Redacción InsurgentePress/Agencias/Ciudad de México.- El cuerpo de Debanhi Escobar flotaba contra la fría pared, rezumaba sangre y su piel se desprendía en pedazos en la profundidad de una cisterna de 4 metros ubicada en las inmediaciones del motel Nueva Castilla, en el municipio de Escobedo, Nuevo León.

Hace 13 días Debanhi ando hacia ese lugar en busca de un camino de regreso a casa tras salir de una fiesta a la que acudió con sus amigas. Ahora esta muerta en medio de extrañas versiones de las autoridades que desplegaron más de 200 policías que una y otra vez recorrieron el tétrico lugar sin aparentes indicios de su paradero.

La muerte de Debanhi de 18 años, ha conmocionado a la sociedad mexicana rodeada de una penumbra de dolor producto de miles de homicidios violentos y más de 99 mil 249 desapariciones forzadas, siendo 25 mil mujeres en el País.

Mario Escobar padre de Debanhi identificó el cuerpo en un escenario en el que parecía sentir los ojos de su hija observando desde la oscuridad.

“No llegamos al resultado que el corazón de mi esposa y el mío pedían, querían, exigían. Mi hija está muerta (…) y no sé qué hacer”, dijo entre lágrimas Escobar.

El dolor consumía a Escobar que rodeado de periodistas dijo sentir una profunda decepción por la falta de profesionalismo de las autoridades de Nuevo León.

“Estoy molesto porque me equivoqué, creí en la Fiscalía (estatal), nunca me pasaron los tomos, les pedí copias, es mi derecho como víctima, pero nunca los tuve en mi poder porque ellos no hicieron su trabajo.

“Exijo justicia, que se aclare por qué desapareció Debanhi, en qué momento supieron y no nos informaron”, reclamó.

Escobar recordó que durante los últimos 13 días las autoridades los trajeron a él y a la familia “para todos lados”, pero sin dar todos los datos que recolectaron sobre la búsqueda.

La imagen de solitaria de Debanhi con los brazos cruzadas y una diminuta luz a la orilla de la carretera extrañamente atrajo la atención mediática, pues son tantas las desapariciones forzadas que pocas trascienden con nombre propio en el País.

El viento de la madrugada parecía jugar con el cabello lacio, largo y suelto hasta la espalda. Vestía un top blanco y una falda marrón que se agitaba en medio del vacío y de sombras del lugar.

La última imagen con vida de Debanhi paradójicamente la captó el chofer de un taxi de aplicación que la bajo de la unidad en ese paraje alrededor de las 05:00 horas del 8 de abril. Nadie sabe si logró distinguir el rostro y aliento de sus verdugos. Dos semanas después las autoridades reportaron el hallazgo del cuerpo sin vida.

Días después de la desaparición, circuló un video que mostraba que Debanhi bajó del taxi, cruzó la ruta, camino hacia a caseta de una empresa de transporte de carga, desde ahí perdieron su rastro.

Los colectivos feministas y sociedad civil realizaron marhcas y protestas. Sus padres encabezaron una incasable búsqueda. Las autoridades ofrecieron una recompensa de 100 mil pesos por información de su paradero. Los medios cubrieron los pormenores de los operativos.

Todos caminaron alrededor del perímetro cercano a la cisterna ubicada en las inmediaciones del hotel Nueva Castilla. El pozo oscuro ocultó el cuerpo de Debanhi.

Hoy la imagen de soledad de Debanhi es un símbolo de resistencia de las mujeres que sienten bajo sus pies el borde del miedo o infierno de no encontrar el camino de regreso a casa.

Las versiones oficiales poco creíbles han generado una mayor polémica sobre el fatídico desenlace. La única verdad es que el oscuro fondo de la cisterna devoró el cuerpo de Debanhi y con ella el secreto de los rostros afilados de los verdaderos feminicidas.

Controversia

La polémica estalló una vez que las autoridades difundieron versiones de que la joven había caído sola a la cisterna.

Esta posibilidad generó indignación en organizaciones feministas, de derechos humanos y usuarios de redes sociales que impusieron el hashtag “no fue accidente”.

La Fiscalía de Nuevo León, no ha ofrecido resultados de la autopsia hasta este viernes.

Aldo Fasci secretario de Seguridad de Nuevo León justificó que su dependencia no estaba a cargo de la búsqueda de Debanhi Escobar, sino la Fiscalía General.

Fasci atribuyó a una falla humana masiva el echo de haber hallado el cuerpo sin vida hasta la cuarta visita al mismo lugar.

“Es una falla humana masiva, ahí estuvieron cuatro veces y no encontraron nada”, dijo Fasci al salir del Palacio de Gobierno.

Fasci alegó que los 200 elementos de esa corporación apoyaron en la búsqueda cuya dirección quedó en manos de Fiscalía.

En ese contexto el Presidente Andrés Manuel López Obrador, por su parte, ofreció su condolencia a los familiares de la joven.

López Obrador dijo que las autoridades de Nuevo León nunca solicitaron el apoyo del Gobierno federal en el caso de búsqueda de Debanhi.

“Es una situación lamentable… ha generado mucha inquietud, preocupación, y queremos informar sobre lo que conocemos del caso.

“La investigación está conducida por el Gobierno de Nuevo León, nosotros estamos dispuestos a ayudar si nos lo solicitan”, explicó al ratificar el respaldo del Gobierno federal para este tipo de casos.

“Todos tenemos que ayudar, sobre todo cuando se trata de temas de seguridad, temas que tienen que ver con violencia, tenemos que ayudarnos unos a otros para que se aclaren los hechos y se castigue a los responsables si es que hay.

“Que no quede ninguna duda sobre lo que realmente sucedió, hay que dar toda la información”, propuso a sabiendas de las versiones que corrían sobre la posibilidad de una accidente.

Comentarios desactivados en Desata controversia versión oficial de Fiscalía sobre muerte de Debanhi en NL