Agencias/Ciudad de México.- Sin embargo, el Ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, dijo que la postura de la UEFA era “totalmente irresponsable”.

“No me explico por qué la UEFA no es sensata […] sospecho que se debe al comercialismo”, dijo en una rueda de prensa.

Seehofer dijo que un partido con 60,000 espectadores -como en el Puskas Arena de Hungría y también el previsto para las semifinales y la final en el estadio londinense de Wembley- promovería inevitablemente la propagación del COVID-19.

Mientras los europeos disfrutan viendo el torneo, aumenta la preocupación por las posibles repercusiones en la salud.

La autoridad sanitaria de Escocia dijo que se había identificado a 1,991 personas que habían asistido a un evento de la Eurocopa 2020 siendo infecciosas, de las cuales 1,294 habían viajado a Londres y 397 habían ido a Wembley, donde Inglaterra jugó contra Escocia.

Finlandia dijo que más de 300 de sus ciudadanos se infectaron mientras apoyaban a su equipo, y el viceprimer ministro ruso ha pedido que se prohíban las reuniones de más de 500 personas. En San Petersburgo se disputará el viernes el partido de cuartos de final, con un aforo del 50% en un estadio que normalmente tiene capacidad para 68,000 personas.

¿EL COVID VUELVE A CASA?

Italia ha advertido a los aficionados de Inglaterra que no intenten usar las lagunas de las restricciones de viaje del COVID-19 para colarse en el choque de cuartos de final de la Eurocopa 2020 entre Inglaterra y Ucrania, que se jugará el sábado en Roma, aunque tengan una entrada.

En un esfuerzo por evitar la propagación de la variante altamente contagiosa del coronavirus Delta, Roma introdujo el mes pasado una cuarentena de cinco días para cualquier persona que llegue a Italia y haya estado en Gran Bretaña en las dos semanas anteriores.

Hizo una excepción para los viajes de negocios cortos y las visitas en tránsito, pero el jueves la embajada italiana en Londres dijo que no se dejará entrar en el estadio a nadie que esté en el país en esas circunstancias.

“Por lo tanto, los aficionados que estén en el Reino Unido no deben viajar a Italia para asistir al partido del sábado en el estadio Olímpico de Roma”, dijo en un comunicado.

Se espera que se realicen controles a medida que la gente entre en el estadio. Cualquiera que ignore las normas generales de cuarentena se enfrenta a una multa de hasta 3,000 euros (3,555 dólares), según el Ministerio de Sanidad.

La UEFA ha dicho que se dejará entrar a 16,000 aficionados al partido del sábado, el 25% de su capacidad total.

La Asociación Inglesa de Fútbol dijo que no vendería ninguna entrada a través del England Supporters Travel Club para el partido debido a las restricciones de viaje.

Gran Bretaña está luchando contra un aumento de las infecciones causadas por la variante Delta, que se detectó por primera vez en la India, informando de 26.068 nuevos casos el miércoles. Italia, en comparación, sólo registró 776 casos diarios.

La variante Delta se está extendiendo rápidamente por toda Europa.

“La preocupación de un aumento en otoño sigue ahí, pero lo que vemos ahora es que podría llegar incluso antes”, dijo Smallwood de la OMS.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.