Agencias/Ciudad de México.- El coche del policía Vladyslav Jefarov muestra numerosas huellas de disparos. Hace poco, un francotirador ruso abrió fuego contra él y su colega Yuri Yaremchuk. Los dos policías se dirigían a Vovchansk para evacuar a una anciana. Siguen vivos gracias a un vehículo blindado, explica Jefarow, que también se encarga de las investigaciones en la zona. Sin embargo, no consiguieron recoger a la mujer, lamenta.

El Kremlin aseguró que el resultado de la Cumbre de Paz para Ucrania celebrada el fin de semana en Suiza fue “casi nulo”, aunque el documento final fue firmado por países teóricamente amigos de Rusia, como Hungría, Turquía y Serbia.

“Por supuesto, si hablamos en general del resultado de esta reunión, entonces, claro está, es casi nulo”, dijo Dmitri Peskov, portavoz presidencial, durante su rueda de prensa telefónica diaria.

Peskov destacó que “muchos” de los países que acudieron a la cumbre aseguraron que “cualquier discusión seria y sustancial” carece de sentido sin la presencia de Rusia. “Esto también lo hemos observado”, afirmó.

En cuanto a una futura participación rusa en una cumbre para el fin del conflicto, aseguró que la postura rusa es “clara” y es la que fue expuesta por el jefe del Kremlin, Vladímir Putin. “Sigue en la agenda del día la iniciativa de paz que expuso a finales de la pasada semana el presidente Putin”, señaló.

Jefarov y Jaremtschuk llevan casi dos semanas evacuando a los residentes del norte de la región de Járkiv. Esto se debe a que, en la noche del 10 de mayo, el Ejército ruso reanudó su ofensiva en las zonas fronterizas de Ucrania y, según informaciones de Kiev, ocupó varios pueblos.

Es peligroso quedarse en Vovchansk porque allí hay combates, dice Jefarov. Los rusos están bombardeando zonas residenciales con lanzacohetes y artillería.

Conducimos tras su vehículo. Justo antes de llegar a la ciudad, debemos acelerar al máximo porque, según Jefarov, los rusos disparan desde allí misiles guiados antitanque.

Vovchansk, situada a sólo diez kilómetros de la frontera rusa, fue ocupada el primer día de la invasión a gran escala del Ejército ruso. Era la mañana del 24 de febrero de 2022.

En aquel momento, era imposible evacuar a la población, cuenta Vladyslav Jefarov. Él y sus colegas apenas habían conseguido sacar armas y documentos de la ciudad ocupada. Sin embargo, algunos colegas aceptaron rápidamente colaborar con los rusos.

Sólo al cabo de dos meses las fuerzas de ocupación permitieron a los habitantes de Vovchansk la entrada en el territorio de Ucrania controlado por Kiev.

Los rescatados son llevados a un pueblo a medio camino de Járkiv. La mayoría no sabe cómo ni adónde ir después. “Pasamos seis días en el sótano”, cuenta Daria, de Vovchansk, y añade: “En nuestra calle no queda ninguna casa. Todo fue bombardeado, todo estaba en llamas. Había bombas sin explotar en mi jardín”.

La Policía no pudo llegar a la calle donde vivía Daria. Por ello, su familia se dirigió por sus propios medios al centro de evacuación. “Huimos a las afueras de Vovchansk, bajo ataques de drones y bombardeos, pasando junto a un vehículo blindado de transporte de tropas destruido”, cuenta Daria, con la voz temblorosa. Está triste por no haber podido llevarse a su pastor alemán. La mayoría de los evacuados traen consigo a sus mascotas. Un hombre esconde un gatito blanco bajo su jersey y un gato maúlla desde su bolsillo.

“En los primeros días de la evacuación, la gente seguía negándose a marcharse, pero luego llamaban y querían que los recogieran”, dice el policía Jefarov. La situación en Vovchansk se deteriora día a día y la Policía ucraniana ya no puede adentrarse más en la ciudad. Por ello, los residentes tienen que recorrer ellos mismos los kilómetros que les separan del punto de recogida. “La gente está desesperada”, confiesa Jefarov.

La siguiente llamada que recibe la Policía es de un hombre del pueblo de Bilyj Kolodjas, al sur de Vovchansk. Sólo se puede llegar al pueblo por un camino lleno de baches. Pero al final resulta que el hombre no quiere ser evacuado, después de todo. Vladyslav Jefarov disimula su enfado y se dirige a la casa de al lado. Allí se le acerca un hombre mayor que tampoco quiere marcharse. “Aquí todavía no tenemos mucho miedo”, dice.

El teléfono vuelve a sonar. Dos mujeres quieren que las recojan en el pueblo de Sosnowyj Bir. Sus casas fueron alcanzadas por un misil. Pero la Policía es incapaz de encontrarlas en el lugar. Sólo hay patos paseando entre las ruinas de las casas, de las que sale humo.

Los policías encuentran los restos del misil en la calle y los cargan en su vehículo. “Eso también forma parte de nuestro trabajo”, dice Jefarov, y subraya: “Todo bombardeo es un crimen”. Los restos de armas son pruebas materiales que podemos utilizar para demostrar la culpabilidad de los ocupantes.”

Putin presentó el viernes sus condiciones para la paz en Ucrania, cuyas tropas deben abandonar las cuatro regiones anexionadas por Moscú en 2022; reconocer esas regiones y la península de Crimea como territorio ruso; y renunciar a sus planes a ingresar en la OTAN.

En caso de que Kiev acepte dichas condiciones, Putin ordenaría inmediatamente el cese de las acciones militares y el inicio de negociaciones de paz. Además, dicha iniciativa debe contemplar el levantamiento de todas las sanciones occidentales adoptadas contra Rusia.

Cerca de 10,000 personas tuvieron que abandonar sus hogares en la región ucraniana de Járkov, en el noreste del país, desde el inicio del ataque terrestre lanzado por las fuerzas rusas el 10 de mayo, informó el gobernador regional.

Este asalto ruso podría ser sólo la primera fase de una ofensiva más amplia, advirtió el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, en una entrevista exclusiva a la AFP. Más de una semana después de su inicio, “un total de 9,907 personas han sido evacuadas”, afirmó el gobernador Oleg Sinegubov.

Los habitantes huían del avance de los soldados rusos, que progresaron entre 5 y 10 km a lo largo de la frontera nororiental antes de ser detenidos por las fuerzas ucranianas. Los soldados ucranianos repelieron durante la noche dos intentos de avance rusos, afirmó Sinegubov. Ahora la situación está “bajo control”, aseguró.

En la zona de Vovchansk, a solo 5 km de la frontera rusoucraniana, las fuerzas de Ucrania “están reforzando su defensa”, afirmó el gobernador. En esta zona, las fuerzas rusas tomaron un territorio de unos 278 km2 entre el 9 y el 15 de mayo del 2024, su mayor avance desde finales de 2022, calculó la AFP utilizando datos del Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW).

La ofensiva rusa “podría consistir en varias oleadas. Hubo una primera oleada” en la región de Járkov, dijo Zelenski el viernes a los periodistas de la AFP.

En declaraciones durante una visita oficial a China el viernes, el presidente ruso Vladimir Putin afirmó que esta ofensiva es la respuesta rusa a los bombardeos de Ucrania contra las regiones fronterizas.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, y los principales lideres occidentales rechazaron la propuesta de Putin, al considerar que supone la rendición de Ucrania.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.