Agencias/Ciudad de México.- Gracias a los satélites de la ESA, un equipo internacional ha detectado una erupción gigante procedente de un magnetar, una estrella de neutrones extremadamente magnética.

“Los datos satelitales fueron recibidos en el Centro de Datos Científicos INTEGRAL (ISDC), con sede en el sitio Ecogia del Departamento de Astronomía de UNIGE, desde donde se envió una alerta de explosión de rayos gamma a los astrónomos de todo el mundo, sólo 13 segundos después de su detección”, explica en un comunicado Carlo Ferrigno, investigador asociado senior en el Departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias de UNIGE, IP del ISDC y coautor de la publicación.

El software IBAS (Integral Burst Alert System) dio una localización automática coincidiendo con la galaxia M82, a 12 millones de años luz de distancia. Este sistema de alerta fue desarrollado y operado por científicos e ingenieros de UNIGE en colaboración con colegas internacionales.

Inmediatamente nos dimos cuenta de que se trataba de una alerta especial. Los estallidos de rayos gamma provienen de lugares lejanos y de cualquier parte del cielo, pero este estallido provino de una galaxia cercana brillante”, explica Sandro Mereghetti del Instituto Nacional de Astrofísica (INAF-IASF) en Milán, autor principal de la publicación. y colaborador de IBAS. El equipo solicitó inmediatamente al telescopio espacial XMM-Newton de la ESA que realizara una observación de seguimiento de la ubicación de la explosión lo antes posible. Si se hubiera tratado de una breve explosión de rayos gamma, causada por la colisión de dos estrellas de neutrones, la colisión habría creado ondas gravitacionales y habría tenido un resplandor en rayos X y luz visible.

En concreto, mientras el satélite INTEGRAL de la ESA observaba el cielo, detectó una explosión de rayos gamma (fotones de alta energía) provenientes de la cercana galaxia M82. Sólo unas horas más tarde, el telescopio espacial de rayos X XMM-Newton de la ESA buscó un resplandor de la explosión, pero no encontró ninguno. De esta forma, el equipo investigador, que incluyó miembros de la Universidad de Ginebra (UNIGE), se dio cuenta de que la explosión debía haber sido una llamarada extragaláctica de un magnetar, una joven estrella de neutrones con un campo magnético excepcionalmente fuerte. El descubrimiento se publica en la revista ‘Nature‘.

Sin embargo, las observaciones de XMM-Newton sólo mostraron el gas caliente y las estrellas de la galaxia. Utilizando telescopios ópticos terrestres, incluido el Telescopio Nazionale Galileo italiano y el Observatorio francés de Alta Provenza, también buscaron una señal en luz visible, comenzando solo unas horas después de la explosión, pero nuevamente no encontraron nada. Sin señal en rayos X y luz visible, y sin ondas gravitacionales medidas por detectores en la Tierra (LIGO/VIRGO/KAGRA), la explicación más segura es que la señal provino de un magnetar.

“Cuando mueren estrellas con una masa superior a ocho veces la del Sol, explotan en una supernova que deja tras de sí un agujero negro o una estrella de neutrones. Las estrellas de neutrones son restos estelares muy compactos con más masa que la del Sol empaquetadas en una esfera del tamaño del Cantón de Ginebra. Giran rápidamente y tienen fuertes campos magnéticos”. explica Volodymyr Savchenko, investigador asociado senior en el Departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias de UNIGE y coautor de la publicación. Algunas estrellas de neutrones jóvenes tienen campos magnéticos extrafuertes, más de 10,000 veces mayores que los de las estrellas de neutrones típicas. Estos se llaman magnetares. Emiten energía en forma de llamaradas y, en ocasiones, estas llamaradas son gigantescas.

Sin embargo, en los últimos 50 años de observaciones de rayos gamma, sólo se han identificado tres llamaradas gigantes provenientes de magnetares en nuestra galaxia. Estas explosiones son muy fuertes: una, detectada en diciembre de 2004, se produjo a 30,000 años luz de nosotros, pero aún fue lo suficientemente potente como para afectar las capas superiores de la atmósfera terrestre, al igual que las llamaradas solares, que provienen de mucho más cerca de nosotros.

La llamarada detectada por INTEGRAL es la primera confirmación firme de una llamarada magnetar fuera de la Vía Láctea. M82 es una galaxia brillante donde tiene lugar la formación de estrellas. En estas regiones nacen estrellas masivas, viven vidas cortas y turbulentas y dejan tras de sí una estrella de neutrones. “El descubrimiento de un magnetar en esta región confirma que los magnetares probablemente sean estrellas de neutrones jóvenes“, añade Volodymyr Savchenko. La búsqueda de más magnetares continuará en otras regiones extragalácticas de formación de estrellas, para comprender estos extraordinarios objetos astronómicos. Si los astrónomos pueden encontrar muchas más, podrán empezar a comprender con qué frecuencia ocurren estas llamaradas y cómo las estrellas de neutrones pierden energía en el proceso.

Estallidos de tan corta duración sólo pueden captarse por casualidad cuando un observatorio ya está apuntando en la dirección correcta. Esto hace que INTEGRAL con su gran campo de visión, más de 3.000 veces mayor que el área del cielo cubierto por la Luna, sea tan importante para estas detecciones.

Carlo Ferrigno concluye: “Nuestro sistema de procesamiento automático de datos es muy fiable y nos permite alertar a la comunidad inmediatamente”. Cuando se detectan observaciones inesperadas como ésta, INTEGRAL y XMM-Newton pueden ser flexibles en sus horarios, lo cual es esencial en descubrimientos en los que el tiempo es crucial. En este caso, si las observaciones se hubieran realizado apenas un día después, no habría habido pruebas tan sólidas de que se trataba de un magnetar y no de una explosión de rayos gamma.

Los astrónomos también realizaron observaciones de GRB 231115A, posicionalmente coincidente con la galaxia con estallido estelar M82. Sus propiedades espectrales, junto con la duración de la explosión, los límites de sus homólogos ópticos y de rayos X obtenidos en unas pocas horas, y la falta de una señal de onda gravitacional, califican inequívocamente esta explosión como una llamarada gigante de un magnetar en M82.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.