Agencias, Ciudad de México.- Investigadores británicos han descubierto por primera vez evidencia de contaminación por microplásticos en muestras arqueológicas de suelo.

El equipo encoentró diminutas partículas de microplástico en depósitos situados a más de 7 metros de profundidad, en muestras que datan del siglo I o principios del II y excavadas a finales de los años 1980.

La preservación de la arqueología in situ ha sido el enfoque preferido para gestionar sitios históricos durante una generación. Sin embargo, el equipo de investigación dice que los hallazgos podrían provocar un replanteamiento, ya que las pequeñas partículas podrían comprometer los restos conservados.

Los microplásticos son pequeñas partículas de plástico, que varían entre 1 micrómetro y 5 milímetros. Provienen de una amplia gama de fuentes, desde piezas de plástico más grandes que se han roto o bolitas de resina utilizadas en la fabricación de plástico que se utilizaban con frecuencia en productos de belleza hasta aproximadamente 2020.

El estudio, publicado en la revista Science of the Total Environment, fue realizado por las universidades de York y Hull y con el apoyo de la organización benéfica educativa York Archaeology.

El profesor John Schofield, del Departamento de Arqueología de la Universidad de York, dijo en un comunicado: “Esto parece un momento importante, que confirma lo que deberíamos haber esperado: que lo que antes se pensaba que eran depósitos arqueológicos prístinos, maduros para la investigación, en realidad están contaminados con plásticos”, y que esto incluye depósitos muestreados y almacenados a finales de los años 1980.

“Estamos familiarizados con los plásticos en los océanos y en los ríos. Pero aquí vemos que nuestro patrimonio histórico incorpora elementos tóxicos. En qué medida esta contaminación compromete el valor probatorio de estos depósitos y su importancia es lo que intentaremos descubrir.”

David Jennings, director ejecutivo de York Archaeology, añadió: “Pensamos que los microplásticos son un fenómeno muy moderno, ya que sólo hemos oído hablar de ellos durante los últimos 20 años, cuando el profesor Richard Thompson reveló en 2004 que prevalecían en nuestros mares desde la década de 1960 con el auge de la producción de plástico en la posguerra”.

“Este nuevo estudio muestra que las partículas se han infiltrado en depósitos arqueológicos y, al igual que los océanos, es probable que esto haya estado sucediendo durante un período similar, con partículas encontradas en muestras de suelo tomadas y archivadas en 1988 en Wellington Row en York”.

El estudio identificó 16 tipos diferentes de polímeros microplásticos en muestras tanto contemporáneas como archivadas.

“Donde esto se convierte en una preocupación para la arqueología es cómo los microplásticos pueden comprometer el valor científico de los depósitos arqueológicos. Nuestros restos mejor conservados, por ejemplo, los hallazgos vikingos en Coppergate, estuvieron en un ambiente anaeróbico constante anegado durante más de 1.000 años, lo que preservó los materiales increíblemente bien.

“La presencia de microplásticos puede cambiar y cambiará la química del suelo, introduciendo potencialmente elementos que provocarán la descomposición de los restos orgánicos. Si ese es el caso, la preservación arqueológica in situ puede que ya no sea apropiada”, añadió David Jennings.

El equipo de investigación dice que seguir investigando el impacto de los microplásticos será una prioridad para los arqueólogos, dado el impacto potencial de estos químicos artificiales en los depósitos arqueológicos.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.