Agencias/Ciudad de México.- La Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) demandó una revisión de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y una investigación independiente sobre los nadadores chinos que dieron positivo antes de los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, celebrados en 2021.

El reclamo llega un día después de que la AMA celebrara una conferencia de prensa para refutar las acusaciones del jefe de la USADA, Travis Tygart, de encubrimiento de 23 nadadores chinos que dieron positivo al medicamento para el corazón trimetazidina (TMZ), una sustancia prohibida desde 2014 porque mejora la circulación sanguínea.

Un comunicado de la USADA destacó que ninguna de las preguntas sobre la AMA o la agencia antidopaje de China (CHINADA) fue “respondida satisfactoriamente” por la agencia mundial.

“La aplicación selectiva y egoísta de las reglas que escuchamos ayer destruye la confianza del público en la autenticidad y el valor del movimiento olímpico y paralímpico”, dice el comunicado de la USADA.

“Aprender que se pueden aplicar diferentes reglas a diferentes países amarga el compromiso de aquellos que son vitales para su viabilidad continua, incluidos los mejores atletas del mundo, hinchas, patrocinadores y la próxima generación de atletas”, agregó el texto.

La polémica se desató el pasado fin de semana, a casi tres meses de la inauguración de los Juegos de París (del 26 de julio al 11 de agosto), cuando una investigación realizada por la televisión pública alemana ARD y el New York Times reveló que 23 de los mejores nadadores chinos dieron positivo a comienzos de 2021 por trimetazidina.

Es la misma sustancia por la que la patinadora rusa Kamila Valieva fue suspendida cuatro años a partir del 25 de diciembre de 2021.

Trece de los nadadores que dieron positivo pudieron competir en Tokio-2020 después de que la AMA aceptara una investigación china que afirmó que los deportistas ingirieron la sustancia de forma accidental debido a una contaminación alimentaria.

Varios de esos nadadores subieron al podio en Tokio y algunos competirán en París-2024.

La AMA se defiende

Tras el comunicado de la USADA, la agencia mundial defendió de nuevo su decisión de no impugnar las conclusiones de los responsables antidopaje chinos.

“En todas las etapas de este caso, la AMA ha actuado con la debida diligencia y de acuerdo con el proceso acordado y las normas del Código Mundial Antidopaje”, dijo el organismo. “La AMA revisó este caso de forma profesional y exhaustiva, tanto desde el punto de vista científico como jurídico”.

“La AMA no tuvo evidencia para cuestionar el escenario de contaminación ambiental que llevó a CHINADA a cerrar estos casos en junio de 2021”, insistió.

Basándose en asesoría externa, la agencia alegó que hubiera perdido una eventual apelación del caso ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS).

“Hasta ahora, a pesar de toda la atención creada en torno a esta historia, nadie ha sido capaz de presentar ninguna prueba que permita enjuiciar con éxito estos casos”, resumió.

Los hechos se produjeron en el Huayang Holiday Hotel de Shijiazhuang, en China, durante la preparación y disputa de un campeonato que discurría entre el 1 y el 3 de enero de 2021. Según el informe de la agencia china antidopaje (CHINADA) y su posterior traslado al Ministerio de Seguridad Pública, el positivo en TMZ se debió a contaminación de los deportistas a través de la comida, ya que se detectaron restos de la misma en botes de especias, el extractor y un desagüe. La AMA, que fue informada en marzo de 2021, dio por buena esta versión, sin realizar una propia ni tomar medidas. Y aún se desconoce a través de quién entró en la cocina la sustancia prohibida.

Pero el exdirector general de la agencia mundial David Howman tiene claro que “si los investigadores son del país implicado, lo primero que debes pensar es que no son independientes. Tienes que reunir todos los datos y volver a investigar por tu cuenta, y entonces publicarlo, para que todo el mundo lo sepa y seas transparente”.

Brett Clothier, responsable de la organización Athletic Integrity Unit, añade que, en el caso del atletismo, “en cuanto se conoce un positivo, se publica, y se procede a una suspensión provisional, sin excepción”. Lo mismo opina Thomas Summerer, presidente de la asociación alemana de leyes del deporte: “Tendrían que haber impuesto una sanción provisional inmediatamente, y cancelado sus resultado”. “La AMA tendría que haber tomado las riendas para arrojar luz a la investigación”, apostilla.

Más incisivo aún se muestra Travis Tygart, el director de la USADA, la agencia antidopaje de Estados Unidos, quien explica que recibieron un chivatazo de presuntos positivos en China, sin concretarles quiénes ni cuándo, y que al trasladar esta información a la AMA les “dijo que lo sabían desde el verano de 2021, pero no encontraban razones para investigarlo”. “Es una puñalada en la espalda para todos los deportistas que se emplean con limpieza”, sentencia.

Llamado a los gobiernos

Para la agencia estadounidense, la inacción de la AMA en este asunto implica un fracaso del sistema antidopaje que demanda la intervención de los gobiernos antes de los Juegos de París.

“Como resultado del evidente fracaso del sistema antidopaje global, hacemos un llamado urgente a los gobiernos y a los líderes deportivos para que den un paso al frente y adopten medidas inmediatas para garantizar la real independencia, supervisión y responsabilidad del sistema antidopaje global para que el mundo puede tener confianza en el sistema y en quienes lo dirigen”, afirmó el organismo estadounidense.

“Dado que estamos en vísperas de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de verano de París-2024, los atletas y el público necesitan y merecen desesperadamente confianza en el sistema global antidopaje de cara a estos Juegos”, según la USADA.

“Un primer paso inmediato para reparar el daño de este encubrimiento es que los gobiernos nombren un fiscal independiente para revisar todo el expediente de las 23 pruebas positivas (de los nadadores chinos) y garantizar que se haga justicia”.

“El esfuerzo por lograr toda la justicia posible en este momento debe realizarse antes de los Juegos de París, ya que es injusto que todos los deportistas que compiten en estos Juegos posiblemente compitan contra aquellos que dieron positivo y cuyos resultados se mantuvieron en secreto hasta ahora”, subrayó la USADA.

En el documental se añaden algunos datos que inducen a la sospecha. Por una parte, se cita a la expatinadora Yang Yang, que además de tener un papel relevante en la política china es, desde 2019, vicepresidenta de la AMA. Por otro, se mencionan los vínculos de la agencia mundial con el patrocinador chino Anta Sports, que le reporta cuantiosos ingresos (también al Comité Olímpico Internacional) como proveedor de ropa deportiva, y cómo el gobierno chino aporta importantes sumas de dinero a proyectos de investigación.

Asimismo, y sobre el supuesto bajo nivel de TMZ detectado en los positivos de estos 23 nadadores, el Instituto de Investigaciones Biomédicas y Farmacéuticas de Heroldsberg, Alemania, realiza una serie de experimentos en que se concluye que siempre que hay contaminación con la sustancia, los indicadores son muy elevados.

Y si son mínimos, como fue el caso, “todo indica que se debe a un dopaje suministrado semanas antes”, según el director del centro, Fritz Sörgel. Curiosamente, se explica que el número de tests de dopaje efectuados en China durante 2020 se reduce considerablemente en las semanas previas al positivo.

Lo cierto es que la trimetazidina figura en la lista de sustancias prohibidas por la AMA desde 2014, bajo la evidencia de que ayuda a mantener las pulsaciones más altas durante más tiempo, lo que mejoraría el rendimiento de un deportista. No en vano, ese mismo año un ilustre nadador chino, el triple campeón olímpico Sun Yang, fue suspendido tres meses por haber dado positivo en este componente durante los campeonatos nacionales.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.