razonable o que se sorprende de que los ingresos estén muy por encima de lo que pensábamos hace un año”, dijo Colello. “Ha sido interesante y gratificante, pero ciertamente desafiante”.

Colello no es el único que ha elevado su estimación de precios. El viernes, Ben Reitzes, analista Melius, elevó su precio objetivo en Nvidia por quinta vez este año, a 160 dólares desde 125 dólares, lo que implica una ganancia del 26% con respecto al precio de cierre del viernes.

Por supuesto, hay muchos operadores que compran Nvidia únicamente basándose en el impulso. Tan solo este año, Nvidia ha ganado un 156%, mientras que el martes superó a Microsoft Corp y se convirtió brevemente en la empresa más valiosa del mundo con una valoración de 3.34 billones de dólares. Ese repunte ayudó a impulsar un récord de 8,700 millones de dólare en fondos tecnológicos la semana pasada hasta el 19 de junio, según un análisis de datos de EPFR Global realizado por Bank of America Corp. Desde entonces, las acciones de Nvidia han caído un 6.7%, lo que la ha llevado a borrar más de 200,000 millones de dólares en valor de mercado.

Para inversionistas proclives a fijarse en modelos de flujo de caja descontados que tienen más variabilidad que en el pasado, la brecha entre las estimaciones y los resultados reales ha creado un enigma.

Con el negocio de Nvidia en auge y sus mayores clientes como Microsoft prometiendo gastar aún más en hardware informático en los próximos trimestres, la principal pregunta para inversionistas es cuál es un precio razonable a pagar por una acción cuyo crecimiento ganancia y ventas es muy superior al de sus pares de megacapitalización.

Según las estimaciones actuales, se prevé que Nvidia genere beneficios de 14,700 millones de dólares sobre ventas de 28,400 millones de dólares en el trimestre actual, un 137% y un 111% más, respectivamente, que en el mismo período del año anterior. Mientras tanto, se espera que las ventas de Microsoft aumenten un 15% y las proyecciones de Apple se sitúan en torno al 3%.

Si bien los múltiplos de valoración de Nvidia son elevados, parecen más razonables dado el crecimiento de Nvidia, especialmente considerando que las estimaciones siguen siendo bajas. Para Michael O’Rourke, estratega jefe de mercado de Jonestrading, una preocupación mayor es que el grado en que Nvidia supera las expectativas de crecimiento de Wall Street pronto comenzará a disminuir, simplemente debido al gran tamaño de la empresa. Eso podría hacer que sea más difícil justificar el precio de las acciones.

“Ahí es donde entra el riesgo”, dijo O’Rourke. “Estás pagando un alto precio por una empresa de gran capitalización de mercado cuyos beneficios han tenido una tendencia a la baja y es probable que eso continúe”.

En los últimos cinco trimestres, las estimaciones de los analistas para las ventas de Nvidia se han desviado de los resultados reales en una medida del 12%, según datos compilados por Bloomberg. Esa es la tercera mayor cantidad entre las empresas del S&P 500 que han registrado ingresos trimestrales promedio de al menos 5,000 millones de dólares en los últimos cinco trimestres y tienen al menos 20 analistas cubriéndolos.

Incluso después de la reciente caída, Nvidia ha ofrecido un sólido retorno del 140% a los inversores este año y un notable retorno del 1000% desde su mínimo de octubre de 2022. El ascenso de Nvidia a la prominencia coincidió con el enfoque de Wall Street en la IA generativa, ya que Nvidia diseña gran parte de la tecnología de silicio que impulsa las aplicaciones de IA. La compañía informó un aumento interanual del 628% en las ganancias para su trimestre finalizado el 30 de abril a medida que su poder de ganancias se afianzaba, aunque probablemente necesite hacer crecer rápidamente sus finanzas aún más para justificar su creciente valoración.

Jensen Huang, el director ejecutivo de Nvidia desde su creación, se empobreció más de 5,000 millones de dólares debido a la caída de la bolsa de valores de su compañía, según los cálculos de Forbes. Huang es unos 15,000 millones de dólares menos rico de lo que era al cierre del mercado el martes, aunque sigue siendo la 15.ª persona más rica del planeta, con un patrimonio neto de más de 105,000 millones de dólares.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.