Agencias/Ciudad de México.- Los clubes del fútbol profesional español han aumentado su deuda neta en 746 millones de euros -la mitad de ellos correspondientes al Barcelona, según el presidente de LaLiga Javier Tebas- por el impacto de la pandemia, que ha restado 1,999 millones de ingresos en dos temporadas, 1,019 en impacto neto.

Este incremento del endeudamiento, provocado por el descenso de ingresos y el mantenimiento de inversiones en jugadores e infraestructuras aun habiendo reducido salarios, provoca que la deuda financiera neta total de los clubes de LaLiga sea de 1.705 millones de euros a finales de la temporada 2019-20, según el Informe Económico-Financiero que ha presentado la organización.

“De esos 700 millones, el Barcelona es la mitad”, ha reconocido el presidente de la asociación de clubes, Javier Tebas, que ha señalado que “otros clubes han hecho más esfuerzos para reducir deudas” y ha resaltado el “esfuerzo encomiable” del Real Madrid “igual que el Atlético y el resto”.

La patronal ha destacado que su nivel de endeudamiento respecto a su resultado de explotación (ebitda) es de 1,6, una proporción “razonable” según el director general corporativo, José Guerra, que ha asegurado que si fueran una empresa estarían en el séptimo lugar del Ibex-35 por este indicador.

Los clubes de fútbol profesional dejaron de ingresar entre la temporada 2019-20 y la recién terminada 2020-21 unos 1.999 millones de euros por el impacto de la pandemia, una cifra que une los 278 millones de euros de merma a los ingresos de la campaña anterior y la previsión de 1.721 millones en la 2020-21 de la consultora PriceWaterhouseCoopers. El golpe neto se reduce a 1,019 millones en los dos cursos, por la financiación conseguida por los clubes.

En la temporada anterior 2019-20, ya con cifras reales de las cuentas cerradas por los clubes, el impacto de la pandemia fue de 278 millones de euros, ya que se ingresaron 5.043 millones de euros en total frente a los 5,321 millones de euros que, según LaLiga, habrían obtenido si no se hubiera producido la pandemia.

Aun así, ese dato es superior a los ingresos de la campaña 2018-19, la última antes del impacto de la pandemia, cuando los clubes de Primera y Segunda generaron 4,869 millones de euros; y el resultado neto de la temporada 2019-20, covid-19 incluido, es positivo: los clubes ganaron 77 millones de euros en conjunto, que hubieran sido 244 millones sin la situación sanitaria.

“En la temporada 2019-20 superamos por primera vez los 5,000 millones de euros de ingresos, que hubieran sido 5.321 si hubiéramos tenido público. Eso supone que hemos crecido un 3.6% respecto a la temporada anterior, y respecto a la 2014-15 hemos crecido un 12% cada año. El Ibex en este mismo periodo ha perdido un 1.2%”, ha valorado José Guerra.

Según los datos ofrecidos por la organización de clubes profesionales españoles, estos 5,045 millones de ingresos en la 2019-20, aunque en términos absolutos están por detrás de los que obtiene el fútbol inglés (7,224 millones de euros entre la Premier League y la Championship), medidos en relación a la población suponen unos ingresos de 107 euros per cápita en el fútbol español, frente a los 86 euros por habitante de los equipos ingleses.

“Somos los primeros entre las cinco ligas europeas per cápita y los segundos en ingresos absolutos”, ha destacado Guerra, que también ha resaltado que en la 2019-20 fueron la única de las cinco grandes ligas europeas con resultado positivo: 77 millones, frente a los 213 millones de pérdidas de la Bundesliga alemana o los casi 1,000 que calculan ha perdido el fútbol inglés.

EN 2020-21 LALIGA TENDRÁ PÉRDIDAS “CON SEGURIDAD”

No obstante, para la temporada 2020-21 LaLiga estima una reducción de los ingresos drástica, de 1.721 millones, lo que hará caer los ingresos hasta los 3,545 millones. La merma es de 683 millones de euros en ingresos en día de partido (entradas y abonos) al haberse disputado a puerta cerrada salvo en las últimas jornadas, 180 millones menos en ingresos comerciales y 58 menos por televisión. También se reducen en 491 millones los ingresos por traspasos.

“En la 2020-21 tendremos pérdidas con seguridad. Han estado cerrados los estadios toda la temporada”, ha reconocido José Guerra, que ha explicado que los clubes “tardarán algunos años en absorber” el impacto de la pandemia, pero aun así ha considerado que “a medio plazo” van a “salir muy reforzados”.

“Si en la 2019-20 hemos tenido 77 millones positivos estando tres meses cerrados, hay que hacer la regla de tres y teniendo en cuenta que va a haber una contracción importantísima de los ingresos por la venta de jugadores. Estaremos entre los 600 y 700 millones, ese será el importe que tengamos, y sobre todo en un club, no nos olvidemos”, ha añadido Javier Tebas.

Las inversiones en jugadores ascendieron un 18%, hasta 1,533.3 millones de euros, mientras que la inversión en infraestructuras creció un 11.7%, hasta 286.2 millones de euros, para una inversión total de 1,819.4 millones de euros. La pandemia llegó en marzo, con las inversiones en fichajes ya comprometidas en los mercados de verano e invierno.

“La pandemia estalló cuando el grueso de las inversiones estaban ya realizadas o comprometidas para la temporada 2019-2020”, expone LaLiga. “En la 2020-2021 se percibirá una drástica reducción de las mismas y una bajada del ratio entre aumento del capital empleado e ingresos totales, actualmente en niveles extraordinarios”, asegura la patronal.

Por otro lado, la desinversión en jugadores, fruto de los cambios en las plantillas de los clubes, creció un 12.5% hasta 1,130 millones de euros, detalla el informe de LaLiga. La inversión neta en jugadores, en la temporada 2019-2020, aumentó un 37%, hasta 402.8 millones de euros, mientras que la inversión neta en infraestructuras bajó casi un 56%, hasta 106 millones de euros.

En relación al aumento del capital empleado, “la línea es ascendente con un salto muy importante en la temporada 2019-2020 (hasta 3,395 millones de euros), ya que los clubes han decidido invertir no sólo en infraestructuras y jugadores sino también en su tejido productivo, en esa mejora de ser capaces de absorber que sus clientes iban a permitirles relajar su forma de cobro, y sin embargo que sus proveedores recibieran el dinero puntualmente o incluso rebajando el plazo de pago para que pudieran mantener su estructura, apoyando a que la infraestructura del fútbol profesional en España se mantuviese”, ha explicado. “Eso ha provocado que los activos productivos hayan saltado tanto: la inversión en el circulante, de unos 330 millones de euros”, ha señalado Guerra.

LaLiga cerró la temporada pasada superando por primera vez los 5,000 millones de euros en ingresos. El negocio del fútbol español creció un 3,6% respecto a la temporada 2018-2019, hasta 5,045 millones de euros, cerrando el ejercicio con unos beneficios de 77 millones. En cambio, la previsión de cierre de la temporada 2020-2021 es negativa, tras una caída de casi el 30% hasta 3,545 millones de euros, según Pwc. El ejercicio que concluye el próximo 30 de junio se cerrará con unas pérdidas de 733 millones de euros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.