Agencia/InsurgentePress, Ciudad de México.- Como socio fundador del Foro Shakespeare, Bruno Bichir ha hecho todo lo que está en sus manos para que el recinto no sea tirado para construir en su lugar un complejo habitacional.

Pero, triste y frustrantemente para él, no han logrado negociar a su favor para que el espacio continúe en la calle de Zamora, en la Colonia Condesa.

“Lo tratamos todo durante un año, pero los dueños no quieren vendernos el inmueble. Parece que no es un asunto de dinero y que cualquier beneficio que ellos obtengan será mayúsculo al que nosotros podemos ofrecer.

“Nosotros no tenemos el dinero, pero estábamos dispuestos a involucrarnos en un crédito, si fuera necesario, para salvaguardar el espacio”, dijo Bichir vía telefónica.

No hay fecha que no llegue ni plazo que no se cumpla, y antes de octubre de 2018 el teatro tendrá que dejar su actual ubicación y buscar una nueva sede, si se quiere que permanezca.

“Desde hace 15 años, que entramos al foro para revitalizarlo, porque estaba a punto de cerrar, lo venimos diciendo desde siempre: ‘el foro está en riesgo’. Pero parece que no nos creían o no nos tomaban en serio.

“Para nosotros, que se cierre un teatro es como que se muera un bosque, y hay que preservar ambos. Hemos trabajado con mucho corazón, esfuerzo, sudor, horas y colaboradores independientes”, resaltó el actor.

Bichir ya analiza las opciones para mover el foro de lugar, y aunque tiene varias posibles alternativas, será la próxima semana cuando las difunda.

Lo que sí sabe es que mantener el centro cultural en pie representará un trabajo en equipo con Itari Marta, directora general del foro, actores, productores y, por supuesto, público.

El martes pasado, cuando se dio la noticia del cierre del teatro, miles de tuits y publicaciones en Facebook dieron muestra del apoyo al recinto.

“Si la sociedad mexicana está volcada a apoyar esta preocupación, tal vez podamos buscar otro espacio”, sostuvo.

Con información de Reforma.

Comentarios desactivados en Fue imposible salvar Foro Shakespeare – Bruno Bichir