Agencias/ Ciudad de México.- El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil rechazó dos de las tres medidas cautelares que buscan evitar que la Copa América se realice en ese país por la pandemia de COVID-19.

De esta forma, el evento sudamericano de 10 naciones comenzará el domingo en el estadio Mané Garrincha de Brasilia a pesar de las críticas a su organización por reubicar apresuradamente el torneo que se realizaría originalmente en Colombia y Argentina.

Se espera que la corte rechace una tercera acción judicial y permita que el torneo se desarrolle.

La votación unánime de los 11 magistrados en contra de la impugnación principal contra el torneo sería un alivio para el presidente Jair Bolsonaro y para los organizadores de la Copa América en el país, que asumió como sede alterna, luego que Colombia y Argentina quedaron descartadas como coanfitrionas.

El Tribunal rechazó dos impugnaciones contra la realización del torneo en Brasil al considerar que la aprobación definitiva de los partidos depende de las autoridades de las ciudades donde deben disputarse. Los gobernadores con jurisdicción sobre las cuatro localidades previstas como subsedes son aliados de Bolsonaro.

Brasil disputará el partido inaugural de la Copa América el domingo frente a Venezuela en el estadio Mané Garrincha de Brasilia. La final se llevará a cabo el 10 de julio en el Maracaná de Río de Janeiro.

El fallo se deriva de una impugnación contra la copa, interpuesta por el Partido Socialista Brasileño y por un sindicato de trabajadores metalúrgicos.

“El tránsito intenso de visitantes en territorio nacional diseminará obviamente el virus del COVID-19 por varios estados y permitirá potencialmente la llegada de nuevas variantes”, indicó el partido en su solicitud a la corte.

La agrupación gremial enfatizó que no deberían realizarse eventos internacionales en el país mientras sigan rigiendo las políticas de distanciamiento social.

Brasil presenta todavía uno de los mayores índices diarios de infecciones por COVID-19, aunque el número de fallecimientos ha declinado durante unos dos meses, desde que alcanzó su punto más elevado.

Bolsonaro ha defendido firmemente la realización de la Copa América en Brasil, tras obtener la sede mediante un acuerdo con la CONMEBOL, que solicitó de último minuto una sede alterna. El presidente se ha pronunciado contra las medidas de confinamiento y ha aseverado que el impacto económico del cierre de negocios resulta más pernicioso que el propio coronavirus.

El fallo de la magistrada Carmen Lúcia argumenta que sólo las autoridades estatales o locales pueden aprobar o prohibir la realización de la Copa América en sus ciudades. Sus colegas coincidieron.

“Este Tribunal Supremo puede pronunciarse de acuerdo con la guía de la Constitución y de la legislación actual. Los jueces no pueden actuar como lo deseen”, indicó Lúcia, quien había criticado en ocasiones anteriores la decisión de organizar el evento por parte del gobierno de Bolsonaro.

La jueza añadió que ni Bolsonaro ni algún organismo deportivo pueden tomar decisiones que estén por encima de las que corresponden a las autoridades estatales en este caso.

El magistrado Ricardo Lewandowski coincidió en que la corte no debe frenar la Copa América, pero enfatizó que la decisión de traer el torneo a Brasil “no se basó, como debería, en estudios o consultas previas con otras entidades nacionales e internacionales que están involucradas en la lucha contra el virus”.

Pero los expertos en salud pública y los futbolistas han cuestionado la conveniencia de organizar el torneo en medio de una pandemia devastadora. Las medidas cautelares fueron presentadas por partidos de oposición y el sindicato nacional de la industria metalmecánica.

El torneo se llevaría a cabo en los estados de Río de Janeiro, Mato Grosso y en el Distrito Federal, donde se encuerntra Brasilia. Otros estados se habían negado a albergar encuentros del torneo.

Se retira otro patrocinador de Copa América

La firma multinacional de licores Diageo, dueña de marcas como Johnnie Walker, Smirnoff y Tanqueray, se sumó este jueves a la lista de patrocinadoras de la Copa América que se abstendrán de promover sus productos durante la edición del torneo que se disputa a partir del domingo en Brasil.

Pese a que se mantiene como uno de los patrocinadores de la Copa América, Diageo, así como lo anunciaron Mastercard y Ambev, optó por no exhibir sus marcas en la edición de este año en Brasil para evitar ser vinculada con la promoción de un torneo en medio de la grave crisis sanitaria que vive el país por la pandemia de la covid.

“Diageo, líder mundial en bebidas alcohólicas premium, anuncia que retirará sus acciones de marca en Brasil en el ámbito de patrocinio de la Copa América ante la actual situación sanitaria brasileña y en respeto al momento de la pandemia de la covid”, informó la empresa.

La compañía de licores aclaró que los términos de patrocinio a la Copa América fueron acordados cuando estaba previsto que el torneo se disputara en Argentina y Colombia, países que desistieron de su organización, el primero por razones sanitarias y el segundo por las protestas sociales que enfrenta.

“Diageo reitera su compromiso con la sociedad observando los protocolos de seguridad sanitaria y las acciones institucionales que contribuyen para la mitigación de la pandemia”, aseguró la multinacional, que, entre otras marcas latinoamericanas, es fabricante del tequila Don Julio y de la cachaza Ypióca.

La multinacional estadounidense Mastercard anunció el martes su decisión de no promover sus productos en la Copa América de Brasil y el mismo anuncio fue hecho el miércoles por Ambev, la filial brasileña de la multinacional belga AB InBev, la mayor cervecera del mundo.

Luego de que Argentina y Colombia desistieran de organizar la Copa América, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), organizadora del torneo y máxima autoridad del fútbol suramericano, anunció por sorpresa y a última hora a Brasil como nueva sede, después de contar con el beneplácito del presidente Jair Bolsonaro.

La decisión de traer la Copa América a Brasil fue ampliamente criticada por los más diversos sectores políticos, desde la izquierda a la derecha moderada, y sanitarios, ante la posibilidad de que pueda agravar la crisis sanitaria en el país.

Con casi 480.000 muertos y 17,1 millones de contagios, Brasil es el país de Latinoamérica más castigado por el SARS-CoV-2, el segundo del mundo con más óbitos y el tercero con más positivos, por detrás de Estados Unidos y la India.

La semana pasada se especuló con un posible boicot por parte de los jugadores, encabezado supuestamente por los futbolistas brasileños, quienes finalmente optaron por disputar el torneo, aunque criticaron la forma en la que se ha organizado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.