Agencias, Ciudad de México.- Duna: Parte Dos continúa en cartelera y se mantiene como un gran éxito de salas. La crítica y los fans se rindieron a sus pies, emitiendo comentarios extremadamente positivos sobre su increíble historia. Pero aunque las reseñas son muy buenas, la película de Denis Villeneuve también ha recibido comentarios negativos sobre un tema particular: se le acusa de no incluir a actores de Medio Oriente y el Norte de África, y de no abordar ciertos temas con mayor extensión. Recordemos que la cultura Fremen tiene muchas bases de la árabe.

Variety ha reunido los testimonios de representantes de la comunidad MENA (Medio Oriente y el norte de África) que trabajan para la industria del entretenimiento. A través de sus textos hablan sobre su frustración sobre la falta de representación de personas de MENA en Duna: Parte Dos, por ejemplo, Furvah Shah de Cosmopolitan UK:

Desde el uso de cuentas y la postración en las oraciones de los Fremen, hasta el lenguaje casi árabe, frases extraídas de textos religiosos y el uso de velos, parece que ‘Dune’ se inspira en gran medida en el Islam, Oriente Medio y el norte de África, pero al mismo tiempo nos borra de la pantalla.

La influencia de Dune en la ciencia ficción es innegable. La obra de Herbert inspiró a numerosos autores, cineastas y creadores de contenido, que han adoptado y reinterpretado sus temas y conceptos en diversas formas. Elementos como la religión ficticia, la lucha por el control de recursos naturales y las sociedades feudales han permeado en obras posteriores del género.

Sue Obeidi, directora de MPAC Hollywood Bureau, se siente frustrada ante la postura de los productores de Dune 2 al no añadir más actores de MENA a la película:

Esto parece incorrecto considerando el trasfondo cultural de la historia y, debido a esto, la película no logra mostrar con precisión el mundo diverso de ‘Dune’. Debilita la integridad y el impacto cultural de las películas.

Amani Al-Khatahtbeh, de MuslimGirl.com, hace declaraciones contundentes para Variety:

Una de las cosas más importantes que escuchamos cuando se trata de personas de Medio Oriente o de gente morena es que no hay suficiente talento. Sin embargo, la industria no duda ni plantea ningún desafío a la hora de asignar a esos actores de esos orígenes los papeles estereotipados de terroristas o villanos. Convenientemente, tenemos un excedente de actores de Medio Oriente cuando se trata de retratos negativos.

La franquicia Dune, creada por el autor Frank Herbert en 1965 con su novela homónima, ha tenido un impacto monumental en la ciencia ficción y la cultura popular. Su influencia se extiende más allá de la literatura, llegando al cine, la televisión, los videojuegos y la música. La adaptación cinematográfica de 1984, Dunas, dirigida por David Lynch, aunque recibió críticas mixtas, contribuyó a la difusión de la historia y su imaginería en la cultura popular. Sin embargo, fue la miniserie de televisión de Syfy en 2000, junto con sus secuelas, las que capturaron más fielmente la complejidad del universo de Dune y atrajeron a una nueva generación de fanáticos.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.