Agencias/Ciudad de México.- La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) conservó sin cambios sus tasas de interés de referencia entre 5.25 a 5.50 por ciento, pero indicó que aún prevé recortarlas tres veces este año.

El Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed (FOMC) consideró que los riesgos para lograr sus objetivos de empleo e inflación se están “equilibrando mejor”, pero acotó que las perspectivas económicas son inciertas.

Nueve de los 19 responsables de política monetaria de la Fed prevén tres recortes de tasas de un cuarto de punto este año, y otros nueves proyectan dos o menos. Sólo uno prevé más recortes que la media, frente a los cinco de diciembre.

Las nuevas proyecciones sugieren que los responsables de la política monetaria en Estados Unidos están más inclinados a mantener las tasas más altas durante un mayor periodo para asegurarse que la inflación no se estanque por encima de su objetivo de 2 por ciento, o se dispare de nuevo.

“El Comité no espera que sea apropiado reducir el rango objetivo hasta que haya ganado mayor confianza en que la inflación se está moviendo de manera sostenible hacia el 2 por ciento”, manifestó el FOMC en su comunicado.

La Fed inició hace dos años un agresivo ciclo de endurecimiento de la política monetaria en respuesta a un repunte de la inflación que acabaría alcanzando un máximo de 40 años, pero ha mantenido las tasas oficiales en el rango de entre 5.25 y 5.50 por ciento desde julio del año pasado.

Los mercados daban por descontado que el banco central estadounidense mantuviera este miércoles el rango actual del costo del crédito, pero estaban expectantes a las proyecciones sobre las tasas en el comunicado de política monetaria y en la conferencia que ofrecerá más tarde el Presidente de la Fed, Jerome Powell.

Según las cotizaciones de futuros de fondos federales, se espera que la primera baja en los tipos de interés se produzca en junio.

Hace dos semanas, Powell sugirió que el banco central “no estaba lejos” de tener la confianza necesaria de que la inflación se dirigía a su meta de 2 por ciento, lo que le permitiría empezar a reducir las tasas.

Desde entonces, sin embargo, las cifras más recientes de inflación han sido más altas de lo esperado: un reporte gubernamental mostró que los precios al consumidor aumentaron entre enero y febrero a una cifra mayor a la meta fijada por la Fed. Un segundo reporte halló que la inflación mayorista también fue sorprendentemente alta, indicio de que las presiones inflacionarias podrían seguir impulsando los precios en los meses venideros.

Las proyecciones anteriores, emitidas en diciembre, vaticinaron tres reducciones de las tasas de interés este año, un aumento con respecto al pronóstico anterior de dos recortes.

En medio de la cautela previa a la decisión y al discurso de Powell sobre la trayectoria de la política monetaria estadounidense, el dólar avanzó en el mercado internacional, lo que golpeaba a las monedas latinoamericanas, incluyendo al peso mexicano.

El incipiente repunte del dólar probablemente se vea respaldado por la probabilidad de que la mayoría de los principales bancos centrales, incluida la Fed, inicien el ciclo de relajación monetaria más sincronizado desde 2008.

En tanto, Wall Street subió a máximos históricos este mes, apoyado por el optimismo en torno a la inteligencia artificial, pero ha retrocedido un poco en las últimas semanas después de los informes que muestran una inflación robusta sacudieran la confianza en que la Fed inicie pronto su ciclo de alza de tasas. Este miércoles, los principales índices bursátiles de Nueva York caían.

Mañana toca el turno para el Banco de México (Banxico), que dará a conocer su decisión de política monetaria.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.